¿Cómo ayudamos a nuestros alumnos con TDAH?

El ámbito escolar es un lugar donde niños y niñas manifiestan sus potencialidades y también sus dificultades. El desarrollo de estas potencialidades y la forma de evolución de las dificultades, dependerá en gran medida, de lo que la escuela en su conjunto sea capaz de ofrecer. El impacto que esto puede tener en el desarrollo e historia escolar futura de los niños  con Trastorno de Déficit Atencional e Hiperactividad (TDA/H) es muy alto.

Es por esto que a continuación les compartimos algunas pautas para Docentes que pueden implementar en el aula,  aunque uno de los aspectos más importantes es conocer a nuestro alumno, separar las conductas a mantener, de las que deseamos eliminar y plantearnos un proyecto para llevarlo a cabo.

  • Mantener un ambiente estructurado, con rutinas, organizado y motivador es prioritario para aumentar la seguridad del alumno en el aula. Con ello, vamos a conseguir que el alumno sepa que tiene que hacer en cada momento, por ejemplo con horarios de clases y calendarios de actividades a la vista, nos aseguraremos de que el alumno “no se pierde” o al menos tiene un lugar al que acudir cuando sienta que no sabe lo que le toca después.
  • Es importante saber, que la inseguridad respecto al futuro les afecta mucho, por lo que anticiparles visualmente lo que ocurrirá a continuación aumentará su seguridad y confianza.
  • Mostrar una actitud tolerante, flexible y paciente. Para afrontar adecuadamente las situaciones que se produzcan en el aula es imprescindible que separemos al niño del acto que ha llevado a cabo. En muchas ocasiones, las acciones que realiza no son intencionales, sino que simplemente no puede controlarlas (debido a la impulsividad principalmente y a la falta de reflexión).
  • En relación al comportamiento que tiene y sus consecuencias, ellos no son conscientes de esto. Por esto, como profesionales, debemos enseñarles a reflexionar, proporcionarles pautas correctas y adecuadas, hacerles ver los fallos que tienen en su comportamiento y pedirle feedback sobre él, para que poco a poco sea capaz de realizar una observación de sí mismo y autoevaluarse, aprendiendo a reflexionar sobre su propia conducta, el método de ejecución que ha llevado a cabo y las consecuencias que ha presentado dicho hecho.
  • Emplear el refuerzo positivo, nos ayudará a aumentar poco a poco las conductas que deseamos mantener y eliminar las que resultan disruptivas. Esto, evidentemente, es algo que se puede trabajar también de manera grupal. (Pongamos el caso de que tenemos un alumno en el aula con TDAH, que de manera habitual emplea algunos comportamientos disruptivos en el aula con el fin de llamar la atención de sus compañeros. Si estos son capaces de ignorar dicho comportamiento, el niño no recibirá el feedback que busca, por lo que es probable que poco a poco vaya disminuyendo dicho comportamiento hasta su total extinción).

Fuentes:

Vaello Orts, J. “Cómo dar clase a los que no quieren”. Editorial Grao (2011).

http://www.fundacioncadah.org/

recuerdosdeustuanos.blogspot.com

Salud Mental en el Adulto Mayor: Depresión

El avance en la medicina y en los estudios neurocientíficos, sumado a los cambios evolutivos en la sociedad y en el ser humano, ha permitido que vivamos por muchos años y mantengamos una expectativa de vida mayor que nuestros antepasados. Por lo que la etapa denominada vejez, es hoy en día una parte importante en nuestro ciclo de vida.

Lo ideal es que si vamos a vivir más, podamos mantener una buena calidad de vida, lo cual depende de muchos factores, entre ellos se destaca la salud física, factores ambientales, factores económicos, factores sociales y psicológicos.

Es casi imposible llegar a la tercera edad sin la presencia de alguna enfermedad o dolencia física, lo importante es identificar el grado y la magnitud en que esto afecta la funcionalidad y la independencia en las actividades de la vida diaria.

Se considera que la salud mental, muchas veces no es tenida en cuenta en la etapa del adulto mayor, es tan o más importante que la salud física, ya que existe una estrecha relación entre ambos componentes para denominar estado de bienestar o salud de la persona. Una adecuada salud física influye en la salud mental y viceversa, la salud mental influye de manera muy positiva o muy negativa en la salud física.

