Entrevista con Mariano Sigman: “El esfuerzo mental es crucial para una buena educación”

Actualmente se encuentra ubicado en su país natal, Argentina, donde dirige un centro de investigación en el que trabajan 25 personas, pero su trabajo se extiende por múltiples continentes, como el Europeo donde dirige uno de los equipos que conforman el proyecto Human Brain.

Los años de estudio en neurociencia le han dirigido hacia el análisis de cómo la ciencia del cerebro se puede aplicar a la educación y ahora esta faceta es la que le entusiasma y la que centra esta entrevista que ha concedido a su paso por Madrid para presentar su libro: “La vida secreta de la mente” (Debate).

¿Cómo es el cerebro de los bebés?

La primera cosa que hemos descubierto en el campo de la neurociencia es que los niños tienen muchas más facultades cognitivas de las que cree. Por ejemplo, tienen nociones muy sofisticadas casi desde el día que nacen: de matemáticas, del espacio y tiempo, sociales, morales, etc. El problema es que no pueden comunicarlas. Por eso luego no tienen que aprender tantas cosas sino saber cómo expresar ese conocimiento. Según su libro, los bebés tienen por desarrollar el control de la función ejecutiva.

¿Conocer la presencia o ausencia de estas funciones podría servir a los padres para entender mejor a sus hijos?

Esa es la razón de ser de este libro: entendernos para relacionarnos un poco mejor. Las funciones ejecutivas tienen que ver con la capacidad de gobernar nuestro propio pensamiento y su ejecución. Por ej. si voy a un restaurante y tengo hambre, no tomo la comida de la mesa que está al lado.

Los bebés aprenden a ser directores de orquesta de su propio pensamiento lentamente, incluso durante la adolescencia se hace de manera asincrónica. Si un padre intenta que su hijo deje de llorar diciéndole repetidamente que deje de hacerlo, seguramente no lo logrará. Con un bebé, lo que termina funcionando es atrayendo su atención exógena con otro estímulo, es decir, distraerlo con otra cosa. Porque él no puede gobernar su pensamiento.

¿Hasta qué punto el ámbito escolar está al tanto de los avances de la neurociencia?

Hay mucha gente estudiando el cerebro humano pero, ¿sirve para educarnos mejor? Creo que sí, debe servir, pero muchos maestros no conocen estos avances. Yo trabajo mucho en formaciones docentes, con directores de colegios, con ministros de educación, haciendo planes públicos educativos, etc. La medicina se ha beneficiado de los avances científicos y eso que ha funcionado tan bien en ese caso no lo ha hecho igual en la educación, que no se está aprovechando tanto del conocimiento científico.

¿De qué forma puede aprender la educación de la ciencia?

Pongo el ejemplo del sueño que suele tener muy mala prensa. Porque no se reconoce como una necesidad fisiológica. El docente entiende que un niño tiene que ir al baño pero no que tiene que dormir porque lo vincula a la vaguería y es difícil que piense que si el joven duerme 10 o 15 minutos luego va a funcionar mucho mejor. Por otro lado, se piensa que el sueño es tiempo perdido. Pero hoy se sabe por la ciencia que mientras se duerme se consolidan muchísimos procesos de aprendizaje, como la memoria y el reordenamiento de lo aprendido. Además, el ciclo del sueño se retrasa durante la adolescencia, los chicos se hacen más buhos. Si uno reconoce esto, puede actuar de acuerdo a ello de distintas maneras. Quizás no programando asignaturas duras a las ocho de la mañana.

¿Influye más en el aprendizaje el paquete genético o el entorno?

Hay algunas facultades cognitivas que son las que genéricamente se llaman el temperamento que son muy resistentes al cambio. Eso incluye por ejemplo ciertas predisposiciones sociales como ser introvertido o tímido que, aunque luego algunas personas encuentren un lugar donde no lo son, genéricamente es muy difícil que cambien ese rasgo de personalidad. Otra es el tono, hay chicos que se sientan en una silla y lo hacen como con todos los músculos dormidos y con la cabeza baja y otros al revés, que no paran. Como éstas hay varias facetas que son muy constitutivas de lo que somos, casi que definen a una personas, y poco maleables.

Pero no todo es la genética ¿no?

No, claro. El espacio de cambio para el cerebro, y por ende para uno mismo, es permanente, no hay una ventana que se cierre, el cerebro cambia siempre. Hay muchas cosas que hacen que el cerebro cambie, pero la principal es la motivación que se transforma en el cerebro en una molécula que se llama dopamina. Además, ese cambio ocurre con un vigor que no es tan distinto al de la infancia como pensamos.

En experimentos controlados en los que una persona adulta se pone a aprender un idioma, un instrumento o un oficio lo logra en tiempos muy parecidos que un niño. Lo que pasa es que uno se olvida del esfuerzo que costó un aprendizaje. Además, de adultos tenemos otro grado de urgencia, porque tenemos niños, trabajo, obligaciones,etc.

