La Ansiedad y sus trastornos

Los cambios en los estilos de vida impuestos por el devenir social hacen que cualquiera de nosotros, sintamos que tenemos demasiadas responsabilidades, obligaciones, estrés, apuro, estrés, etcétera. La rutina nos atrapa y casi no dejan tiempo para el placer y el ocio que hacen la vida un poco más apacible.

Muchos sienten que determinadas sensaciones se instalan y se vuelve una fatalidad convivir con ellas. Preocuparse demasiado por las cosas (no poder dejar de pensar en un problema), dificultades de concentración, una sensación en el pecho en forma permanente, temor a perder el control, miedo a morir o pensamientos negativos sobre uno mismo son algunos de los síntomas cognitivos que podemos identificar ligados a la “ansiedad”. Lo que trae, a su vez síntomas físicos como dolores de cabeza, respiración agitada, molestias en el estómago, tensión muscular, palpitaciones, sudoración, temblores, taquicardias o mareos que interfieren en nuestro bienestar.

que es

Pero, ¿Es bueno o malo experimentar ansiedad?

La ansiedad es la más común de las emociones básicas del ser humano. Es un fenómeno que se da en todas las personas, que bajo condiciones normales mejora el rendimiento y la adaptación al medio social o laboral. Nos moviliza ante situaciones amenazantes y preocupantes para que podamos afrontarlas adecuadamente.
Se trata de una respuesta de nuestro organismo ante algo que percibimos como peligroso. Por eso actúa como nuestro sistema de alarma cuya función es detectar rápidamente una amenaza y prepararnos para hacerle frente. Lo cual es totalmente normal y esperable en el organismo de cualquier especie.

Cuando la Ansiedad es un Trastorno

Cuando la ansiedad sobrepasa determinados límites deja de ser adaptativa y se convierte en un problema de salud que impide el bienestar e interfiere en nuestras actividades sociales, laborales o intelectuales. Estar nervioso o ansioso ante situaciones de tensión como exámenes, ir al médico o conocer los resultados de una entrevista laboral es un mecanismo normal que tiene nuestra mente para prepararnos frente a lo desconocido. Pero, en ciertas circunstancias, la ansiedad, la preocupación o el miedo se presentan sin que exista una causa que lo justifique. La Ansiedad Generalizada, el Trastorno de Pánico y la Fobia Social son ejemplos muy frecuentes de trastornos ansiosos.

Sintomas-de-ansiedad

En algunos casos las personas presentan una intensidad de la respuesta de ansiedad que comienza a ser incómoda, llegando incluso a ser vivida como algo peligroso en sí mismo. En otros casos aparecen, en repetidas ocasiones, síntomas de ansiedad sin ninguna situación ni estímulo claro que los desencadenen y nuestro sistema de alarma se activa fácilmente y no diferencia cuando estamos en peligro y cuando no.

 Trastorno de Ansiedad Generalizada

trastorno-de-ansiedad-generalizada-13-638

Cuando aparece una preocupación excesiva e incontrolable es la característica fundamental del Trastorno de Ansiedad Generalizada. En estos casos la persona se preocupa excesivamente por numerosas cuestiones de su vida cotidiana, lo que la hace permanecer en un estado de tensión permanente. Esta tensión sostenida está asociada especialmente a contracturas, dolores de cabeza, dolores físicos, mayor irritabilidad y problemas para dormir. Los dolores más frecuentes asociados con este problema son el de cuello, hombros, de espalda y de pecho.

Trastorno de Pánico

Los síntomas de crisis de pánico son el dolor de pecho puede asociarse a palpitaciones, dolor en las extremidades, sensación de entumecimiento del brazo izquierdo, calambres, mareos, etcétera. De repente pueden sentir que se van a morir, tienen sudoración en las manos, les falta el aire, se les nubla la vista, les zumban los oídos. Muchas personas terminan en la guardia del hospital porque creen que tendrán un problema cardíaco y, al revisarlos, les informan que no tienen nada (esto a veces les provoca mayor incertidumbre y nervios, porque siguen creyendo que “tienen algo” que aún no le encontraron). El dolor de estómago también es de los más característicos y se debe a que nuestro cerebro prepara al organismo para dirigir la energía a aquellas partes del cuerpo imprescindibles para luchar y/o huir de algún peligro, afectando así al proceso digestivo.

panico

Fobia Específica

Miedo o ansiedad intensa por un objeto o situación específica por ejemplo miedo a volar,  a las alturas, animales, administración de una inyección, ver sangre, etcétera.

El miedo o la ansiedad es desproporcionado al peligro real que plantea el objeto o situación específica y al contexto sociocultural.

fobia

Fobia Social o Ansiedad Social

Miedo o ansiedad intensa en una o más situaciones sociales en las que el individuo está expuesto al posible examen por parte de otras personas. Algunos ejemplos son las interacciones sociales por ejemplo: mantener una conversación, reunirse con personas extrañas, ser observado comiendo o bebiendo y actuar delante de otras personas, dar una charla en público.

El individuo tiene miedo de actuar de cierta manera o de mostrar síntomas de ansiedad que se valoren negativamente, es decir, que lo humillen o avergüencen; que se traduzca en rechazo o que ofenda a otras personas.

