Síndrome de Asperger y diferencias con el Autismo

SÍNDROME DE ASPERGER, ¿QUÉ ES?

Es un trastorno del desarrollo cerebral muy frecuente (de 3 a 7 por cada 1.000 niños de 7 a 16 años),
que tiene mayor incidencia en niños que niñas.
Aparece como diagnóstico en el DSM IV Diagnostic and Statistical Manual(Manual Estadístico de Diagnóstico de Trastornos Mentales en su cuarta edición en 1994 de la Asociación Psiquiátrica Americana. Y ya en el DSM V manifiesta que los pacientes con un diagnóstico bien establecido según el DSM-IV de trastorno autista, enfermedad de Asperger o trastorno generalizado del desarrollo no especificado de otro modo, se les aplicará el diagnóstico de Trastorno del Espectro del Autismo.

asper

Es decir, que hoy en día un paciente diagnosticado con Síndrome de Asperger, ya no se diagnosticaría como tal sino estaría dentro del Trastorno del Espectro del Autismo.

La persona que lo presenta tiene un aspecto normal, capacidad normal de inteligencia, frecuentemente, habilidades especiales en áreas restringidas, pero tiene problemas para relacionarse con los demás y en ocasiones presentan comportamientos inadecuados.
La persona Asperger presenta un pensar distinto. Su pensar es lógico, concreto e hiperrealista. Su discapacidad no es evidente, sólo se manifiesta al nivel de comportamientos sociales inadecuados proporcionándoles a ellos y sus familiares problemas.

 

CARACTERÍSTICAS DEL SÍNDROME DE ASPERGER:

HABILIDADES SOCIALES EMOCIONALES:

2

.Se relaciona mejor con adultos que con los niños de su misma edad.
.No disfruta normalmente del contacto social.
.Tiene problemas al jugar con otros niños.
.Quiere imponer sus propias reglas al jugar con sus pares.
.No entiende las reglas implícitas del juego.
.Quiere ganar siempre cuando juega.
.Le cuesta salir de casa.
.Prefiere jugar sólo.
.El colegio es una fuente de conflictos con los compañeros.
.No le gusta ir al colegio.
.No se interesa por practicar deportes en equipo.
.Es fácil objeto de burla y/o abusos por parte de sus compañeros, que suelen negar a incluirlo en sus equipos.
.Dificultad para participar en deportes competitivos.
.Cuando quiere algo, lo quiere inmediatamente.
.Tiene dificultad para entender las intenciones de los demás.
.No se interesa por la última moda de juguetes, cromos, series TV o ropa.
.Tiene poca tolerancia a la frustración.
.Le cuesta identificar sus sentimientos y tiene reacciones emocionales desproporcionadas.
.Llora fácilmente por pequeños motivos.
.Cuando disfruta suele excitarse: saltar, gritar y hacer palmas.
.Tiene más rabietas de lo normal para su edad cuando no consigue algo.
.Falta de empatía: entender intuitivamente los sentimientos de otra persona.
.Puede realizar comentarios ofensivos para otras personas sin darse cuenta, por ejemplo: “que gordo”.
.No entiende los niveles apropiados de expresión emocional según las diferentes personas y situaciones.
.No tiene malas intenciones en sus actos.Es muy sincero.
.Es inocente socialmente, no sabe como actuar en una situación. A veces su conducta es inapropiada y puede parecer desafiante.

HABILIDADES DE COMUNICACIÓN:

.No suele mirar a los ojos cuando habla, le cuesta sostener la mirada a una persona.
.Interpreta literalmente frases como: “malas pulgas”.
.Se cree aquello que se le dice aunque sea disparatado. Asociado una pensamiento concreto.
.No entiende las ironías (A ti no te gustan los helados), los dobles sentidos, ni los sarcasmos.
.Habla en un tono alto y peculiar: como si fuera extranjero, cantarín o monótono como un robot.
.Posee un lenguaje pedante, hiperformal o hipercorrecto, con un extenso vocabulario.
.Inventa palabras o expresiones idiosincrásicas.
.En ocasiones parece estar ausente (como en la luna), absorto en sus pensamientos.
.Algunas veces habla mucho, otras veces no.
.Se interesa poco por lo que dicen los demás.
.Le cuesta entender una conversación larga.
.Cambia de tema cuando está confuso.

HABILIDADES DE COMPRENSIÓN:

1

.Le cuesta trabajo entender el enunciado de un problema con varias frases y necesita que le ayuden explicándoselo por partes.
.Tiene dificultad en entender una pregunta compleja y tarda en responder.
.A menudo no comprende la razón por la que se le riñe, se le critica o se le castiga.
.Tiene una memoria excepcional para recordar datos, por ejemplo: fechas de cumpleaños, hechos y eventos.
.Aprendió a leer solo o con escasa ayuda a una edad temprana.
.Su juego simbólico es escaso (juega poco con muñecos)
.En general demuestra escasa imaginación y creatividad.
.Es original al enfocar un problema o al darle una solución.
.Tiene un sentido del humor peculiar.
.Le es difícil entender cómo debe portarse en una situación social determinada.
.Presentan problemas de atención.

INTERESES ESPECÍFICOS:

.Está fascinado por algún tema en particular y selecciona con avidez información o estadísticas sobre ese interés. Por ejemplo, los números, vehículos, mapas, clasificaciones o calendarios.
.Ocupa la mayor parte de su tiempo libre en pensar, hablar o escribir sobre su tema de interés.
.Suele hablar de los temas que son de su interés sin darse cuenta si el otro se aburre.
.Repite compulsivamente ciertas acciones o pensamientos. Eso le da seguridad.
.Le gusta la rutina. No tolera bien los cambios imprevistos (rechaza un salida inesperada).
.Tiene rituales elaborados que deben ser cumplidos. Por ejemplo, alinear los juguetes antes de irse a la cama. Denota rigidez cognitiva, con dificultades para flexibilizar su pensamiento.

3

HABILIDADES DE MOVIMIENTO:

.Poseen problemas de motricidad fina, se refleja en la escritura.
.Posee una pobre coordinación motriz.
.No tiene destreza para atrapar una pelota.
.Tiene el niño un ritmo extraño al correr.
.Tiene problemas para vestirse.
.Le cuesta abrocharse los botones y cordones de los zapatos.
.Dificultades en actividades de educación física.

LAS DIFERENCIAS PRINCIPALES ENTRE EL TRASTORNO DE ASPERGER Y EL TRASTORNO AUTISTA CLÁSICO DE KANNER

El autismo fue descrito por vez primera por el psiquiátra Leo Kanner en 1943. Desde ese entonces se han hecho numerosos aportes desde la pediatría y la neuropsicología infantil, y han aparecido numerosos autores que han descrito casos de autismo que difieren del autismo descrito por Kanner, aunque se asemejan, por lo que ahora se prefiere no hablar de “autismo” sino de “Espectro Autista”, un universo sindromático que incluye, entre otros tipos de la enfermedad, al “autismo clásico” o “Autismo tipo Kanner”.