Es difícil tener la libertad del tiempo, la motivación, de que el cerebro esté en plena forma para poder aprender. Le echamos la culpa a la vejez cuando en realidad es un problema del lugar social que ocupamos hoy con respecto al que ocupamos de niños. Cualquier persona, tenga la edad que tenga, puede aprender aquello que se proponga.

¿No se está perdiendo el valor del esfuerzo en la sociedad?

Sí, y es algo que me preocupa mucho. No hay ninguna transformación importante en el cerebro humano que no sea con esfuerzo. Muchos adolescentes o padres se preguntan para qué estudiar los ríos de España si luego se van a olvidar. Y es importante no por el mero hecho de recordarlos para siempre sino para ejercitar la memoria. Creo que el esfuerzo mental en el colegio es fundamental, y mucha gente olvida que la razón de ser en el colegio no tienen tanto que ver con el conocimiento posterior sino con aprender el procedimiento para adquirir ese conocimiento.

Lo importante no es el final del camino sino el camino mismo. Es una responsabilidad de la sociedad entender esto. Ahora hay un montón de métodos educativos que proponen una educación mucho más lúdica. Valoro alguna de estas cosas, porque la motivación es importante para el aprendizaje pero delegar todo en lo lúdico y pensar que no hay que esforzarse para acceder a un mundo mejor, como aprender a desenvolverse por uno mismo, aprender a no sufrir, a hacer algo por otra persona, etc. Creo que no estamos valorando las consecuencias de chicos que crecen sin haberse entrenado esa facultad para el esfuerzo.

¿Está aprovechando el entorno escolar esa capacidad?

Es una idea viejísima, ya Séneca el griego tenía una frase muy famosa que era ‘Docendo discimus’, es decir, enseñando aprendemos, y es la idea de que adquirir conocimientos no es un proceso pasivo sino de orden, que ordena bien lo que sabe y, en el momento que lo necesita, lo agarra y usa. Cada persona lo ordena de una manera distinta. El sistema pedagógico no lo reconoce tanto, porque aunque una clase sea magnífica, cada niño aun prestando atención, reconstruye eso en su propia concepción mental.

La vocación por compartir conocimiento y por enseñar es idiosincrásico a aquello que somos y es una especie de ejercicio que utilizamos para aprender no solo conocimiento sino para relacionarnos con el medio. Los niños cuando aprenden algo lo enseñan compulsivamente.

Hemos hechos miles de experitmentos, actividades, con niños cuando enseñan. En ese proceso cambian su expresión facial y corporal, hay una predisposición emocional para compartir el conocimiento y eso es importante porque emancipar al chico genera motivación en el aula, importante para aprender. También hemos visto otras cosas interesantes como que eligen qué contar y qué no. Y por último, hemos comprobado que un niño cuando cuenta a otro lo aprendido expresa mucho más conocimiento que cuando hace un examen. Puede que para evaluar un conocimiento la situación ideal no sea un examen que es estresante sino mediante la enseñanza entre iguales.

¿Pero entonces hay que darle la vuelta al colegio?

No, eso no funciona, los niños necesitan un docente que les diga cómo son las cosas, restringir el camino del conocimiento, y ser un referente de saber. No es cambiar tanto el sistema sino que se debería buscar un espacio pequeño, cinco minutos, 10, de la clase donde se da la vuelta al juego. Eso puede funcionar bien. “Muchos estados no son coherentes con la dedicación y el esfuerzo que requiere la educación”.

Los neurocientíficos dicen que el peso de las emociones en nuestro comportamiento es mayor del que se pensaba. ¿La formación emocional es la gran olvidada?

Hay dos cosas muy estigmatizadas en los colegios: las emociones y el control. Uno de los aprendizajes más importantes que se desarrollan en las escuelas es saber gobernarse, vivir en sociedad, no interrumpir a los demás. Lo que llamamos el sistema ejecutivo del cerebro. Es clave en el funcionamiento del niño, pero la escuela lo descuida. La primera pregunta que se debe hacer un sistema educativo es cómo define el éxito. ¿Inculcar buenos valores? ¿Formar ciudadanos? ¿Enseñar profesiones? También se debe decidir si es el lugar en el que los pequeños deben formarse emocionalmente.

¿Es necesaria la disciplina dentro de la escuela?

No lo sé. Depende de lo que le pidamos a la escuela. Sí creo que el que un niño aprenda a separarse de su presente hedónico y que sepa que hay momentos de esfuerzo, trabajo, displacer, de cierta frustración, con los que es importante convivir, genera una sociedad más justa, que se parece mucho más a los principios que casi todos compartimos.

¿Prestan los gobiernos suficiente importancia a la educación?