Agorafobia

Miedo o ansiedad intensa acerca de dos (o más) de las cinco situaciones siguientes:
1. Uso del transporte público (p. ej., automóviles, autobuses, trenes, barcos, aviones).
2. Estar en espacios abiertos (p. ej., zonas de estacionamiento, mercados, puentes).
3. Estar en sitios cerrados (p. ej., tiendas, teatros, cines).
4. Hacer cola o estar en medio de una multitud.
5. Estar fuera de casa solo.
El individuo teme o evita estas situaciones debido a la idea de que escapar podría ser difícil o podría no disponer de ayuda si aparecen síntomas tipo pánico u otros síntomas incapacitantes o embarazosos (p. ej., miedo a caerse en las personas de edad avanzada; miedo a la incontinencia).

agorafobia

Trastorno de Ansiedad por Separación

Miedo o ansiedad excesiva e inapropiada para el nivel de desarrollo del individuo concerniente a su separación de aquellas personas por las que siente apego, puesta de manifiesto por al menos tres de las siguientes circunstancias:
1. Malestar excesivo y recurrente cuando se prevé o se vive una separación del hogar o de las figuras de mayor apego.
2. Preocupación excesiva y persistente por la posible pérdida de las figuras de mayor apego o de que puedan sufrir un posible daño, como una enfermedad, calamidades o muerte.
3. Preocupación excesiva y persistente por la posibilidad de que un acontecimiento adverso (p. ej., perderse, ser raptado, tener un accidente, enfermar) cause la separación de una figura de gran apego.
4. Resistencia o rechazo persistente a salir, lejos de casa, a la escuela, al trabajo o a otro lugar por miedo a la separación.
5. Miedo excesivo y persistente o resistencia a estar solo o sin las figuras de mayor apego en casa o en otros lugares.
6. Resistencia o rechazo persistente a dormir fuera de casa o a dormir sin estar cerca de una figura de gran apego.
7. Pesadillas repetidas sobre el tema de la separación.
8. Quejas repetidas de síntomas físicos (p. ej., dolor de cabeza, dolor de estómago, náuseas, vómitos) cuando se produce o se prevé la separación de las figuras de mayor apego.

Evolución y tratamiento

045.jpg

Algunos de estos trastornos empiezan tempranamente, como las Fobias y el Trastorno Obsesivo Compulsivo o la Ansiedad Social. Normalmente, cuando una persona con trastornos de ansiedad busca tratamiento es porque lo ha sufrido por más de una década. La mejoría espontánea (sin consulta ni tratamiento profesional), si bien es posible, es improbable.

“Ya se me va a pasar”o “Con voluntad y tranquilidad pasa” son pensamientos frecuentes que tienen ante dicho trastorno. Querer que los síntomas desaparezcan no es suficiente. Pedir ayuda es una excelente opción para combatirla y poder vivir mejor. Hoy existen tratamientos eficaces para mejorar la calidad de vida de hombres y mujeres que sufren de ansiedad patológica. Se aconseja en muchos casos que su tratamiento esté acompañado de la adquisición de hábitos saludables, como el ejercicio aeróbico regular, que colaboren con el bienestar.

conclusion

Salud Mental en el Adulto Mayor: Depresión

El avance en la medicina y en los estudios neurocientíficos, sumado a los cambios evolutivos en la sociedad y en el ser humano, ha permitido que vivamos por muchos años y mantengamos una expectativa de vida mayor que nuestros antepasados. Por lo que la etapa denominada vejez, es hoy en día una parte importante en nuestro ciclo de vida.

Lo ideal es que si vamos a vivir más, podamos mantener una buena calidad de vida, lo cual depende de muchos factores, entre ellos se destaca la salud física, factores ambientales, factores económicos, factores sociales y psicológicos.

Es casi imposible llegar a la tercera edad sin la presencia de alguna enfermedad o dolencia física, lo importante es identificar el grado y la magnitud en que esto afecta la funcionalidad y la independencia en las actividades de la vida diaria.

Se considera que la salud mental, muchas veces no es tenida en cuenta en la etapa del adulto mayor, es tan o más importante que la salud física, ya que existe una estrecha relación entre ambos componentes para denominar estado de bienestar o salud de la persona. Una adecuada salud física influye en la salud mental y viceversa, la salud mental influye de manera muy positiva o muy negativa en la salud física.

Con esta idea se sostiene que a pesar de las enfermedades físicas, la actitud personal de cómo enfrentamos dichos malestares y si podemos sobreponernos, es fundamental para mantener una buena calidad de vida.

Es muy frecuente que aparezca sintomatología ansiosa y depresiva en adultos mayores, se considera que es parte de un proceso de adaptación que requiere que esta etapa de vida esté plagada de eventos vitales que exigen que la persona haga uso de sus capacidades de adaptación. Incluso asociado a enfermedades física y/o el consumo de ciertos fármacos, los adultos mayores son más propensos a presentar este tipo de síntomas afectivos.

pareja

Generalmente aparecen ideas relacionadas a la muerte, ya sea hacia la misma persona o a su pareja, situaciones de duelo no resueltas por el compañero/a de vida, fallecimientos de amigos, familiares, suelen atraer sintomatología depresiva. Incluso la entrada en la etapa de la jubilación es una situación de duelo que es necesario atravesar.

Frente a esta última situación, aparecen sentimientos de fracaso, de inutilidad, de pérdida, cambios a nivel económico, etc., que conlleva a en algunas personas la sensación de vacío existencial. Pero no todas las personas reaccionan de igual manera frente a estas circunstancias. Depende de varios factores relacionados con la personalidad, acompañamiento familiar y social, la capacidad de resiliencia, etc.

Depresion adulto mayor

¿Cuándo se diagnostica Depresión en el Adulto Mayor?

Es importante como familiar cercano tener en cuenta:

. La presencia de síntomas anímicos o emocionales, desánimo, tristeza, apatía, abulia, incapacidad para disfrutar de cosas cotidianas, angustia, irritabilidad. Cambios conductuales como falta de iniciativa, desarreglo personal, introvertidos, tendencia a quedarse en casa, retraimiento social y familiar, disminución de actividades y productividad.