Kanner emplea el término para indicar la incapacidad de estos sujetos para establecer relaciones, basándose en el antecedente de Bleuler, quien definió a principios del siglo XX al autismo como “la retirada activa al terreno de la fantasía” que se evidencia en el paciente esquizofrénico, o sea, “la retirada de relaciones” que es un signo clínico cardinal en la esquizofrenia.

El trastorno de Asperger parece tener un inicio algo posterior al del trastorno autista, o por lo menos es reconocido un tiempo después o más tardío a diferencia del Autismo.

4

Se pueden evidenciar dos diferencias significativas entre Autismo y Síndrome de Asperger:

1.- Los niños y adultos con Síndrome de Asperger no presentan deficiencias estructurales en su lenguaje, tienen limitaciones pragmáticas como instrumento de comunicaciones, prosodias en su melodía (o falta de ella ). Las personas con Autismo tienen dificultades en los procesos del Lenguaje

2.- Los niños y adultos con Síndrome de Asperger tienen capacidades normales de inteligencia y frecuentemente competencias o habilidades extraordinarias en campos restringidos sobre un cierto tema de su interés.

ALGUNAS DIFERENCIAS ENTRE EL SÍNDROME ASPERGER Y EL AUTISMO DE ALTO FUNCIONAMIENTO.

 autismo-vs-asperger

El diagnóstico es más tardío en el Síndrome de Asperger. Y el pronóstico en general es mas positivo.
Los déficit a nivel social y de comunicación son menos severos. Las deficiencias en la interacción social pueden ponerse de manifiesto en el contexto de la vida escolar. Previamente no se identifica con claridad.
Los intereses restringidos son más agudos, con temas bien específicos.
En relación al Coeficiente Intelectual Verbal es mayor que el Coeficiente Intelectual Funcional. En el Autismo, el caso es inverso.
Se observa frecuentemente torpeza o rigidez motora.
En la vida adulta, los sujetos con este trastorno pueden experimentar problemas relacionados con la empatía y la modulación de la interacción social. Aparentemente, este trastorno sigue un curso continuo y, en la mayor parte de los casos, se prolonga durante toda la vida.

Bibliografía:

1- De Ajuriaguerra, J. Manual de Psiquiatría Infantil, Editorial Masson, Barcelona, 4a edición, 1973.

2- DSM IV. Manual Estadístico de Diagnóstico de Trastornos Mentales en su cuarta edición en 1994 de la Asociación Psiquiátrica Americana.

3- DSM V Manual Estadístico de Diagnóstico de Trastornos Mentales en su quinta edición de la Asociación Psiquiátrica Americana.

Discapacidad e inteligencia Emocional

Desde hace aproximadamente dos décadas, gana terreno un aspecto de la Inteligencia que no siempre se tiene en cuenta: la Inteligencia Emocional. Aquellos que siguen sus principios sostienen que su potenciación mejora la calidad de vida de aquellas personas que tienen inconvenientes serios para relacionarse con otras y que ello resulta patente en los casos de individuos con diferentes condiciones y discapacidades.
Lo que conocemos como “inteligencia” tiene diversas facetas, al extremo que, en realidad, pese a que todos utilizamos la palabra en múltiples contextos, no existe una definición que logre consenso universal.
Usualmente, sin embargo, tendemos a asociar inteligencia con capacidad intelectual para resolver situaciones de diferente índole y, sobre todo, la emparejamos con rendimiento académico, profesional o distintas habilidades para solucionar problemas novedosos.

La Inteligencia Emocional (IE), no se relaciona con las competencias intelectuales sino con poder reconocer y manejar los sentimientos propios y los ajenos.

Algunos fundamentos de la Inteligencia Emocional

Si bien existieron formulaciones previas como la de Howard Gardner, quien ya por 1983 brindaba un concepto que ampliaba el que se tenía sobre la inteligencia, el de las “inteligencias múltiples”, que abarcaba mucho más que las habilidades intelectuales, Peter Sallovey, psicólogo social, actualmente presidente de la Universidad de Yale, junto con John D. Maier, psicólogo catedrático en la Universidad de New Hampshire, postularon por primera vez la Inteligencia Emocional en un artículo que publicaran en 1990.
Pero es Daniel Goleman, psicólogo norteamericano, quien, a partir de su best-seller “Inteligencia emocional” (1996) populariza el término.
Reconocer emociones y sentimientos es el elemento básico que nos permite relacionarnos con los demás y con nosotros mismos.
Poder leer nuestros estados de ánimo y el de los demás implica, a su vez, actuar en consecuencia. Para ello no es suficiente con aprehenderlos, sino que también es necesario manejarlos, para poder desenvolvernos correctamente ante las circunstancias que se presenten.
La Inteligencia Emocional, también se forma con los pensamientos, las conductas, la autoaceptación, la solución de situaciones y las relaciones interpersonales.
Es imprescindible reconocer nuestros propios sentimientos y emociones como paso previo a saber lidiar con ellos, así como poder interpretar los de quienes nos rodean.
Una vez logrado esto, el paso siguiente es lograr manejarlos en forma adecuada. Esto permite que las personas podamos desarrollar las conductas adecuadas para evitar desbordes propios y actuar en consecuencia ante las manifestaciones de los otros.
A su vez, si no logramos autoaceptarnos, conocer nuestras fortalezas y debilidades, difícilmente podamos relacionarnos adecuadamente. Ello no implica complacencia, sino conocernos y adoptar estrategias que nos permitan equilibrarnos. Como consecuencia, si estamos centrados, podremos solucionar los problemas, las situaciones nuevas que se nos presenten sin que ello derive en un desequilibrio.
Y el corolario de todo esto es que de esta manera se puede establecer relaciones interpersonales de mayor calidad, logrando autocontrol y empatía hacia los demás.