Una parte muy minoritaria de la educación pasa en la escuela, el 90% del tiempo los niños se educan con los padres, con los hermanos y amigos.Todo eso dicta qué es lo que somos y por qué unas sociedades son corruptas y otras no, o respetan las reglas.

En esa educación, el Estado también tendría que ser responsable, no metiéndose en las casas de cada uno sino facilitando la creación de clubes: deportivos, sociales, de ambientes sanos. Es el ejemplo de Medellín, en Colombia, donde la promoción de espacios públicos, que permiten desarrollar actividades que generan vínculos respetuosos y sanos, ha mejorado enormemente la condición social. En general, salvo los estados nórdicos, ninguno ha sido coherente dedicándole el esfuerzo y tiempo que requiere la educación.

 

Fuentes:

López, Angeles.Madrid. Diario “El Mundo”. España. Foto: www.elmundo.es

Diario. “Cinco Días”. España.

TEA: ¿Caminos educativos o terapéuticos?

Actualmente el trastorno de espectro autista (TEA) se considera como uno de los trastornos más complejos, ya que altera casi la totalidad del desarrollo de un niño. El impacto de un cuadro tan complejo ubica a los padres frente a la angustia y el desconcierto respecto de cómo ayudar a sus hijos, no obstante, también a lo profundo del trastorno y a la cantidad de información que actualmente se encuentra disponible.

Muchas familias erróneamente consideran al autismo como una enfermedad, esto es debido a que siempre fue un cuadro abordado por modelos médicos de intervención y se ha asociado equivocadamente a patologías como la psicosis, posicionando al individuo con TEA en el imaginario de “niño loco” y por ende considerado como ineducable.

En la actualidad, la información sobre el TEA se explica desde lugares heterogéneos al conocimiento validado científicamente. Es aquí donde lo primero que necesitarán conocer es que para ayudar a sus niños no alcanzará con modelos prefabricados de abordajes o técnicas, sino que será indispensable saber en qué consiste esta problemática y cuáles son las dificultades que presenta.

Una de las mayores inquietudes de las familias es saber cuál es el origen, el por qué de tan magna alteración. Si bien los casos se detectan cada vez con mayor rapidez a edades más tempranas y existen avances importantes que dan cuenta de explicaciones neurobiológicas (Fuentes & Aizpurrua, 1992),  aún queda demasiado por develar en la naturaleza del autismo y todavía no conocemos cuál es su verdadera causa, sí sabemos cuáles son sus síntomas y los últimos avances de la ciencia proveen a los padres la gran riqueza de desculpabilizarlos de alguna posible influencia en el trastorno de sus hijos (Wing, 1998).

Hay algo fundamental que todo padre y madre deben conocer cuando se adentran en el largo camino de guiar, ayudar y amar a su hijo con autismo. Esto es, saber que no es culpable del padecimiento de su niño. Sí, es responsable de criarlo y educarlo como a cualquiera del resto de sus hijos.

libro-de-familia_2643027

El camino a seguir

En un mar de incertidumbres, acorralados por el tiempo que pasa y la necesidad de brindar un abordaje a sus hijos, los padres se encuentran frente a una multiplicidad de propuestas psicoterapéuticas para los niños.

A lo largo del tiempo, el supuesto tratamiento del autismo ha estado influenciado en gran parte por su posible causa, con lo cual las teorías psicodinámicas resultaron en Argentina una de la primeras propuestas que les llegaban a los padres, horas y más horas de un “juego” que constituiría el único tratamiento. De este modo se continuaba buscando en el discurso de los padres algo que rescatara a estos niños del autismo al que habían sido arrojados. Si bien en los países más avanzados del mundo ya no existe este tipo de abordaje para personas con TGD, sí existe aún en Argentina, pero cada vez con menor influencia.

Con el correr de los años 80 comenzaron a llegar tratamientos de orientación cognitivo-conductual, los cuales han resultado de mayor aprovechamiento para los niños con TEA y a los que más les ha costado ganarse un lugar como propuesta psicoeducativa, precisamente por tener sus raíces en la teoría del conductismo. Sin embargo es desde este paradigma donde se desarrollaron programas de gran amplitud para niños con autismo y se comenzaron a realizar investigaciones acerca de estrategias e instrumentos óptimos para la enseñanza de los niños con TEA (Koegel & Koegel, 1995; Riviere & Martos, 1984).

Pronto, los llamados “grupos terapéuticos” que se alistaron tras la bandera de un supuesto cognitivismo-conductual colonizaron las casas de los individuos con autismo. Un colectivo interminable de terapeutas entraron y salieron a toda hora de los domicilios de los niños, en algunos casos con suerte eran profesionales, en otros sólo estudiantes que practicaban con los niños órdenes como “mirame”, “parate”, “sentate”, “poné con el mismo”, etc.