. Síntomas físicos, como alteraciones en el ritmo sueño – vigilia, cambios en el apetito, cambios en el peso corporal, cansancio.

. Síntomas cognitivos: alteraciones en la memoria, concentración, pensamientos de fracaso, inutilidad, pensamientos de muerte, ruina, enfermedad, desamparo, abandono. Lentitud en el pensamiento y en la capacidad de respuesta.

foto1

Tratamiento y Recomendaciones

En estos casos, es importante que los familiares mas cercanos detecten esta sintomatología o cambios en sus actitudes para poder acudir a un profesional.

No significa que en todos los casos estos síntomas sea la presencia puramente de un trastorno en el estado de ánimo, existen otras enfermedades que podrían afectar lo anímico, como por ejemplo la presencia de un tumor cerebral, etapas iniciales de Alzheimer, algunas enfermedades endocrinológicas, etc. Por lo cual es muy importante consultar con el médico para descartar patologías orgánicas.

En el caso de un síndrome depresivo, diagnosticado por un profesional de área de la Salud Mental, ya sea Psiquiátra o Psicólogo, podría ser necesario comenzar un tratamiento psicofarmacológico (acorde a las necesidades del paciente y cada caso en particular) como también psicoterapia.

Además de estos tratamientos, es indispensable el vínculo social y familiar de la persona adulto mayor, ya que se entrelazan redes de contactos, se mantiene una mente activa y los vínculos afectivos suelen amortiguar los efectos negativos de dolencias físicas y mentales.

Es por esto mismo, que se recomienda la inserción de los adultos mayores en talleres grupales acorde a las aficiones particulares, ya que permiten mantener a las personas más activas y saludables, rodeadas por un grupo de personas de edades cercanas y puedan compartir sus experiencias de vida.

tratamiento

Fármacos relacionados con el desarrollo de Demencia

Existen algunos medicamentos que se utilizan de forma habitual que presentan efectos secundarios indeseados si se consumen altas dosis y durante tiempos prolongados.

Un estudio recientemente publicado en la revista Journal of the American Medical Association – Internal Medicine (JAMA Intern Med.), aporta la evidencia más sólida hasta el momento sobre el aumento en el riesgo de desarrollar demencia inducido por los medicamentos anticolinérgicos.

Variety of sleeping pills on clock face

Los fármacos anticolinérgicos entre los que se encuentran antidepresivos tricíclicos, como la doxepina, antihistamínicos de primera generación, como la clorfeniramina, y antimuscarínicos para el control de la vejiga, tales como oxibutinina, podrían aumentar el riesgo de desarrollar demencia, incluyendo la enfermedad de Alzheimer.

Este estudio ha analizado durante más de siete años, una muestra superior a 3.500 personas, si existía un vínculo entre el consumo de estos medicamentos y un mayor riesgo de demencia. Según los investigadores, es el primer estudio que muestra una respuesta con relación a la dosis: a mayor consumo de medicamentos anticolinérgicos, más riesgo de desarrollar demencia. Como también refieren que este riesgo de demencia puede persistir y puede no ser reversible incluso años después de que se dejen de administrar.cerebro

Los efectos anticolinérgicos se producen porque algunos medicamentos bloquean el neurotransmisor llamado acetilcolina en el cerebro y el organismo, lo que puede causar muchos efectos secundarios, como somnolencia, dolor de garganta, retención de orina y sequedad en la boca y los ojos.

Los adultos mayores deben ser conscientes de que muchos de los medicamentos, entre los que se adquieren sin receta médica, poseen importantes efectos anticolinérgicos“, afirma Shelly Gray, de la Universidad de Washington. Como así también advierte: “nadie debería dejar de tomar cualquier medicación o tratamiento sin consultar a su médico, el es quien debe revisar regularmente los regímenes de medicamentos de sus pacientes de mayor edad para tratar de sustituir los medicamentos anticolinérgicos por otro o usarlos en dosis más bajas”.

Otro estudio realizado con el uso de Benzodiazepinas para tratar condiciones psiquiátricas presentó evidencia científica que esta droga aumenta el riesgo de demencia y muerte.  En general, se utilizan para el control de varios trastornos, como la ansiedad, TEPT, TOC e insomnio, debido a sus efectos ansiolítico e hipnótico-sedante, como también por sus efectos anticovulsivantes y relajante muscular de acción central  (Yates & Catril, 2009.)

insomnio

Entre las benzodiazepinas se incluyen marcas de drogas prescriptas como Valium, Ativan, Klonopin y Xanax. Esta clase de drogas recibió aprobación del Food and Drugs Administration (FDA) en la década de los ‘60 dado que se creía que eran más seguras que los barbitúricos.

La psiquiatra Helene Alphonso opina que dada la evidencia, los médicos deben buscar otros tratamientos más seguros. La limitación del uso de benzodiazepinas es particularmente importante en pacientes a partir de 65 años, ya que son más suceptibles de caídas, lesiones, sobredosis accidentales y muerte al tomar las drogas.

La American Geriatric Society en el año 2012, las etiquetó de ‘inapropiadas’ para tratar insomnio, agitación o delirio por estos riesgos. La Dra. Alphonso considera que, debido a esta fuerte correlación entre el consumo de las benzodiazepinas y el desarrollo de Alzheimer y otras demencias, se debe evitar esta clase de drogas como terapia de primera línea.