Discapacidad

Lo que se propone desde las corrientes que siguen los postulados de la IE es que, aunque es deseable que se estimulen las competencias académicas, no se deje de lado esa otra forma de inteligencia, dado que ello mejora la calidad de vida de las personas.
Por eso Gardner explica que “la inteligencia es un potencial biopsicosocial que se manifiesta en la capacidad de resolver problemas o elaborar productos que sean valiosos a una o más culturas” y definía otras seis áreas de inteligencia, además de las relacionadas con el lenguaje y el pensamiento matemático: la musical, la espacial, la corporal cinestésica, la intrapersonal, la interpersonal y la naturalista.
A su vez, Salovey y Mayer explican que la IE es “la habilidad para manejar los sentimientos y emociones propios y de los demás, de discriminar entre ellos y utilizar esta información para guiar el pensamiento y la acción...”.
Uno de los problemas fundamentales respecto de la comunicación con los demás que afrontan las personas con discapacidad es que suelen poseer una autoestima baja, en parte por reconocer sus dificultades, pero también en parte por lo que le vuelve del medio en el que se desenvuelven.
Mediante la IE se busca que cada persona reconozca sus emociones y que logre etiquetarlas, ponerles un nombre, reconocer sus intensidades, manejar la magnitud de sus manifestaciones y buscar la manera adecuada de exteriorizarlas.
También se trabajan los pensamientos y las conductas, los que, junto con las emociones, forman un continuo interrelacionado, para que se comprenda que las formas negativas de expresarlos traen consecuencias del mismo orden, mientras que las positivas logran mejores resultados.

Otro aspecto importante que busca desarrollarse es la actitud frente a los problemas. Saber que existe una multitud de situaciones que requieren respuestas de diversa clase ayuda a estar preparados para afrontar acontecimientos nuevos y que existen alternativas para resolverlos, además de tomar conciencia de que, al mismo tiempo, hay otros que no tienen solución.
En ese sentido, también es importante que puedan simbolizar y verbalizar lo que les sucede, puesto que ello permite una vía alternativa de expresión a las explosiones emocionales o su represión.
A partir de poder identificar las emociones y los sentimientos personales se puede hacer lo propio respecto de los demás a través de la empatía. Esto es, basándose en la experiencia propia, se reconocen los de los interlocutores y es posible actuar en consecuencia, poniéndose en el lugar del otro.
Resulta obvio destacar que, según el tipo de discapacidad y del grado de expresión de ella en cada persona, será distinta la forma de encarar la educación emocional y el tiempo que requerirá su implementación y las estrategias a utilizar.
En general, las personas con Síndrome de Down, por ejemplo, tienen una mayor tendencia a la sociabilidad y, por lo tanto, los métodos a utilizar para que logren un manejo adecuado de los componentes de la IE suelen recibirse mucho más fácilmente que en aquellos casos de individuos diagnosticados con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad u otros.
Un aspecto importante a reconocer es aquel referido al lenguaje emocional, en este sentido, además de brindar elementos para poder asumir los signos propios, es necesario trabajar para que puedan reconocerse las manifestaciones de estados de ánimo en los otros.
Las señales de los estados de ánimo en las personas se muestran principalmente a través de expresiones faciales, tonos de voz, posturas y demás formas de comunicación verbales y no verbales.
Poder correlacionar estos elementos externos con los propios es uno de los objetivos a lograr, dado que, si bien las formas de expresarlos varían de persona a persona, sin embargo se reconocen patrones de lenguaje corporal con cierto grado de universalidad, por los cuales se puede tener una idea aproximadamente certera de lo que le sucede a aquel con quien se interactúa.

Cómo poner en práctica la Inteligencia Emocional

Las estrategias para trabajar la Inteligencia Emocional, recurren a conceptos tales como autoconocimiento, autonomía, autoestima, comunicación, habilidades sociales, escucha, solución de conflictos, pensamiento positivo, entre otros.
Lo que se busca es que las personas con discapacidad con dificultades emocionales puedan resolverlos en la medida de sus posibilidades, que aprendan a reconocer y a lidiar con sus limitaciones, para que ellas no terminen en frustración y en conductas disruptivas.

Las personas que han implementado los procedimientos relativos a la IE, han logrado una mayor tolerancia a la frustración, mayor participación en los asuntos que los conciernen, disminución de los estados depresivos, mayor aceptación social, mejoras importantes en su vida de relación, una visión más positiva de la vida entre otros.

Es importante que se estimulen las habilidades de los individuos y que se les brinden apoyos y ayudas en aquellas áreas en las que muestren deficiencias, sobre todo encarando la tarea con un enfoque positivo, resaltando los logros y no apuntando a los errores.

Nuestros modelos de conducta se aprenden,  por lo cual es importante que, sobre todo los padres, estén al tanto de las estrategias necesarias para desarrollar la IE de sus niños, teniendo en cuenta que funcionan como un espejo en el cual se reflejan las conductas que los hijos manifiestan. Son ellos quienes resultan la principal fuente de información y los que deben comprender que los pequeños adquieren múltiples conocimientos (entre ellos, los emocionales) poco a poco y, seguramente, aquellos que tienen problemas en dicha temática requerirán de un mayor esfuerzo y más paciencia.

Asimismo, cuando adquieren el lenguaje, es necesario hablar con ellos, explicarles y ayudarlos a reconocer y nombrar a sus emociones y alentarlos a expresarlas en forma correcta. Es imprescindible recurrir a los reforzamientos positivos, resaltar las virtudes y señalar los errores, pero sin remarcarlos.

El desarrollo de la IE, si bien ha recibido críticas (basarse en propuestas voluntaristas, fundadas en conceptos confusos y simplistas y ser un acopio inconexo de formulaciones de diversas ramas de la Psicología sin fundamento científico, entre otras), aparece como una herramienta a tener en cuenta para mejorar la calidad de la vida de relación de aquellas personas que, con o sin discapacidad, presentan problemas para intercomunicarse con otras y tener una buena autoimagen.

Fuente:

– Ronaldo Pellegrini: http://www.donaarte.org/?p=44
http://autismodiario.org/2015/06/29/educacion-emocional-con-y-sin-tdah/
http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0074036
http://reme.uji.es/articulos/numero22/article6/texto.html
http://www.elcisne.org/noticia/educar-emociones-nintildeos-incluidos-escuela-comun/3580. html
http://www.elcisne.org/noticia/inteligencias-multiples-discapacidad/306.html

 

Alteraciones Cognitivas en la Enfermedad de Parkinson

Los primeros reportes acerca de la Enfermedad de Parkinson (EP) estuvieron encaminados a describir principalmente los desórdenes de movimiento, pero las investigaciones en las últimas décadas han revelado que los trastornos cognoscitivos forman parte de la sintomatología clínica de la EP.

Un postulado importante a tener en cuenta es la EP en relación a la existencia de demencia. Se ha postulado que en pacientes con EP existe una demencia de tipo subcortical que es diferente de la demencia tipo Alzheimer (DSTA) .Este concepto de demencia subcortical se sustenta en la base de que existe una correlación entre los déficits cognoscitivos y la disfunción motora, la cual a su vez se atribuye a la pérdida de células dopaminérgicas en los ganglios basales.