Los padres no entendían muy bien qué hacían con sus hijos, pero se tranquilizaban al verlos adoptar por lo menos la conducta cultural de sentarse. Estos grupos han dado en su momento la mejor propuesta psicoeducativa que podía darse. Quizá les faltó un importante aspecto que fue la educación a padres y no solamente limitarse a trabajar sólo con el niño, mientras la familia se mantenía en otro ambiente de la casa, al márgen de lo que se estaba haciendo con su hijo.

No debe negarse el aporte positivo que un abordaje domiciliario pudiera darle a un sujeto con autismo. Aunque contemple aspectos y necesidades integrales de los primeros años del niño y cuyo plan haya sido basado en un perfil psicoeducativo apropiado e individual, sin embargo podríamos plantearnos: ¿No es la escuela el ámbito más propicio para el crecimiento y aprendizaje de un niño?

Es importante destacar que cuando un sujeto de 2 a 5 años con trastorno de espectro autista es puesto en contacto con programas educativos especialmente diseñados para su necesidad, es necesario que éstos incluyan:

  • Ambientes altamente motivadores.
  • Sistemas alternativos y aumentativos de comunicación.
  • Softwares precisos.
  • Refuerzos específicos.
  • Monitoreo constante de progreso.
  • Docentes capacitados en los principios del análisis del comportamiento positivo.
  • Talleres para padres y hermanos con el objetivo de la  psicoeducación familiar.
  • Espacio áulico grupal que permita el despliegue, desarrollo y crecimiento de un niño más que de un trastorno.

Entonces es allí donde impedimos que un sujeto se desbarranque y  se pierda en el lenguaje, en la estereotipia o en la desorganización propias del trastorno autista.

Nuestra propuesta elige implementar todo el esfuerzo necesario a los fines de constituirse en una excelente experiencia educativa válida para la enorme cantidad de niños con TGD, sabiendo que necesitan un espacio educativo que los sostenga y los habilite lo máximo posible para integrarse a la sociedad actual. Un espacio que brinde a los niños una educación especializada para sus necesidades individuales.

Se debe plantear la educación como algo convencional a través de proyectos de inclusión escolar, o especial dependiendo de la individualidad de cada uno de nuestros estudiantes, como la incorporación de nuestros alumnos al estatuto cultural al que pertenecemos. Entendiendo que es aquello lo que nos hace plenamente humanos y nos inscribe en el espacio social.

Para el logro de este objetivo tomamos los lineamientos curriculares, entendiendo que en ellos se encuentra en gran parte la herencia educativa universal que todo individuo debe incorporar. Nuestro currículo es plasmado en lo que hemos dado en llamar DEI -Documento Educativo Individual-, donde contemplamos todas las habilidades necesarias que un individuo en el momento cronológico de su vida requiere para ser capaz de desarrollarse plena y funcionalmente. Para la construcción del mismo cada estudiante es evaluado a principio de año con instrumentos y técnicas precisas, que nos posibilitan determinar las necesidades educativas de cada individuo, el grupo de pares al cual se incorporará y el ciclo educativo al cual ingresará.

Todo Documento Educativo Individual (DEI) busca objetivos claves como la motivación, la enseñanza en la comunicación, aprendizajes sociales, académicos y compensar los desfases conductuales que perturban la inserción social del estudiante. Para llevar a cabo el cumplimiento de estas metas los estudiantes están a cargo de un docente y un asistente que realizan las actividades áulicas en un ambiente amigable, estructurado y altamente motivador con amplias claves visuales (comunicadores-agendas-relojes) que les permiten anticipar la jornada académica (Carr & McConnachie, 1996). Los docentes y asistentes están debidamente preparados en técnicas cognitivo-conductuales para el mejor aprendizaje de los niños, contando asimismo con las tecnologías educativas más apropiadas para el logro de las mencionadas metas individuales y grupales de los educandos.

De este modo, el objetivo en el trabajo con personas con TEA consiste en su educación, y para ello necesitamos contar con la inigualable colaboración de los miembros de la familia que rodea y sostiene al estudiante, sin cuyo apoyo y saber sobre el niño nos perderíamos en este largo camino que hemos iniciado.

 

Fuente:

Licenciado Alberto Vivas Pe-ralta. Psicólogo, Psicopedagogo, Docente de Educación Especial, Maestrado en Educación (USAL). Director de la Escuela Especial para Personas con Trastornos de Espectro Autista “San Martín de Porres”, DIPREGEP 5898. Argentina.

Referencias bibliográficas:

– Carr, E. & McConnachie, G. (1996), Intervención comunicativa sobre problemas de comportamiento. Madrid: Alianza Psicología.

– Fuentes, J. & Aizpurua, I. (1992), Autismo y necesidades educativas especiales. País Vasco.