Una revisión canadiense de 9.000 pacientes, encontró que aquellos que habían consumido benzodiazepinas por tres meses o menos tenían el mismo riesgo de demencia que aquellos que nunca lo habían hecho. Por otro lado, tomar la droga por tres a seis meses aumentaba el riesgo de desarrollar Alzheimer en un 32%. Tomarlas por más de seis meses, alzaba este porcentaje hasta llegar a un 84%. Resultados similares fueron encontrados por investigadores franceses que estudiaban a más de 1.000 pacientes de edad avanzada.

adulto

Sin embargo, por otra parte Noll Campbell y Malaz Boustani, del Instituto Regenstrief y de la Universidad de Indiana, sostienen que si el efecto es o no reversible, es algo que se está por determinar. Si bien muchas personas mayores toman dos, tres o más fármacos que tienen un impacto negativo en su función cerebral, aseguran que durante la última década se han llevado a cabo estudios que han encontrado asociaciones entre la exposición a medicamentos anticolinérgicos y el diagnóstico clínico de deterioro cognitivo leve o demencia que podrían ser reversibles.

Mientras que el estudio de Gray sugiere que los efectos cognitivos adversos de los medicamentos son permanentes y conducen a demencia, una condición irreversible, esto significa que los cambios en el cerebro que están causando la demencia no pueden detenerse ni revertirse

Existen medicamentos alternativos que se pueden tener en cuenta como primera opción, aquellos son los ISRS inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina, como citalopram (Celexa) o fluoxetina (Prozac) para la depresión, y un antihistamínico de segunda generación como la loratadina (Claritin) para las alergias.

isrs

Es de suma importancia que consulten a su médico y despejen todas sus dudas acerca de la medicación y los efectos a nivel cognitivo que puediesen provocar.

 Referencias:

-Shelly L.Gray, Melissa Anderson, Sascha Dublin, Joseph T. Hanlon, Rebecca Hubbard, Rod Walker et al. Cumulative Use of Strong Anticholinergics and Incident Dementia: A prospective Cohort Study. JAMA Intern med 2015, digital object identifier (doi): 10.1001/jamainternmed.2014.7663.

– American Osteopathic Association EurekAlert. Rick Nauert PhD.

Un nuevo desafío para la integración

Bullying y acoso escolar en niños con discapacidad

Actualmente las escuelas integradoras se encuentran de cara a un nuevo desafío que puede obstaculizar e incluso frenar la inclusión de los niños con discapacidad: el bullying o acoso escolar. Con este nombre se conoce al proceso a través del cual un estudiante se ve expuesto de manera sostenida a acciones negativas, como la intimidación o el maltrato físico y psicológico, por uno o más de sus compañeros. Muchas escuelas minimizan o ignoran los casos de bullying, en especial con niños con discapacidad, pero se sabe que en esta franja estudiantil el acoso puede acarrear severas consecuencias como la deserción escolar, el déficit en las habilidades sociales y en la atención, ansiedad, depresión, trauma psicológico y físico o el suicidio.

Falta de comunicación en las familias, falta de empatía, relaciones interpersonales pobres y basadas en prejuicios, violencia social, rechazo y/o temor a la diferencia, la ausencia de una autoridad amorosa en la infancia, son todos signos claros de nuestro tiempo, y es precisamente en este “caldo” de problemáticas donde se fue cocinando a fuego lento un fenómeno que actualmente es objeto de estudio por su creciente incidencia en las escuelas primarias y secundarias: el bullying o acoso escolar.

acoso-escolar
El término bullying fue acuñado por el psicólogo y especialista escandinavo Dan Olweus, y significa “intimidación”. A principio de los años 70, Olweus comenzó a estudiar profundamente las crecientes situaciones de acoso y violencia escolar en los países nórdicos, que si bien es un fenómeno muy antiguo, comenzó a generar en el psicólogo una gran preocupación al ver la desproporción entre el sadismo de determinados acosos y  la falta de atención o el desinterés de los maestros y las familias al respecto.

Otro de los especialistas que se interesó por esta problemática fue el noruego Dan Olsen, quien definió el bullying como “una conducta de persecución física y/o psicológica que realiza un alumno contra otro, al que escoge como víctima de repetidos ataques. Esta acción negativa e intencionada sitúa a la víctima en una posición de la que difícilmente puede salir por sus propios medios. La continuidad de estas relaciones provoca en las víctimas efectos claramente negativos, como descenso de la autoestima, estados de ansiedad e incluso cuadros depresivos, lo que dificulta su integración en el medio escolar y el desarrollo normal de su aprendizaje.

A finales de los 80, el acoso escolar comenzó a generar preocupación también en países como Japón, Gran Bretaña, Holanda, Canadá, Estados Unidos y España. En relación a esta demora en la toma de conciencia sobre la gravedad de esta situación, algunos profesionales sugieren que de alguna manera con el bullying ocurrió algo similar a lo experimentado con la violencia doméstica, siendo que hasta hace relativamente poco tiempo se la consideraba como algo “inevitable” y como un problema de carácter estrictamente privado que debía ser resuelto en el seno de las relaciones entre iguales, sin intervención de la justicia o las autoridades competentes.