Con esta idea se sostiene que a pesar de las enfermedades físicas, la actitud personal de cómo enfrentamos dichos malestares y si podemos sobreponernos, es fundamental para mantener una buena calidad de vida.

Es muy frecuente que aparezca sintomatología ansiosa y depresiva en adultos mayores, se considera que es parte de un proceso de adaptación que requiere que esta etapa de vida esté plagada de eventos vitales que exigen que la persona haga uso de sus capacidades de adaptación. Incluso asociado a enfermedades física y/o el consumo de ciertos fármacos, los adultos mayores son más propensos a presentar este tipo de síntomas afectivos.

pareja

Generalmente aparecen ideas relacionadas a la muerte, ya sea hacia la misma persona o a su pareja, situaciones de duelo no resueltas por el compañero/a de vida, fallecimientos de amigos, familiares, suelen atraer sintomatología depresiva. Incluso la entrada en la etapa de la jubilación es una situación de duelo que es necesario atravesar.

Frente a esta última situación, aparecen sentimientos de fracaso, de inutilidad, de pérdida, cambios a nivel económico, etc., que conlleva a en algunas personas la sensación de vacío existencial. Pero no todas las personas reaccionan de igual manera frente a estas circunstancias. Depende de varios factores relacionados con la personalidad, acompañamiento familiar y social, la capacidad de resiliencia, etc.

Depresion adulto mayor

¿Cuándo se diagnostica Depresión en el Adulto Mayor?

Es importante como familiar cercano tener en cuenta:

. La presencia de síntomas anímicos o emocionales, desánimo, tristeza, apatía, abulia, incapacidad para disfrutar de cosas cotidianas, angustia, irritabilidad. Cambios conductuales como falta de iniciativa, desarreglo personal, introvertidos, tendencia a quedarse en casa, retraimiento social y familiar, disminución de actividades y productividad.

. Síntomas físicos, como alteraciones en el ritmo sueño – vigilia, cambios en el apetito, cambios en el peso corporal, cansancio.

. Síntomas cognitivos: alteraciones en la memoria, concentración, pensamientos de fracaso, inutilidad, pensamientos de muerte, ruina, enfermedad, desamparo, abandono. Lentitud en el pensamiento y en la capacidad de respuesta.

foto1

Tratamiento y Recomendaciones

En estos casos, es importante que los familiares mas cercanos detecten esta sintomatología o cambios en sus actitudes para poder acudir a un profesional.

No significa que en todos los casos estos síntomas sea la presencia puramente de un trastorno en el estado de ánimo, existen otras enfermedades que podrían afectar lo anímico, como por ejemplo la presencia de un tumor cerebral, etapas iniciales de Alzheimer, algunas enfermedades endocrinológicas, etc. Por lo cual es muy importante consultar con el médico para descartar patologías orgánicas.

En el caso de un síndrome depresivo, diagnosticado por un profesional de área de la Salud Mental, ya sea Psiquiátra o Psicólogo, podría ser necesario comenzar un tratamiento psicofarmacológico (acorde a las necesidades del paciente y cada caso en particular) como también psicoterapia.

Además de estos tratamientos, es indispensable el vínculo social y familiar de la persona adulto mayor, ya que se entrelazan redes de contactos, se mantiene una mente activa y los vínculos afectivos suelen amortiguar los efectos negativos de dolencias físicas y mentales.

Es por esto mismo, que se recomienda la inserción de los adultos mayores en talleres grupales acorde a las aficiones particulares, ya que permiten mantener a las personas más activas y saludables, rodeadas por un grupo de personas de edades cercanas y puedan compartir sus experiencias de vida.

tratamiento

Claves para desarrollar la Confianza en uno mismo.

Tener confianza en uno mismo es saber que podemos ser felices” afirma Nathaniel Branden, psicólogo y autor de ” Los seis pilares de la autoestima“. Es la sensación interior de poder realizar nuestros deseos, es la que nos permite actuar.