– Koegel, R. & Koegel L. (1995), Enseñando a niños con autismo. Baltimore: Paul H. Brookes.

– Rivière, A. & Martos, J. (1997), El tratamiento del autismo. Nuevas perspectivas. Madrid: Instituto de Migraciones y Servicios Sociales y Asociaciones de padres de niños con autismo.

– Wing, L. (1998), El autismo en niños y adultos. Una guía para la familia. Barcelona: Paidós.

La Equinoterapia en los niños

El efecto terapéutico que ejerce la zooterapia para complementar el tratamiento de muchas patologías cada vez es más grande. La Equinoterapia es una de las disciplinas más complejas, brinda estimulación en diversas áreas, mejorando entre otras cosas las habilidades sociales.
Durante el transcurso de los años y a través de la biología celular se había alcanzado tal grado de sofisticación que las observaciones se habían multiplicado en todas las especies, observándose en el adulto la génesis de muchas neuronas, aunque solo en algunas zonas del cerebro parecían tener esa capacidad.

Abriendo una perspectiva en el campo de las aplicaciones terapéuticas: ¿sería posible engendrar neuronas a voluntad en caso de necesidad natural? Habría que descifrar las etapas de esta neurogénesis natural. En el tejido nervioso del embrión, ya hace tiempo se había identificado el papel de las células generadoras, las llamadas células madres.

Aún es un misterio. Igualmente sorprendente es este reciente resultado: células madre tomadas del cerebro del embrión de ratón son capaces de producir ¡células sanguíneas!. Si bien los trasplantes de células nerviosas, tomadas de embriones humanos, están en fase de ensayo clínico, las potencialidades de las células madre vuelven a alcanzar con fuerza los debates éticos.

Todos los procesos de aprendizaje se organizan en el marco de un cerebro anatómicamente estable y la muerte de neuronas a consecuencia de una lesión provoca déficit permanente. En las células de mamíferos estudiadas ciertos tipos de neuronas continúan produciéndose durante toda la vida. La existencia de esta neurogénesis podría modificar las teorías del funcionamiento cerebral.

La utilización de los caballos, como agentes terapéuticos es una opción ampliamente desarrollada desde hace años y en continua expansión en la actualidad. Ofrece un conjunto de técnicas alternativas y complementarias rehabilitadoras complejas, fundamentalmente del aparato locomotor.

Podemos decir también que es un método terapéutico,  ya que utiliza el caballo dentro de un abordaje interdisciplinario en el área de salud, educación y deporte, mejorando el desarrollo biosicosocial de los pacientes. Las técnicas de la equinoterapia son siempre triangulares, en un esquema de actuación en el que se interrelacionan el paciente, el caballo y el terapeuta.

La equinoterapia está basada en la neuroplasticidad, utilizando al caballo como instrumento

Dentro de esta terapia se observa, coordinación – sincronía motora, metría: medida, ejecución voluntaria alternativo y rápido de movimientos sucesivos y sus antagónicos, sinergía : tono – atención. sensibilidad profunda: dolor propiocepción (sensaciones corporales), presión, vibraciones espaciales, estereognosia, percepción en el espacio.

El caballo, como todo animal herbívoro, no posee agresividad, ya que tiene pulsaciones que oscilan entre 30 a 40 latidos por minuto, transmitiendo al jinete: relajación, tranquilidad y armonía. Desde la Psicología genera sensaciones placenteras, aumento de la concentración, de la autoestima y emociones, a través de la relación con el entorno físico y social.

Los objetivos que se pueden trabajar en las Terapias Ecuestres son muchos. Una de las Áreas más importantes, pero no la única, es el área cognitiva y psicológica debido a que  mejora la autoestima, el  autocontrol de las emociones, potencia el sentimiento de normalidad, mejorar la autoconfianza, la capacidad de atención y estimula la memoria.

Fuente:

CÓMO INFLUYEN LAS EMOCIONES EN EL APRENDIZAJE

La Neuroeducación es una nueva disciplina en la que confluyen los conocimientos generados por la neurociencia, la educación y la psicología que nos pueden aportar información significativa sobre el proceso de enseñanza y aprendizaje.

La neuroeducación aprovecha los conocimientos sobre cómo funciona el cerebro integrado con la psicología, la sociología y la medicina, en un intento de mejorar y potenciar tanto los procesos de aprendizaje de los estudiantes, como los de enseñanza por parte de los profesores.

La Neuroeducación se basa en el principio de que la emoción y la cognición son procesos que van unidos y que se interrelacionan entre sí para dar como resultado final la conducta del sujeto.

Cuando un sujeto se encuentra en un entorno, toda la información es sensorial, y es procesada por el sistema límbico o cerebro emocional, antes de ser procesada por la corteza cerebral en sus áreas de asociación y frontal (procesos mentales, cognitivos, estratégicos). Esto hace que los pensamientos y las funciones cognitivas e intelectuales (ideas, pensamientos, atención, memoria, planificación, dirección de la conducta) estén “contaminadas” por las emociones (recuerdos, miedos, deseos, intereses).