La investigación neuropsicológica ha revelado que existen alteraciones en funciones visoespaciales, especialmente en orientación espacial, y en funciones ejecutivas, principalmente en las que se requiere cambiar de set mental. Se han observado también trastornos de memoria especialmente en evocación . En cuanto al lenguaje, las investigaciones reportan dificultades para generar palabras, como también la existencia de problemas afectivos, los cuales pueden manifestarse en síntomas depresivos.

sintomas

Neuropatología de la Enfermedad de Párkinson

Se ha demostrado que en la EP existe pérdida neuronal y de pigmentación en la sustancia nigra y en otros nucleos subcorticales pigmentados (por ejemplo el locus ceruleus). La severidad de los cambios de la substancia nigra es paralela a la reducción de dopamina en el estriado. Dado que la zona compacta de la sustancia nigra contiene la mayor parte de los cuerpos dopaminérgicos del cerebro, estas observaciones sugieren que la vía dopaminérgica nigroestriatal se encuentra lesionada en la EP.

Neuroanatómicamente, la denervación del estriado afecta la salida de los sistemas estriado-palido-tálamo-cortical (corteza motora) y el sistema nigro (pars reticular) tálamo-cortical (corteza premotora y prefrontal). Se ha propuesto el concepto de circuitos “motor” y “complejo” con respecto a la relación entre ganglios basales y lóbulos frontales.

En la EP, el temblor, la rigidez y la bradiquinesia se deben a la disminución de actividad dopaminérgica en el putamen: “circuito motor”. Se ha especulado que la pérdida de fibras pálido-corticales son importantes en la génesis del temblor y que la rigidez se relaciona con la pérdida de fibras estriado-palidales; todo ello está basado en autopsias realizadas en pacientes con EP en los que predominaban uno u otro de estos síntomas. Los síntomas de aquinesia y los defectos posturales y del equilibrio son síntomas derivados de la degeneración de cuerpos celulares en la substancia nigra.

Diversos factores sugieren que la deficiencia de dopamina contribuye al deterioro intelectual, y los pacientes presentan una sintomatología frontal, inhabilidad para ordenar y mantener programas cognoscitivos (actividades dirigidas hacia una meta) y por la presencia de signos motores de tipo frontal como la inhabilidad para mantener y organizar secuencias de acciones. En la exploración de estímulos visuales se observa segmentación y pérdida de la perspectiva figura-fondo.

Neuropsicología de la Enfermedad de Párkinson

Neuropsicológicamente se han observado dos patrones de deterioro. El primero, es un patrón cortical que se expresa con deterioro intelectual, que incluye pérdida de habilidades en el lenguaje, amnesia, deterioro en sus habilidades visoespaciales, del aprendizaje y del cálculo, también se presenta agnosia y apraxia.

El segundo, es un patrón denominado subcortical que se caracteriza por trastornos en el habla, presentándose disartrias e hipofonía y lentitud para llevar a cabo las funciones mentales. Con respecto a la memoria sufren de olvidos y tienen dificultades para evocar información, existe un mal planeamiento de estrategias siendo difícil resolver problemas. También se observan alteraciones en habilidades visoespaciales y en tareas que requieren de atención.

En cuanto a su estado de ánimo se ha observado falta de motivación, deterioro afectivo y desórdenes emocionales como apatía, depresión y como todos los desórdenes subcorticales presentan problemas extrapiramidales, caracterizados por movimientos involuntarios de tipo coreiformes, distonías, rigidez, temblor.

Se ha reportado que la demencia en los pacientes con EP se caracteriza por: lentificación para iniciar actividades espontáneamente, incapacidad para resolver problemas, deterioro y disminución en la memoria, alteraciones en la percepción visoespacial, en la formación de conceptos, una pobre generación de palabras y una incapacidad para mantener el “set” atencional. Estos trastornos ocurren en la ausencia de afasia, apraxia, agnosia, desorientación, y/o indiferencia que típicamente se observa en la demencia cortical, como por ejemplo en la demencia de tipo Alzheimer.

Demencia Tipo Alzheimer y Demencia por Enfermedad de Párkinson

ALZ

Diversos estudios neurocientíficos han reportado que el perfil neuropsicológico de pacientes con EP es diferente del que presentan los pacientes con DSTA, y sugieren que existe una demencia subcortical que difiere de la demencia cortical. Como por ejemplo,en relación al lenguaje en los pacientes con EP se observan problemas de fluidez, pero no se han encontrado dificultades en la comprensión y en el uso apropiado del lenguaje. En contraste se ha encontrado que los pacientes con DSTA tienen dificultades con el uso y en la comprensión del lenguaje, pero no en la fluidez verbal.

Otros estudios han reportado diferencias entre pacientes con EP con demencia y pacientes con DSTA en tareas de memoria inmediata, memoria remota, habilidades viso-espaciales, apraxia, fluidez, y depresión y secuenciación. Sin embargo, otros estudios han encontrado que existen diferencias muy pequeñas entre los pacientes con EP demenciados y los pacientes con DSTA, por lo que han sugerido que pacientes con EP con demencia no presentan una demencia subcortical única sino que lo que presentan es un subtipo de EP con una coexistente DSTA.

En general estos estudios indican que existe un subgrupo de pacientes de EP con demencia, la cual puede o no coexistir con DSTA concomitante. La única evidencia que existe para poder diferenciar subtipos de EP, es que los pacientes con esta enfermedad que presentan deterioro cognoscitivo global presentan mayor edad, tienen un inicio de síntomas tardíos muestran evidencia tanto de demencia subcortical y atrofia frontal cortical y no responden tan efectivamente a la L-Dopa y al deprenil como los pacientes con EP que no presentan demencia.

Otro método para investigar la patología responsable de los síntomas cognoscitivos de la EP es la utilización de tomografía por emisión de positrones (PET). Estos estudios han revelado que en los pacientes con EP existe una reducción en la formación de dopamina en el putamen, indicando deficiencias en el almacenamiento y formación de dopamina subcortical. Es de gran interés el hecho de que en los pacientes con EP se ha observado una disminución metabólica en corteza frontal, sugiriendo así el involucramiento córtico-frontal en los desórdenes cognoscitivos.

PET

Aunque algunos pacientes con EP presentan cambios drásticos a nivel intelectual, en otros sólo se observa la presencia de una sintomatología cognitiva específica que incluye: sintomatología de tipo frontal, fallas en la memoria,en el procesamiento visoespacial, en el lenguaje y en el habla y depresión.

Funciones Viso-Espaciales

Existen diversos estudios que sugieren la presencia de déficits visoespaciales en pacientes con E.P.. Algunos investigadores afirman que posiblemente la función más afectada en pacientes con EP se refiere a los procesos visoespaciales. Sin embargo, en este tipo de evaluaciones es importante aclarar que la exploración de funciones visoespaciales es muy heterogénea ya que involucra diversos aspectos como exploración espacial, discriminación visual, orientación espacial, percepción de ángulos, memoria topográfica, percepción espacial, y habilidades construccionales entre otras.