Actualmente y por su alta incidencia, el bullying es un tema que se ha profundizado y que a nivel mundial es motivo de debates, congresos y campañas de prevención debido a los altísimos niveles de violencia en juego y a la gran cantidad de niños y jóvenes que se han quitado la vida por no poder hacer frente a las situaciones de hostigamiento reiterado.
Entre las víctimas del acoso escolar los niños con discapacidad que asisten a las escuelas integradoras representan un gran porcentaje de los estudiantes hostigados. Esta situación, si bien preocupa, no está siendo considerada por las autoridades escolares con el debido compromiso. Como consecuencia de estas conductas, diversos estudios han señalado un preocupante índice de deserción escolar en el colectivo y el agravamiento en el déficit de habilidades sociales y de atención, producto de la ansiedad, la frustración y el impacto emocional que generan los acosos.

respetoimagesmafalda1

Cifras que estremecen

Según el propio Olweus, el bullying puede definirse como una acción negativa llevada a cabo “cuando alguien inflinge, de manera intencionada, o intenta infligir mal o malestar a otra persona”. Para el experto escandinavo estas acciones negativas pueden llevarse a cabo mediante contacto físico, verbalmente o de otras maneras como hacer muecas o gestos insultantes e implican la exclusión intencionada del grupo. “Para emplear correctamente el término ‘bullying’ ha de haber un desequilibrio de poder o de fuerza (una relación asimétrica): El escolar que está expuesto a las acciones negativas tiene mucha dificultad para defenderse. Hablando de manera más general, el comportamiento acosador puede definirse como comportamiento negativo repetitivo e intencional (desagradable o hiriente) de una o más personas dirigido contra una persona que tiene dificultad en defenderse”.
Este desequilibrio de poder que menciona Olweus puede ser tanto de naturaleza física o psíquica y suele estar dirigido hacia aquellos niños o adolescentes de apariencia física o perfil cognitivo diferente, cuadro siempre agravado por su condición social y racial.

El hostigamiento físico y psicológico puede concretarse a partir de gestos más o menos directos, incluyendo también la circulación de rumores malintencionados y las leyendas y dibujos ofensivos.

Actualmente y debido al incremento de las tecnologías al alcance de los niños, el tipo de acoso más frecuente es el “Ciber-bullying”, que se da cuando la víctima es filmada durante la agresión física o la burla  para luego subir esa filmación  a Internet. Redes sociales como Facebook, Myspace y YouTube se han convertido en el mejor aliado de los acosadores escolares, quienes graban con su teléfono celular los abusos, que suceden comúnmente en los baños y patios escolares.

Según un estudio llevado a cabo en España en el año 2008, los estudiantes que sufren conductas violentas  oscilan entre un 20% y un 30%. En tanto en los Estados Unidos, donde la problemática se ha vinculado a hechos trágicos de suma trascendencia como las masacres de Columbine y Virginia Tech, el 15% de los adolescentes de 11 a 17 años participaría en el acoso escolar, como víctimas o victimarios, al menos una vez por semana.

En México el 65% de los niños y niñas en edad escolar manifiestan haber sufrido el bullying, pero sólo uno de cada diez ha recibido la atención especializada y menos del 3% comentó lo sucedido ante sus padres o ante las autoridades de la escuela. Según investigaciones realizadas en dicho país por la Secretaría de Desarrollo Social, solamente entre marzo y junio de 2010 se presentaron 13.633 casos de violencia escolar en el Distrito Federal, mientras que el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública reportó una denuncia cada 48 horas.

Con este marco tan desalentador, los niños con discapacidad que han logrado acceder a las aulas integradoras se encuentran atravesando una grave situación que puede poner en riesgo no sólo su escolaridad sino su propia integridad como personas.

Se estima que, producto del acoso, el 33% de los niños afectados sufriría de depresión, cefaleas, dolores abdominales e insomnio por lo menos una vez por semana, mientras que el 22% habría tratado de suicidarse. Por otra parte los alumnos que no participan en el acoso escolar presentarían un 50% menos de problemas educacionales y de salud que los compañeros involucrados en este tipo de agresiones.

Debido a que el hostigamiento escolar puede ser muy difícil de detectar y frenar y que aún se desconocen los efectos a largo plazo que puede causar en la mente de un niño, es necesario involucrarse con esta problemática y comprender sus mecanismos, para poder establecer esquemas de prevención y de atención inmediata.

Bullying Victim

Síntomas y consecuencias del acoso escolar

Como se mencionó anteriormente, las intimidaciones escolares pueden darse tanto en el plano físico y verbal, como en el psicológico y social. Una sola mirada puede bastar para que el acosador logre imponerse sobre el acosado, ya que cuando los episodios de intimidación se sostienen en el tiempo la víctima va anulando su personalidad y su capacidad de reacción.

Olweus sostiene que “Las evidencias aportadas hasta ahora por la investigación sugieren que las características de la personalidad o los patrones de reacción típica, en combinación con la fuerza física o la debilidad en el caso de los chicos, son importantes para el desarrollo de estos problemas en estudiantes individuales. Al mismo tiempo, los factores ambientales como las actitudes, las rutinas, y el comportamiento de adultos pertinentes, en especial profesorado y directores (…)”.

El acosador actuaría impulsado por una fuerte necesidad de dominar y someter a otros compañeros y salirse siempre con la suya. Según Olweus, se trataría niños y jóvenes impulsivos y de enfado fácil, que no muestran ninguna solidaridad con los compañeros victimizados y que a menudo son desafiantes y agresivos hacia los adultos, padres y profesorado incluidos. Si son adolescentes es probable que además se encuentren involucrados en actividades antisociales y delictivas como vandalismo, delincuencia y drogadicción.

“Con respecto a las posibles fuentes psicológicas latentes en el comportamiento acosador, el patrón de investigación empírica sugiere tres motivos interrelacionados en parte.

  • Los acosadores tienen una gran necesidad de poder y de dominio (…)
  • Considerando las condiciones familiares en las cuales muchos de ellos han crecido (Olweus, 1980, 1993), es normal suponer que han desarrollado un cierto grado de  hostilidad hacia el entorno; estos sentimientos e impulsos pueden hacer que encuentren satisfacción en hacer daño y provocar sufrimiento a los otras individuos.
  • Hay un “componente claro instrumental o de provecho” en su comportamiento. (…) Además, su comportamiento agresivo se ve recompensado en muchas situaciones en forma de prestigio”, amplía el investigador escandinavo.