De modo que el procesamiento cognitivo, por el que se crea el pensamiento  se realiza con esos elementos básicos (los abstractos) que poseen un significado, de placer o dolor, de bueno o de malo, de atracción o rechazo. De ahí lo intrínseco de la emoción en todo proceso racional, lo que implica aprender.

Esto define la condición de los humanos, como seres emocionales primordialmente y en un segundo término seres racionales.

Las actuaciones que entendemos como racionales o planificadas dependen de la contaminación emocional del sujeto (vivencias anteriores, situaciones traumáticas o placenteras, satisfacción personal o angustia) y del entorno socio-emocional donde se desenvuelve el sujeto, es decir, la respuesta emocional. Todo esto determina nuestros procesos cognitivos y de aprendizaje.5_maneras_de_aumentar_tu_inteligencia_emocional_Aprendizaje significativo

En el proceso de aprendizaje de un sujeto, lo que abre la puerta a aprender es la emoción. Esta despierta en las personas, la curiosidad, el interés y por tanto el foco de la atención.

La atención nace de algo que puede significar recompensa (placer) o castigo (peligro) y que por tanto tiene que ver, lo digo una vez más, con la supervivencia del individuo.

Atendemos a aquello que nos interesa porque nos proporciona una recompensa positiva o porque nos evita una recompensa negativa. Aquello que no resulta significativo para nosotros, no suscita nuestra atención.

Las recompensas positivas en el caso de los niños dependen por supuesto de la edad y el contexto, lo que es significativo y atractivo para un niño de preescolar, no lo es para uno de primaria o secundaria. Esto implica que la significación del aprendizaje varía en función de la persona que tenemos delante por aprender o por enseñar. Esto hace del proceso del aprendizaje algo personal e intrínseco a la emoción y características del sujeto.

Los niños y adolescentes atienden, aprenden y memorizan más y mejor aquellas cosas que les han resultado interesantes, que les ha llevado a recordar cosas personales, donde se han sentido identificados, que les ha suscitado un emoción positiva o negativa, es decir, aquellos aprendizajes obtenidos o vividos desde su propia experiencia.

Las emociones guían el proceso de aprendizaje, la intuición sobre una respuesta o la afinidad por un tema están orientados por las emociones, por eso, es fundamental que  docentes y padres logren cautivar las emociones a favor del proceso de aprendizaje. El docente puede generar experiencias que le permitan al alumno desear aprender (o puede bloquear al alumno). Es clave manejar el ambiente socio-emocional en la sala de clase y generar emociones que favorezcan el aprendizaje a partir de discusiones de grupo, proyectos, preguntas abiertas, solución de problemas con respuestas múltiples, etc.

De-la-formacion-al-aprendizaje-a-traves-de-las-emociones-770x320

No hay aprendizaje sin emoción

Todo aprendizaje implica una experiencia afectiva porque los centros nerviosos y los neurotransmisores que regulan la motivación y la emoción están involucrados en los procesos de aprendizaje. Es más, los pacientes con lesiones de los lóbulos frontales, con incapacidad para conectarse emocionalmente con el medio externo no aprenden a tomar decisiones correctas en la pruebas de azar.

  • La influencia emocional en el proceso de aprendizaje es consciente o inconsciente

Muchas veces el alumno nota las emociones que siente antes de tomar una elección, pero la mayoría de las veces no está al tanto de los mensajes emocionales que le llevan a dar una respuesta. Son muy importantes los mensajes no verbales que da el docente en la sala de clase porque aquello genera inconscientemente una respuesta emocional en el alumno. No sólo son importantes los mensajes verbales sino también los no verbales: gestos, afirmaciones con la cabeza, guiños, miradas, etc. El alumno puede aprender a reconocer sus respuestas emocionales y con eso aprender a tomar decisiones, por ejemplo: puede recordar lo mal que se sintió al elegir una respuesta equivocada, así, al recordar la emoción, se inclinará a no elegir esa respuesta de nuevo.

  • El aprendizaje emocional moldea la toma de decisiones futuras

La experiencia va ayudando al niño a seleccionar las respuestas que va a utilizar. El cerebro emocional nos ayuda a anticiparnos a las respuestas. Por ejemplo las estrategias de enseñanza que seleccione el docente van a influir en la toma de decisiones futuras y ¡en la expectativa de éxito que tenga el alumno de sí mismo.

  • Las emociones ayudan al aprendizaje

Si son emociones asociadas a la tarea en cuestión y en intensidad adecuada. Es decir, estar nervioso en la clase de matemática porque hay un paseo al museo en la hora siguiente ¡no funciona!. El docente debe generar un grado de sintonía emocional acorde al tema de estudio. Es clave que regule la intensidad de la emoción para así no bloquear el aprendizaje.