Diversos estudios han demostrado que los pacientes con EP presentan un déficit viso-espacial aún en tareas en donde se requiere de una respuesta manual y/o motora mínima. La ejecución de los pacientes con EP, fue significativamente peor que la de los controles apareados por edad en las pruebas de matrices progresivas del Raven, es una prueba de razonamiento y en la prueba de discriminación visual de formas de Benton.

En relación a la orientación personal y extrapersonal se ha llegado a la conclusión de que los pacientes con EP tienen un déficit específico en orientación espacial y tienen dificultades para manejar cambios espaciales. En general, los pacientes con síntomas predominantes de lado izquierdo y bilaterales cometían más errores que los pacientes con síntomas de lado derecho. Sin embargo, estos errores sólo sucedían cuando el cuerpo en el diagrama se veía de frente.

Sintomatologia de tipo frontal

Muchas investigaciones han observado íntima conexión de los ganglios basales a la parte inferior de los lóbulos frontales y el decremento de salidas dopaminérgicas a estas regiones en casos de pacientes con Parkinson. Estas investigaciones han sugerido unas desconexiones fronto-talámicas que explican la pérdida de espontaneidad e imaginación y la falta de iniciativa que presentan los pacientes con EP. En un cuestionario de funciones una cotidianas los pacientes con EP fueron clasificados con dificultades en conductas relacionadas a la iniciativa, conductas estereotipadas, indiferencia, desinterés, dependencia social, y control intelectual. El enlentecimiento para dar respuestas y la tendencia a verbalizar pero no ejecutar movimientos correctos puede también dar evidencia del involucramiento de los lóbulos frontales en la EP. Existen también otras evidencias empíricas que señalan deficiencias en funciones mediadas por los lóbulos frontales, como son las respuestas demoradas y cambios en el set mental.

cognitivo

Existen varios estudios que apoyan la teoria de que los trastornos cognoscitivos en la EP se deben a la desconexión de las vias frontales. Taylor, Saint-Cyr y Lang utlizando el Wisconsin Card Sorting Test (WCST), compararon 40 pacientes con EP y 40 sujetos normales, encontraron diferencias significativas entre los números de categorías, caracterizándose la ejecución de los pacientes con EP por un predominio de respuestas perseverativas, así como un mayor número de errores para llegar a la primera categroría, que implica una menor habilidad para elaborar un plan de acción ante una tarea.

Se ha observado que en pruebas de fluidez verbal los pacientes con EP producen un número mayor de palabras que los pacientes con daño en los lóbulos frontales. Se ha encontrado, además que los pacientes con EP tienen un rango normal de fluidez verbal en pruebas que requieren la generación de palabras que comienzan con una letra en particular, fluencia fonológica. Sin embargo la ejecución en tareas de fluidez que requieren de la generación de palabras dentro de una categoría semántica específica está afectada.

Memoria y Atención

Taylor y colbs., en un estudio con 40 pacientes con E.P. aplicaron la Escala de Memoria de Weschler y encontraron diferencias significativas en memoria lógica, en la reproducción inmediata, pero no en la evocación diferida. Estos autores proponen que los parkinsonianos pueden inicialmente codificar información adecuadamente, pero la organización y la consolidación requieren de más tiempo para que se activen estrategias de búsqueda, por lo que los pacientes, aparentemente presentan una ejecución adecuada en tareas de memoria, particularmente si tienen el tiempo suficiente para consolidar la información.

En cuanto a la memoria visual aparentemente no se han reportado alteraciones.

En general, los pacientes con EP ejecutan dentro de los límites normales en las pruebas que involucran procesos automáticos, reconocimiento inmediato, acceso a la memoria semántica a largo plazo, rastreo de memoria a corto plazo. Sin embargo, los pacientes con EP han demostrado dificultades en tareas que requieren reconocimiento tardío, evocación inmediata o tardía. Estos resultados apoyan la idea que los déficits de memoria en EP son aparentes únicamente cuando la tarea requiere de la integración de información de diferentes sistemas de almacenamiento de memoria y no cuando se requiere del almacenamiento y evocación de información per se.

memoria-

Lenguaje y habla

En estudios neuropsicológicos casi no se reportan problemas de lenguaje en pacientes con E.P., aparentemente se encuentran intactos en aspectos lógico-gramaticales y lógico-verbales complejos, pero tienen dificultades para realizar análisis detallados o estrategias adecuadas para solucionar y verificar problemas.La enfermedad involucra básicamente el componente motor tanto en sus aspectos articulatorios, la velocidad y el aspecto entonacional como el volumen del lenguaje. No se observan alteraciones en los diferentes niveles integrativos del lenguaje, por lo que las alteraciones motoras, incluyendo la reducción y la lentificación están vinculadas al sistema de ejecución a nivel subcortical.

Trastornos afectivos y depresión

Se han observado cambios diversos en la personalidad del paciente con E.P. ya que conforme va progresando la enfermedad sufren una pérdida de interés por la familia, por sus amigos, disminuyen su convivencia y evitan tener nuevas relaciones interpersonales. Algunos autores refieren una disminución evidente y dramática en la actividad social y se ha postulado que los pacientes sufren un envejecimiento social prematuro.

La apatía, la inercia y una gran variedad de conductas y cambios de la personalidad han sido descritos como síntomas dentro de los desórdenes subcorticales. En estos cambios conductuales, la depresión ha sido considerada como una alteración no cognitiva en los desórdenes subcorticales.

La asociación entre E.P. y depresión ha sido reportada frecuentemente ;no obstante su prevalencia exacta, su naturaleza y etiología es desconocida, así como su relación con el tiempo de evolución de la enfermedad, con el inicio de ésta y con otras alteraciones cognoscitivas con las que se acompaña.

Otros autores se han avocado a contestar una pregunta ¿La depresión en la E.P. es una depresión reactiva o una depresión endógena? considerando que la misma enfermedad puede ser la causa de la depresión, ya que es una enfermedad crónica, progresiva e incapacitante.

Depresion-Parkingson-620x310

La E.P. ha sido asociada con disturbios neuroquímicos a nivel de neurotransmisores como la serotonina, la cual ha sido involucrada en modelos de depresión.Se ha postulado que la depresión refleja cambios bioquímicos y neuroanatómicos que son intrínsecos a la EP. y se ha propuesto que existe un subgrupo de pacientes con EP que presentan un decremento en los niveles de serotonina así como de dopamina, y que esta deficiencia de serotonina es la que conlleva a los estados depresivos.