¿A través de qué acciones puede el acosador hostigar a la víctima?

Algunos posibles hechos de abuso:

  • Empujando, golpeando y haciendo abuso de su fuerza.
  • Dañando pertenencias del niño agredido.
  • A través de burlas, insultos y apodos ofensivos.
  • Amenazando verbalmente o a través de notas o por Internet.
  • A través de aislar al niño de las complicidades de juego y cotidianeidad.
  • Sumando a las burlas y apodos la condición social, racial o de género y sexualidad.
  • Esparciendo rumores sexuales.
  • Bajando los pantalones o las faldas en los recreos (también puede haber toqueteos sexuales).
  • Organizando campañas de desprestigio para buscar complicidades y amparo.

Como consecuencia de estos, las víctimas pueden sufrir graves consecuencias tanto en su rendimiento escolar, en su desarrollo social y psicológico. Muchas de estas consecuencias  se ven reflejadas en:

  • Depresión, ansiedad, estrés pos-traumático.
  • Ausentismo escolar.
  • Desarrollo de enfermedades psicosomáticas.
  • Falta de concentración y riesgo de Trastorno de Atención.
  • Baja autoestima y altas probabilidades de desórdenes mentales en la edad adulta.
  • Problemas para el manejo de la ira, o  comportamientos autodestructivos.
  • Abuso de sustancias.
  • Dolor de cabeza y dolor de estómago.
  • Problemas para conciliar el sueño, pesadillas y temores nocturnos.
  • Sentimiento de culpa.
  • Temor a manejarse solo en la escuela y en otros ambientes sociales.
  • En caso de niños con problemas de aprendizaje, las dificultades cognitivas se ven incrementadas.
  • Intento de suicidio.

Estudios longitudinales proporcionaron un mayor apoyo a la opinión de que la victimización entre pares es un factor causal importante de deterioro en la salud de los escolares y en su bienestar personal, y que los efectos pueden ser duraderos.

ninos-y-ninas-de-la-mano

Prevención y diálogo

Sin dudas que se trata de un tema serio. La revista brasileña “Nova Escola”, en su informe especial, señala  la falta de orientación en los profesores como uno de los puntos débiles a la hora de enfrentar este problema. En dicho artículo, el pedagogo Giovani Machado, especialista en educación inclusiva, advierte que los profesores no están preparados para lidiar con bullying en el aula inclusiva. “La Facultad no prepara a los futuros profesores para que trabajen con estos asuntos actuales. La sala de aula no es más homogénea, como dicen. Tenemos que aprender sobre ello en el día a día mismo”.

Los especialistas acuerdan en no esperar a vivir un episodio de bullying para que los padres y maestros se involucren con la problemática, poniendo especial énfasis en la prevención.

Para ello es importante abrir instancias de diálogo y debate sobre lo que significa intimidar, la violencia y los abusos, y también sus consecuencias. También es fundamental interesarse sobre el trato que cada niño con discapacidad recibe de sus compañeros y reforzar su contacto con actividades que puedan incrementar su autoestima.

Si los padres se enteran de que su hijo con discapacidad ha recibido algún tipo de  amenaza directa o a través de medios electrónicos, debe dar urgente aviso a las autoridades escolares. Este proceder debe darse de manera asertiva, segura y calmada.

Teniendo en cuenta que los niños con discapacidad pueden sentirse muy avergonzados por estos hechos y es muy probable que no deseen compartirlo con la familia, es necesario que de manera preventiva los padres los animen siempre a dialogar sobre las vivencias del día a día. En caso de que el niño relate un episodio de acoso, se deberá actuar  sin enfado ni tensión, para no dañar la confianza del niño ni aumentar su vergüenza.

Algunos especialistas afirman que los padres deben apoyar los sentimientos del niño, sin desestimar sus vivencias interiores, brindando todo el respaldo necesario, sin animarlo a un enfrentamiento directo con el abusador y enseñándoles cuestiones de seguridad, cómo, a dónde y con quién puede acudir para recibir ayuda. Suele convenir enseñar al niño a que ignorare al acosador, que se muestre confiado y que pueda hablar de lo sucedido con los adultos a cargo.

En caso de que el hostigamiento comience a dejar secuelas en el niño, es importante considerar la ayuda profesional, sobre todo si manifiesta problemas de ansiedad o se siente sobrepasado.

En tanto a la prevención en el manejo escolar, los investigadores aseguran que los profesores deben conversar abiertamente sobre la discapacidad del alumno con todos los niños en presencia de él. Adaptar la rutina para facilitar a aprendizaje siempre que sea necesario; hablar con los padres y la comunidad sobre el bullying y la inclusión; exhibir filmaciones y compartir lecturas donde aparezcan personajes con discapacidad que vivencian contextos positivos; focalizar en las habilidades y capacidades de aprendizaje del alumno para integrarlo al grupo y elaborar en conjunto con la escuela un proyecto propio de acción y prevención contra el bullying.

Tenemos que tener en cuenta que nuestra sociedad siempre resultó más empática con el hostigador que con el hostigado, y que si no se logra un verdadero cambio de paradigma, será muy difícil que estos temas adquieran la relevancia que merecen.

La conducta de los niños hostigadores no está separada de lo que ellos mismos absorben en sus hogares y a través de los medios de comunicación, donde la burla y el descrédito hacia las personas con discapacidad son moneda corriente. La burla, el prejuicio, la subestimación, la sobre-valorización del “pícaro” y el rechazo a la diferencia ya están demasiado establecidos dentro de nuestro esquema social. Será entonces absoluta responsabilidad de los adultos, educadores, informadores y padres, avalar este modelo o comenzar a construir las bases saludables y robustas de una sociedad con valores inclusivos verdaderos, que no se contrapongan con nuestras actitudes cotidianas.