 

Fuentes:

Goleman, D. (1998). La práctica de la inteligencia Emocional. Editorial Kairos. Barcelona.

Maturana, H. (1991). Emociones y Lenguaje en Educación y Política. Santiago: Dolmen Ediciones.

Turner, L y Céspedes B. (2004). Pedagogía de la Ternura. Editorial Pueblo y Educación. Habana- Cuba.

El rol de los padres en las tareas escolares de sus hijos

Cuando hablamos de cualquier tipo de apoyo o acompañamiento, es importante que el niño sepa que sus padres y docentes esperan de él su máximo rendimiento. En esta etapa de su vida, los estudios son su trabajo principal y por eso se le exige el interés que le permita llevarlo a cabo. En muchas ocasiones, los padres esperan de sus hijos que realicen todas aquellas aspiraciones que ellos no han logrado, pero éstas resultan exigencias inviables que sólo pueden desembocar en conflictos familiares. A la vez que sabe lo que se espera de él, resulta beneficioso que el niño vea interés y participación por parte de sus padres en sus tareas escolares. La ayuda de los padres y el compartir un tiempo dedicado a las tareas establece un lazo de unión y comunicación entre ellos que estimula al niño a seguir avanzando y estudiando.

Comprensión y apoyo

La tarea de educar es laboriosa y difícil de llevar a cabo. Profesionales de la educación, psicólogos y padres de familia se plantean una y otra vez si realizan correcta y equitativamente esta función, cargada plenamente de responsabilidad. Nadie tiene una metodología exacta de cómo debe realizarse, pero lo que sí está claro es que, dependiendo de las respuestas y actitudes cotidianas que adopten los adultos que rodean al niño, éste desarrollará una determinada forma de actuación y creará su propio código de comportamiento. Por eso, hay que mostrarse siempre comunicativo y abierto a dialogar con el niño, mantener actuaciones coherentes, racionales, y ser comprensivo y razonable ante las demandas y exigencias que se proponen a los hijos.

Premios y Castigos

En muchas familias se tiene la mala costumbre de utilizar los castigos y los premios como incentivo para mejorar los estudios de sus hijos. La mayoría de las veces esto no mejora la situación y los niños que se superan simplemente para conseguir un premio y no un buen rendimiento se convierten en interesados y egoístas, obteniendo buenos resultados sólo si su esfuerzo tiene una recompensa. De este modo, el niño olvida que los estudios son su única responsabilidad y que tiene obligaciones respecto a ellos. Lo importante es que el niño entienda que sus padres y sus profesores conocen sus esfuerzos y que no sólo se tiene en cuenta la evaluación final, sino que se valora todo el trabajo y el esfuerzo realizados a lo largo del curso escolar. Se debe explicar al niño que realizar las tareas escolares en casa no supone un castigo, sino una responsabilidad ineludible ante un trabajo que sólo puede realizar él y del cual él es el responsable. Acostumbrar al niño a premios y a castigos no es la solución más adecuada para estimular su rendimiento escolar.

86505528

Consejos

  • Actualice en forma permanente sus conocimientos, en las áreas que sean necesarias para sus hijos.
  • Aprenda y enseñe a discriminar la información obtenida en la red, para orientarlos de la mejor manera.
  • Apóyese en otros  integrantes de la familia como hijos mayores, primos o abuelos.
  • Busque informarse con los profesores de sus hijos de sus procesos, fortalezas y debilidades.
  • Aproveche todas las instancias de apoyo y capacitación que entreguen los colegios.

El iPad como recurso para abordar NEE

Esta herramienta tecnológica es de gran utilidad, ya que nos permite respetar el ritmo y las capacidades de muchos niños y jóvenes, beneficiando sus procesos de aprendizaje y adecuando los contenidos a sus diferentes maneras de aprender más aun cuando  nos encontramos frente al abordaje de necesidades educativas especiales (NEE).

Muchos jóvenes necesitan recursos tecnológicos más accesibles para dar respuesta a sus necesidades educativas específicas ya que encuentran en otros dispositivos grandes dificultades de manipulación de la herramienta, de comprensión de las tareas a realizar y del funcionamiento del propio recurso.