Conclusiones

Los trastornos cognoscitivos forman parte de la sintomatología clínica de la EP. Estos trastornos pueden presentarse en grado variable. En algunos pacientes se han reportado trastornos cognoscitivos específicos mientras que en otros se ha notado la presencia de un deterioro más generalizado reportándose un cuadro demencial . La demencia o el deterioro irreversible de las funciones intelectuales, incluyendo memoria, cognición y percepción, se observa en aproximadamente 30% de los pacientes con EP. La depresión ha sido frecuentemente asociada con la EP, sin embargo, los reportes acerca de su incidencia han sido controvertidos y varían entre un 20% y 60% .

Todos los datos hacen pensar que la E.P. es una enfermedad progresiva y degenerativa que involucra un cuadro característico y sugiere que la E.P. no es una enfermedad única sino que es todo un complejo en el que pueden estar interviniendo diversos sistemas neurofisiológicos, bioquímicos y patológicos que interactúan como un todo.

Referencias:

Características neuropsicológicas de la enfermedad de Párkinson. Dra. Feggy Ostrosky – -Solis. México. 11930,D.F.

 

Demencia Frontotemporal

Durante muchos años se asociaba como demencia a la Enfermedad de Alzheimer. Pero existen otros tipos de demencia y de enfermedades que causan un deterioro cognitivo progresivo llevando a la demencia.

Las DFT constituyen la tercera causa de demencia degenerativa, después de la enfermedad de Alzheimer y la demencia por cuerpos de Lewy. Y sería la segunda causa de demencia en personas menores de 65 años.

Demencia Frontotemporal.

Constituye un grupo heterogéneo de enfermedades neurodegenerativas. En la demencia frontotemporal (DFT),no siempre se encuentran afectadas las mismas áreas frontales y/o temporales. Por ello, las regiones involucradas determinan las funciones afectadas y el subtipo de DFT ante la que nos encontramos.

–       Demencia Frontotemporal variante Conductual

–       Afasia Primaria Progresiva (APP)

–       Demencia Semántica.(DS)

Subtipos de DFT

 

1- La Demenica Frontotemporal Variante Conductual (DFTvc):

De modo general esta demencia se manifiesta por un deterioro progresivo de la personalidad y la conducta social, caracterizada por la incapacidad de controlar el comportamiento adecuado a las situaciones. A veces se confunde con un cuadro psiquiátrico, debido a un incremento en la irritabilidad, impulsividad, rigidez cognitiva, conductas estereotipadas y perseverativas. La persona puede mostrar hiperactividad o apatía.

apatia

Los déficits cognitivos suelen desarrollarse cuando esta más avanzada la patología. Aparece un síndrome disejecutivo relacionado con alteraciones en la organización, planificación, anticipación, memoria de trabajo, control atencional, etc. Y se diferencia de la demencia tipo Alzheimer en que no suelen presentar el patrón típico amnésico. Sino mas bien fallas en la recuperación espontánea de la información y en la elaboración de estrategias de codificación y aprendizaje.

sd disej

La atrofia predomina en la corteza orbitofrontal, cingular e insular anterior. Existen dos subsíndromes: uno con desinhibición, distraibilidad e impulsividad, con atrofia frontal medial y de polos temporales; otro con apatía y abulia con atrofia de la corteza dorsolateral. En ambos hay embotamiento afectivo.

2- Afasia Progresiva Primaria (no fluente):

Al inicio de la demencia el problema de lenguaje que hay es la anomia en el discurso espontáneo, con preseveración de la comprensión oral. El lenguaje oral se caracteriza por un discurso lento, pausado y laborioso con esfuerzo en su producción, agramatismo, telegráfico y con alteración en la melodía. Son frecuentes las pausas por anomia y presencia de oraciones que sustituyen al nombre de un objeto u acción verbal (circunloquios). Es común la presencia de parafasias.

Las afasias progresivas pueden ser fluentes (APF) y no fluentes (APnF); se ha descrito una variante logopénica, similar a la afasia de conducción. En la APnF existen anomia, apraxia del habla, parafasias fonémicas y agramatismo; la fluidez verbal con clave fonológica está disminuida.

afasia-progresiva

A medida que va avanzando la enfermedad, se produce un declive del lenguaje oral.  Se produce una alteración en la comprensión sintáctica y más tarde una alteración de la comprensión semántica.

Al final se emiten estereotipias verbales que avanza de forma inevitable hacia un mutismo. El lenguaje escrito evoluciona en la misma dirección que el lenguaje oral.

3- Demencia semántica (D.S):

Se define como un trastorno adquirido y progresivo de la memoria semántica, en el cual el lenguaje se deteriora gradualmente. Inicialmente afecta al componente productivo y más tardíamente al receptivo.

Se expresa como anomia, parafasias semánticas, fracaso en asociar la descripción con el nombre, en reconocer o asociar dibujos, comprender palabras aisladas, etc. Puede predominar la atrofia temporal derecha (con prosopagnosia, torpeza social, falta de introspección) o izquierda (con anomia, defectos en comprensión verbal, en lectoescritura)

palabras

En referencia al lenguaje espontáneo fluido es abundante, con la preservación de las estructuras gramaticales, pero a medida que avanza la demencia hay un lenguaje abundante pero desordenado, con circunloquios y parafasias semánticas, de contenido pobre y a veces repetitivo.

Progresivamente, presentan una pérdida en el vocabulario, afectando principalmente a los nombres, con falta de reconocimiento y la incapacidad de definir palabras simples. Este criterio es fundamental en el diagnóstico clínico. El déficit en el conocimiento de categorías semánticas, progresa de forma gradual.  En las primeras fases ,la memoria autobiográfica y la memoria episódica se encuentran preservadas. La comprensión en el lenguaje escrito está preservada en fases iniciales. La escritura de palabras simples al dictado, se deteriora de forma paralela a la lectura.

Los pacientes con DS presentan un desproporcionado deterioro del desempeño en pruebas de memoria verbal, fluidez verbal y  clasificación semántica. Usualmente, los pacientes se encuentran bien orientados.

Los límites entre DS y APF no son claros; según Mesulam el paciente con APF reconoce el uso y propiedades de los objetos; en la DS el defecto semántico impide hacerlo. Otros autores plantean que el cuadro puede iniciarse como APF y después falla la capacidad semántica.

Destaca que más de la mitad de los casos (especialmente en el grupo VF) llegara con una demencia severa, las demencias discretas las encontramos sólo en afasias progresivas.

Diagnóstico

Como complemento del diagnóstico contamos con imágenes estructurales y funcionales. Las primeras nos permiten descartar otras patologías focales, pero sin RM cuantitativa (volumetría) su aporte al diagnóstico diferencial de las afecciones neurodegenerativas es limitado. Hasta el momento parecen más útiles las imágenes funcionales (SPECT o PET), aunque a veces no discriminan entre APnF y DS y pueden alterarse en depresiones y pseudodemencias.

spect

No hay marcadores biológicos para DFT y las series anátomo-clínicas han mostrado que los diversos cuadros clínicos pueden deberse a varias patologías.