Al igual que la paciencia, la confianza debe aplicarse en todos los dominios de la existencia y convertirse en una parte de nuestra personalidad. Debemos aprender a tener confianza en nosotros mismos, ya que todos poseemos cualidades, aptitudes, conocimientos, facultades, etc., que hacen de nosotros personas únicas y diferentes a los demás.

conf3

Poseer una confianza básica es una cuestión de supervivencia, nutre nuestra estima. No proviene del exterior, ni de los padres, ni amigos, ni pareja. Proviene de nuestro interior, la confianza en nosotros mismos es una experiencia. Es percibir qué podemos hacer ante los desafíos de la vida cotidiana. Es tener confianza en nuestra capacidad de pensar, de aprender, de decidir, de adaptarnos a los cambios. Es un acto espiritual que se construye a partir de una práctica cotidiana.

Consiste en reconocer quienes somos y quienes no somos, en ser honestos en lo que descubrimos de nosotros mismo. Implica ser coach de nuestra vida, a través de pensamientos positivos como “Hoy voy a hacer un esfuerzo para superar lo que no funciona en mi vida”. Para ells es sumamente necesario controlar nuestras preocupaciones cotidianas, las que nos impiden seguir creciendo y desarrollándonos.

La autoconfianza es una actitud hacia el futuro, indispensable para lograr un crecimiento sostenido y seguro.

Claves para desarrollar la Confianza en uno mismo

conf4

1-Crea en usted mismo, la opinión que usted tiene de si mismo es muy importante, incluso más que la opinión de las otras personas.

2- No se compare con las demás personas, cada uno es diferente.

3- Vestirse de una manera que se sienta cómodo y a gusto, mejora la autoestima y hace que uno sienta mayor confianza.

4-Escriba sus logros, no importa lo pequeños que sean, al final del día reflexione sobre todas las cosas que realizó.

5- Utilice Afirmaciones positivas, dígase a usted mismo que es inteligente, talentoso, etc..

¿Cuándo la autoconfianza nos trae problemas ?

Es necesario ser realistas y conscientes de nuestras posibilidades, para no caer en personas arrogantes ya que puede tener consecuencias en nuestros vínculos y relaciones personales y puede llevar a emprender actividades que superan nuestras posibilidades reales.

La excesiva confianza puede llevar a la ingenuidad, a una falta de realismo, que genera a menudo graves decepciones y poca tolerancia a la frustración.

Confianza en uno mismo y confianza en el otro

Es importante desarrollar no solo la autoconfianza sino además aprender a confiar en los demás, en lo profesional, en el entorno familiar, etc. Es decir que le damos la posibilidad al otro a expresarse libremente, mostrar sus competencias y tener confianza en sus aptitudes y cualidades.

Confiance en Soi, Développement Personnel

También es cierto que así como se adquiere la confianza en otros, también se puede perder fácilmente y cuesta recuperarla. No es razonable pedir a otra persona algo que supera sus competencias reales, ya que sería exponerlo a una situación de fracaso.

A partir de esta idea anterior, se correlaciona con el pensamiento de la psicoterapeuta Josiane de Saint Paul, co-fundadora del instituto Francés de Programación Neurolingüística: “esta actitud deviene en gran parte de la relación entre el niño y sus padres. Si la confianza básica ha sido traicionada, si el niño duda de sus padres, le será muy difícil tener fe en algún otro, incluso de sí mismo. Si los padres expresan sin cesar su desconfianza con respecto a los demás, su aprehensión acerca de los que no conocen, el niño terminará sospechando de todos, llevándolo a un aislamiento progresivo. Como tampoco es positiva una confianza a ciegas.

La confianza es un elemento constructor de la personalidad, un requisito indispensable en las relaciones afectivas. Es necesario desarrollarla y comenzar a practicarla.

Libro: 90 ejercicios para repasar ortografía y gramática

Les compartimos el libro 90 ejercicios para repasar ortografía y gramática, Vacaciones Santillana 1 Primaria, Editorial Santillana (2006), un fabuloso libro dedicado a la materia de Lengua para el primer grado de primaria.

Este libro contiene actividades para escribir mejor y conocer las letras, las sílabas, las palabras y las oraciones.

Está desarrollado pensando en los niños, ya que trae divertidas actividades e ilustraciones que permitirán al niño realizar su tarea de manera entretenida y educativa.

90-ejercicios-para-repasar-ortografía-y-gramática

DESCARGA AQUI