conductas21

  • Las tablets tienen características que hacen que resulte una herramienta muy útil para los niños con NEE.
  • Son sencillas de utilizar ya que se trabaja con los dedos, eliminando así periféricos que podrían ser causa de problemas. Por otro lado, la gestión del entorno es muy sencilla, no se necesita formación ni conocimientos previos, es decir, cualquier persona, independientemente de su edad o su capacidad intelectual, puede disfrutar de la herramienta.
  • Todos los periféricos están integrados en la tablet (altavoz, grabadora de sonido y video, cámara de fotos, webcam…), de este modo siempre están disponibles y las apps que los utilizan los integran en sus menús, facilitando así su uso.
  • Cuenta con unas opciones de accesibilidad específicas para personas con dificultades de visión, de audición, de aprendizaje y de interacción que permiten modificar la apariencia de la pantalla (texto más grande, zoom, invertir colores, modificar el audio, control por botones específicos, bloqueo del botón principal, etc) y personalizarla a la medida del usuario.
  • Existen aplicaciones diseñadas para trabajar diferentes tipos de contenidos: curriculares, terapéuticos y herramientas para el trabajo de aspectos concretos de trastornos específicos. El uso de estas apps permite trabajar en una dirección común a terapeutas, profesores y familia, introduciendo, reforzando o trabajando con apps comunes y de la misma forma.
  • Son portátiles por lo que el usuario puede llevarlos consigo a cualquier lugar. Esta portabilidad nos permite utilizar la tablet en espacios diferentes dentro de la escuela como el patio o diferentes aulas.
  • Favorecen la inclusión escolar y social de los niños con NEE ya que les ofrecen estrategias para entender mejor su entorno, las diferentes situaciones escolares (comedor, festivales, recreo, etc), comunicarse mejor e interactuar con otros niños. Se puede trabajar ofreciendo comunicadores dinámicos, en el caso de los niños sin lenguaje oral, con el trabajo de reconocimiento de emociones y con el trabajo de situaciones sociales concretas con la ayuda de apps de juego simbólico o de creación de historias sociales para los niños con Trastorno del Espectro Autista (TEA) o, simplemente, con herramientas de gestión del tiempo y de control del estrés.
  • Mejoran la atención, la concentración y el interés debido a que constituyen una herramienta motivadora captando la atención de los niños desde el primer momento y les permite trabajar de forma lúdica contenidos que de otra forma les resultarían más complicados. Es un recurso visual, lo que favorece la comprensión por parte del niño, acercándole los contenidos y haciendo que los aprendan de una forma más adecuada a sus necesidades permitiéndoles trabajar a su ritmo. incrementa el interés en la actividad y en la adquisición de aprendizajes en general.

maxresdefault

Antes de comenzar a trabajar con tablets hay algunas consideraciones previas a tener en cuenta:

  • Proteger la tablet con una funda lo más resistente posible.
  • Contratar un seguro por si ocurre algún accidente y hubiera que repararlo.
  • Los niños deben asociar las tablets a trabajar, de forma lúdica pero realizando actividades ya que de lo contrario no podremos aprovechar las posibilidades educativas.
  • Las tablets son un medio, nunca un fin educativo, porque facilita que los niños consigan los objetivos pedagógicos. Primero se planifican las sesiones a nivel de contenidos y luego se busca un recurso app que nos ayude a trabajarlo de forma más accesible, con ayudas visuales o auditivas.
  • En las primeras sesiones con los niños se realizarán actividades destinadas a dominar los gestos necesarios para trabajar con la tablet (arrastrar, pulsar, abrir i cerrar las apps, hacer fotos, etc) y un trabajo de hábitos como por ejemplo sentarse correctamente, respetar los tiempos de espera, escuchar las indicaciones de la profesora, respetar los turnos de juego si trabajan en parejas o grupos, etc.
  • Estas actividades han de ser muy motivadoras para captar la atención del alumno y motivarlo a trabajar.


Los dispositivos móviles nos ofrecen una posibilidad real, útil y efectiva para mejorar la inclusión escolar y social de los niños con NEE. Nuestra experiencia nos está demostrando que, con el uso de tablets, podemos adaptar los contenidos haciéndolos más accesibles y mejorar su comunicación con el entorno. Éstos son recursos y estrategias que facilitan su inclusión escolar y social, mejoran su autoestima, incrementan su autonomía y ofrecen herramientas para desarrollar una mejor calidad de vida.

 Debemos intentar ofrecer la mejor oportunidad educativa a nuestros niños, creando las condiciones para facilitar y potenciar al máximo sus capacidades y sus habilidades. Para ello, resulta imprescindible formar y apoyar a los profesionales que día a día llevan a cabo esta transformación.

Libro: 90 ejercicios para repasar ortografía y gramática

Les compartimos el libro 90 ejercicios para repasar ortografía y gramática, Vacaciones Santillana 1 Primaria, Editorial Santillana (2006), un fabuloso libro dedicado a la materia de Lengua para el primer grado de primaria.

Este libro contiene actividades para escribir mejor y conocer las letras, las sílabas, las palabras y las oraciones.

Está desarrollado pensando en los niños, ya que trae divertidas actividades e ilustraciones que permitirán al niño realizar su tarea de manera entretenida y educativa.

90-ejercicios-para-repasar-ortografía-y-gramática

DESCARGA AQUI