Tratamiento:

Las DFT no tienen un tratamiento específico, pero se investiga activamente cómo influir en el procesamiento anormal de la proteína tau y otras moléculas. Se han usado inhibidores de recaptación de serotonina y neurolépticos atípicos para el control de la impulsividad y la bulimia, en trastornos conductuales también puede usarse memantina; cuando existe parkinsonismo, L-dopa y kinesioterapia.

Por otra parte, tal como en la EA, es muy importante la orientación familiar para lograr un ambiente que estimule o contenga al paciente y para disminuir la sobrecarga en los cuidadores.

 

Bibliografia:
Archibaldo Donoso, et al. Demencia frontotemporal: Experiencia clínica. Rev Méd Chile 2009; 137: 900-905.
Rebeca González. Comprendiendo las demencia frontotemporal y sus subtipos. http://www.estimulacioncognitiva.info/

Diseñan “app” para mejorar lenguaje de niños con Síndrome de Down

Un grupo de lingüistas, psicólogos e ingenieros  Mexicanos, trabajan en el desarrollo de una aplicación para dispositivos móviles como método de intervención, para mejorar las dificultades del habla al que se enfrentan los niños con síndrome de Down.

La aplicación se diseñó para ser ejecutada en tabletas electrónicas y presentarse a los niños como un juego, el cual se compone por 60 palabras familiares de alta frecuencia y 60 pseudopalabras acordes a reglas fonotácticas del español.

En el juego, los usuarios estarán expuestos a dos palabras consecutivas con el fin de deducir en una milésima de segundo, si suenan idénticas o no, explicó una de las responsables del proyecto de la Facultad de Psicología de la UNAM, Julia Beatriz Barrón.

En una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), la estudiante detalló que las variaciones en las palabras las realizaron lingüistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Barrón indicó que cada vocablo puede sufrir seis tipos de cambios fonológicos ya sea en modo, articulación, sonorización, y se clasifican por nivel de dificultad.

“Con esto queremos tomar una línea base, que los niños vayan al laboratorio, medir su nivel fonológico y prestarles una tableta durante la intervención (dos semanas)”, dijo la estudiante.

La alumna de la Facultad de Psicología añadió que de la línea base a la línea final, se espera que los niños tengan un cambio en su procesamiento fonológico, debido al entrenamiento que recibirán.

Para cumplir con este objetivo se harán tres grupos de individuos de cinco años de edad mental aproximada: niños con síndrome de Down que utilizarán la herramienta electrónica, niños con síndrome de Down que no la utilizarán y niños con desarrollo típico, todos expuestos a tres etapas: familiarización, entrenamiento y prueba del juego.

El equipo de investigación realizó un estudio piloto que sirvió para conocer las posibles modificaciones de la aplicación y determinar el nivel de aceptación de los usuarios.

“En promedio hemos visto que los niños han respondido 50 por ciento de los ensayos porque es demasiado largo y probablemente se aburren. En desempeño general observamos que casi la mitad de sus respuestas son correctas”, comentó Barrón.

En el desarrollo del proyecto participan otras instituciones como el Instituto Politécnico Nacional (IPN), la Universidad del Rosario, en Bogotá, Colombia, y la Universidad Brookes de Oxford, en el Reino Unido. La idea original surgió en el Laboratorio de Psicolingüística de la Facultad de Psicología de la UNAM, con el financiamiento de la Fundación Jérôme Lejeune.Los especialistas comentaron que se trata de un estudio innovador que hace empleo de los recursos tecnológicos, los cuales presentan ciertas ventajas como la movilidad, la portabilidad y la novedad para la población con este padecimiento.

 “Al trabajar con población Down, los padres comenzaron a preguntarnos cómo mejorar el lenguaje de sus hijos. No teníamos una respuesta certera. Entonces comenzamos a profundizar en la literatura y con lo primero que nos encontramos fue con el proceso fonológico”, apuntó la estudiante.

Hasta el momento, el grupo de investigadores no piensa distribuir la herramienta a plataformas para aplicaciones móviles, debido a que se requiere de una intervención en el proceso fonológico y sin esta el usuario podría desviar su atención del objetivo.

“Nos encontramos en los ajustes experimentales y esperemos que cuando realicemos las modificaciones sea posible su publicación”, señaló Barrón. La alumna resaltó que la importancia del proyecto interdisciplinario radica en mejorar las habilidades de lenguaje en la población con síndrome de Down mexicana.

Fuente: Diario Informador, México, DF.

 

Nuevas tendencias: Psicoterapia Online

Cuando comenzó a extenderse la terapia online, ya hace bastantes años, era normal que la gente se preguntase ¿pero, se puede mantener una terapia psicológica desde casa? Hoy en día, es poca la gente que aun lo duda, es algo asumido y normalizado, no hace falta mas que tener conexión a internet y muchos terapeutas de diversos países ya están utilizando esta metodología.

Existen casos y personas que están buscando ayuda o asesoramiento con un psicólogo sin trasladarse, más anónimo, inmediato o económico, la psicoterapia online puede ser una solución o al menos una gran ayuda en esos casos.

PSICOTEPIA-ONLINE1

Consultar un psicólogo online consiste en realizar una terapia, al igual que se hace de la manera tradicional, utilizando los medios que nos ofrece internet. Este avance tecnológico ha revolucionado la manera en la que los psicólogos trabajamos, influyendo en nuestra manera de hacer terapia. Ahora, gracias a esta tecnología, somos capaces de llegar a aquellas personas que por sus circunstancias personales tienen problemas para acceder a una terapia psicológica tradicional.

Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de relacionarnos, comunicarnos e informarnos. Ahora es posible realizar una terapia psicológica de calidad desde la casa a través de internet, o por teléfono también es muy utilizado. Especialmente en situaciones de crisis, cuando requieren asesoramiento, orientación, etc.

Sara Montejano, psicóloga, afirma en uno de sus artículos, que después de más de 6 años haciendo terapia online, es una herramienta eficaz para hacer terapias de calidad.

psico lejos

Refiere que se ha convertido en una herramienta idónea que le ha permitido tratar con éxito a personas en múltiples situaciones: personas que viven en otro país y necesitaban terapia en su lengua materna, personas que bien por la naturaleza de su trabajo, plagada de constantes viajes o bien porque se tuvieron que mudar de ciudad se veían abocadas a abandonar la terapia, personas provenientes de localidades o pueblos pequeños donde no había asistencia psicológica, etc. Y no olvidemos la accesibilidad  a personas que por impedimentos físicos tenían movilidad reducida y se les convertía en todo un mundo para ellas el poder asistir a la consulta tradicional.