Fuentes:

  • Dan Olweus / Acoso escolar, “bullying”, en las escuelas: hechos e intervenciones. Centro de investigación para la Promoción de la Salud, Universidad de Bergen, Noruega.
  • Maite Garaigordobil Landazabal, José Antonio Oñederra / Estudios epidemiológicos sobre la incidencia del acoso escolar e implicaciones educativas / Informaciones psicológicas, Nº 94, 2008, págs. 14-35.
  • observatorioperu.com
  • K. Rigby / Consecuencias de la intimidación en las escuelas / Escuela de Educación de la Universidad de Australia del Sur, Campus Underdale, camino Holbrooks, Australia Underdale.
  • Anthea Lipsett / Nuevas directrices para detener la intimidación de los alumnos con discapacidad / The Guardian / UK.

Alteraciones Cognitivas en el Trastorno Bipolar

¿Qué es el Trastorno Bipolar?

Es una enfermedad psiquiátrica de base genética que presenta como característica clínica una inestabilidad patológica del ánimo como episodios depresivos y episodios maníacos – hipomaníacos, y otros ritmos biológicos alterados que pueden distorsionar la conducta de los sujetos afectados de manera sutil a severa.

Kraepelin sostenía que la principal diferencia entre la Esquizofrenia y la Enfermedad maníaco-depresiva, es que la primera implicaba un deterioro cognitivo, que estaba ausente en ésta última. En la actualidad diversos estudios han comprobado que al menos un subgrupo de entre 5%y 35% de éstos pacientes presentan alteraciones cognitivas, que pueden ser independientes de las fases sintomáticas, es decir que lo sostienen durante periodos de eutimia y se correlacionan con las frecuentes y persistentes fallas funcionales que estas personas suelen sufrir. También es importante destacar que hay un porcentaje de personas con especiales capacidades creativas.

tbp4

Comorbilidad con otras patologías:

Otro problema habitual es que más del 60% de los casos presenta otro diagnóstico psiquiátrico como comorbilidad, especialmente abuso de sustancias y trastornos de ansiedad, cuadros que pueden por sí mismos generar alteraciones cognitivas y que es importante tener en cuenta al momento de evaluar al paciente.

Principales alteraciones cognitivas en Trastornos Bipolares:

Según diversos estudios han demostrado que pueden aparecer alteraciones en la memoria verbal, atención selectiva y sostenida y funciones ejecutivas, tanto en episodios maníacos como depresivos.

Específicamente aparecen déficit en el recuerdo espontáneo o libre, pero con buen resultado en el reconocimiento, poniendo en evidencia dificultades con las estrategias de recuperación/evocación de la memoria.

Estos déficits en la planificación sugieren alteraciones en el funcionamiento ejecutivo como inhibición de respuestas, secuenciación, manipulación mental, etc.

tbp

Diversos estudios demuestran la influencia de estructuras subcorticales (ganglios basales), como las principales responsables de las alteraciones cognitivas en el trastorno bipolar (Massman, 1992). Los pacientes mostraron un patrón subcortical de deterioro similar a los pacientes con Enfermedad de Huntington, aunque más leve. El complejo hipocampo-amigdalino, el córtex prefrontal, el tálamo mediodorsal, el pallidum ventral y el stratium, han sido descritos como un circuito neuronal que juega un rol crucial en la regulación del afecto. Es decir, aparece una disfuncionalidad de las vías fronto-subcorticales de los pacientes bipolares.

La exposición a fármacos, ¿puede afectar las funciones cognitivas?

En algunos estudios se ha observado que el Litio podría tener un efecto negativo sobre al memoria verbal y la velocidad de procesamiento de la información.

El divalproato y la carbamacepina han sido asociados con sutiles alteraciones atencionales y mnésicas, la oxcarbamacepina, lamotrigina y el gabapentin podrían tener un perfil cognitivamente benigno.

tbp2

Neuroimágenes en pacientes bipolares:

La Resonancia Magnética Nuclear permite detectar anormalidades en el tejido cerebral, en estos pacientes se observan hiperintensidades subcorticales de la sustancia blanca, en comparación con controles sanos. Esto se correlaciona con deterioro cognitivo especialmente en funciones que requieren un procesamiento complejo, cierto enlentecimiento cognitivo, alteraciones conductuales y presencia de reflejos primitivos.

Se sabe hoy en día que si bien el Trastorno Bipolar tiene un mejor pronóstico en cuanto a integridad cognitiva que la esquizofrenia, al menos un subgrupo de pacientes bipolares sufre disfunciones cognitivas que perjudican en forma relevante su nivel funcional.

Es una buena práctica incluir una evaluación neuropsicológica o cognitiva en un paciente con este trastorno, ya que usualmente son estudiados desde la esfera afectivo-conductual dejando de lado este aspecto tan importante y que repercute de manera negativa en el desempeño social, educacional y laboral del paciente.

El objetivo es un mayor acercamiento clínico y terapéutico con los pacientes, para mejorar su calidad de vida.

Mindfulness, terapias de tercera ola

Mindfulness es una cualidad de la mente de estar presente y consciente en un momento determinado, tanto el cuerpo y la mente se sincronizan totalmente en un instante de realidad presente. Presencia plena y conciencia abierta se conjugan en un determinado momento en nuestra mente/cuerpo/espíritu.

La experiencia de mindfulness se devela y se entrena en una disciplina o práctica llamada meditación. La práctica se basa en entrenar el “estar presente y consciente” en cada momento de nuestra vida;  acoger cualquier cosa que surja en nuestra experiencia sin juicio.

Banner-Mindfulness-FINAL1

Se lo traduce como atención plena y focalizada, conciencia plena, presencia plena, es un método por medio del cual se puede acceder al conocimiento de cómo funciona la mente, esta práctica de mindfulness/meditación, no es un modo de escapar de la realidad, al contrario, su objetivo es permitirnos ver la realidad como es y despejar nuestra confusión mental. Consiste básicamente en regresar una y otra vez, a la experiencia más inmediata de la realidad del momento presente.

La experiencia de mindfulness consiste en simplificar la experiencia al máximo; reducir los estímulos externos al punto de “simplemente estar” en una situación donde “no pasa nada” en particular. En ella nos encontramos solos con nuestra propia mente: puedo escuchar, sentir, oler, tocar, etc. Podemos observar, sentados, sin nada que hacer más que prestar atención a nuestra respiración cómo ese momento presente que contiene toda la riqueza de lo que es simplemente real, nos pasa inadvertido.

El regresar una y otra vez, de manera amable y consciente, a ese espacio de apertura e intimidad con nuestro momento presente, es la invitación que nos hace la práctica de Mindfulness.

Permite tomar conciencia de las distintas facetas de nuestra experiencia en el momento presente. Podemos aprender a ser conscientes de cómo nos movemos, cómo nos sentimos (tanto física como emocionalmente), y cómo respondemos o reaccionamos ante cada momento de la vida. Esta cualidad de conciencia es la base de toda vida creativa, ya que nos permite ser honestos, pragmáticos, despiertos, valientes, y vivir con un sentido profundo de iniciativa.

mindfulness-2

Normalmente, solemos prestar atención a las actividades y lo que sucede en el momento pero no somos plenamente conscientes de eso, mientras la mente y los pensamientos están en otra cosa completamente. Vivimos en el modo “piloto automático”, ocupándonos de nuestras cosas con muy poca conciencia de los detalles de nuestra experiencia del momento, ni siquiera de las intenciones que motivan nuestras acciones.

La mayoría de las personas también tiene el hábito muy arraigado de recubrir su experiencia con una sucesión de puntos de vista, opiniones y juicios. Esto ocurre casi al mismo tiempo que los acontecimientos en sí, lo que les dificulta mucho encontrar algún sentido de espacio o iniciativa mientras se encuentran rebotando entre una reacción y otra. Con la Atención Consciente, podemos cambiar esto. Podemos aprender a desarrollar una conciencia exacta en cada momento de lo que es nuestra experiencia en realidad, en vez de encerrarnos en estos hábitos reactivos de pensamiento distorsionado acerca de nuestra experiencia. Esto nos permite tener algo como un espacio en el que podemos tomar decisiones, lo que a su vez nos ayuda a darnos cuenta plenamente de las posibilidades enormes de elección que tenemos en la vida.

Es posible que ciertas cosas no podemos cambiar, como el dolor, la enfermedad o una circunstancia difícil, pero al menos podemos darnos cuenta de cómo reaccionamos o respondemos a todo lo que nos ocurre, y desarrollar estrategias para cambiar la relación que tenemos con nuestras circunstancias.

Se ha observado que la practica de esta técnica ayuda a:

  • mejorar los niveles de estrés y ansiedad.
  • lograr un mayor equilibrio emocional.
  • mejorar aspectos internos relacionados a los pensamientos y en las relaciones con los demás.

A continuación se muestra un video con la explicación de los cambios cerebrales en personas que practican esta técnica:

7 acciones para evitar el estrés, la ansiedad y la prisa

¿Quieres elegir el ritmo de tu vida?

Sigue los siguientes consejos:


1. Priorización

priorizar

Debes distinguir que es lo importante en este momento y que no, debes ser coherente y actuar en función de lo que consideres relevante.


2. Establecer límites de horarios

horario

Los límites nos permiten ordenar y agilizar nuestra mente, además de poner atención en lo realmente importante.


3. Aprender a decir “NO”

no

Si le das prioridad a los deseos agenos por sobre los tuyos, no lograrás resolver tus asuntos. Las personas creen que dedicarse tiempo a sí mismas es una actitud egoísta, pero eso es incorrecto, debes disfrutar para lograr un bienestar psicológico y físico.


4. Desconexión

desconexion

Desconéctate del teléfono, del ordenador, del trabajo y de todo aquello que te impida disfrutar plenamente de otros momentos. No todo en la vida es urgente, aprende a retrasar, sobre todo si en determinado momento te encuentras realizando otra actividad que require de tu atención.


5. Relajación

yoga

Debes llevar a cabo técnicas que permitan relajarte, como por ejemplo yoga, pilates, deportes, etc. Debes hacerte el tiempo para poder disfrutar de éstos momentos, es importante comprender que las horas destinadas al ocio y a las obligaciones deben ser equilibradas.


6. Evitar la obsesión

obsesion

Hay personas que se obsesionan intentando lograr la perfección en todo lo que hacen, pero la perfección no existe en ningún ámbito de la vida. No necesitas ser perfecto, de hecho muy poca gente sería capaz de apreciar ese nivel de excelencia. Debes buscar mejorar, crecer y superarte día a día pero sin olvidar que debes tener control y aprender a relajarte y desconectarte.


7. Vivir el “presente”

disfrutar-naturaleza

No intentes anticipar el futuro, disfruta tu alrededor, aprecia la importancia del presente, de estar “aquí” y “ahora”. Deja que las cosas fluyan y disfrútalas como si fuera la última vez.