Cuáles son las Ventajas de la Terapia Online:

1- La adherencia de los pacientes a la terapia es mucho más sólida que en la modalidad tradicional.

2- Muchas personas refieren que el hecho de haber evitado tener que desplazarse a una consulta, el ahorro de tiempo y dinero.

3-Otra ventaja es que la terapia online permite que la persona al otro lado del ordenador lleve el ritmo a la terapia que le sea mas cómodo. La no-presencia física del terapeuta produce un efecto de desinhibición en el cliente que favorece la apertura y confidencialidad.

4- Se puede hacer un seguimiento directo de la terapia. Las nuevas tecnologías permiten estar con contacto por mensajería instantánea, mail y chat, del mismo modo que el paciente tiene en diversas web de atención online su usuario, documentación, audios, lecturas o cualquier otro formato que aporta valor a la terapia.

5- Para los terapeutas también tiene sus ventajas, poder hacer la terapia desde casa, donde se sienten más “seguros” y están en su entorno familiar de comodidad, pero también de intimidad. Poder coordinar horarios más flexibles.

La terapeuta Sara Montejano sostiene: “Mi conclusión a lo largo de todos estos años de terapia psicológica online es que es un buen recurso psicológico que ha demostrado su eficacia para aquellas personas que necesitan ayuda de un profesional de la psicología”.

Pero a pesar de todas las ventajas y facilitaciones para el paciente poder acceder a este tipo de atención, también existen terapeutas en desacuerdo con esta modalidad, ya que para el quehacer profesional de Psicólogo presenta ciertas desventajas.

pic_04_002

Límitaciones e inconvenientes de la terapia online

 

1- Esta forma de atención no es apta para tratar: trastornos graves o muy graves.

2- Trastornos psicóticos o trastornos severos de la personalidad.

3- Casos en los que haya un evidente riesgo de suicidio.

4- A personas que no tengan un manejo suficiente con los programas de uso común en Internet (chat, mail, procesadores de texto, etc.)

5- En las modalidades de chat escrito y hablado se pierde en mayor o menor grado la percepción del lenguaje no verbal, como también la contención cercana, ya que se presenta como despersonalizado en cierta manera.

6- Si las sesiones son habladas y si hay otras personas cerca puede existir el riesgo de que escuchen o puede que el paciente no hable con la suficiente libertad de algún tema delicado. Elegir bien el momento y el lugar desde donde realiza sus sesiones evitará estos posibles inconvenientes.

7- Las sesiones por chat escrito permiten salvar este problema por su mayor discreción siempre que se archiven de forma cuidadosa y segura.

help

En definitiva, es una elección tanto del terapueta, como del paciente decidir llevar adelante este tipo de intervenciones, si bien es necesario actualizarnos como profesionales y continuar con el desarrollo y avances tecnológicos, pero también es fundamental mantener la retroalimentación, el feedback y el acercamiento al paciente, para no perdernos en la despersonalización.

 

El Lenguaje en niños con Síndrome de Down

Es un hecho aceptado que las personas con síndrome de down poseen mejores capacidades comprensivas que expresivas, aunque estas también presentan dificultades. Problemas de tipo físico, retraso mental y otros inconvenientes hacen que, pese a que la adquisición del lenguaje y su desarrollo sigan los mismos patrones que el resto de la población, el rendimiento sea menor. Sin embargo, adoptando estrategias simples, es posible que mejoren notablemente.

El hecho de comunicarnos a través de la palabra es, para la mayoría de las personas, algo tan natural que difícilmente nos detengamos a pensar sobre ello, y mucho menos reparamos en los mecanismos y en la cantidad de elementos que intervienen en su correcta adquisición y utilización.

Factores psicológicos, físicos, sociales, emocionales, educativos, culturales, geográficos, cognitivos, motivacionales y de muchos otros tipos se hallan imbricados para lograr que seamos capaces de utilizar la palabra, que es el medio más corriente del que nos valemos para interactuar, a distintos niveles, con quienes nos rodean, lo que implica la capacidad de recibir y emitir mensajes, esto es comprender lo que se nos dice y ser capaces de expresar nuestros gustos, deseos, emociones, necesidades, etc.

A su vez, la capacidad de utilización del lenguaje varía de un individuo a otro, lo que depende de los mismos factores que intervienen en su internalización, tanto fisiológicos como ambientales.

En ese sentido, algunas condiciones particulares dificultan (en algunos casos impiden) y particularizan las formas de expresión oral. El Síndrome de Down es una de ellas.

Tanto la lengua como el habla, desde sus aspectos más simples hasta los más complicados, se incorporan naturalmente, asistemáticamente, por la interacción con lo que rodea al ser humano, en forma progresiva a medida que se desarrollan sus capacidades físicas e intelectuales, desde el balbuceo de los bebés como inicio, hasta la composición y el entendimiento de mensajes de extremada complejidad. A ello contribuye decisivamente, también, la educación formal.

Por otro lado, la riqueza de la lengua es tal que se halla en permanente evolución, por aportes del mundo científico, por el propio ejercicio de los hablantes y otras causas, por lo que el aprendizaje, aunque no tan  pleno como en los primeros años de vida, se continúa durante toda la existencia.

Esta ida y vuelta entre el sujeto y lo que lo rodea posee dos elementos básicos, que se hallan fuertemente entrelazados, incidiendo el uno en el otro, los cuales son la comprensión y la expresión, que implican, respectivamente, la decodificación y la codificación de los elementos que componen los mensajes.

Luego de este breve  pantallazo sobre el lenguaje, pasaremos a considerar cómo se desenvuelven las personas con síndrome de Down en estos dos aspectos.

little baby in hat gnome with Downs syndrome

Comprensión y Expresión en el SD

Lo primero que debemos remarcar es que se presenta una gran variabilidad de sujeto a sujeto. Con ello queremos decir que, mientras que algunos lograrán una comunicación prácticamente normal, se hallan otros con ciertas dificultades.

La presencia de otras condiciones mórbidas tales con el Autismo (y la tendencia a desarrollar Alzheimer en edades tempranas), por ejemplo, conspiran respecto de las posibilidades en este campo, así como también incide el grado de retraso mental de cada uno.

Otra cuestión a destacar es que la comunicación verbal es la que resulta más dificultosa. La adquisición del lenguaje oral en estos niños suele retrasarse.

En la etapa pre-lingüística, el contacto ocular corrientemente comienza alrededor del primer mes y alcanza su punto máximo entre los dos o tres meses, mientras que en los niños con SD se presenta a los dos meses, alcanzando su cima a los 6 o 7, lo que, además de implicar un retraso sobre la media, implica una mayor persistencia en el mencionado estadio.

 Se observa un pequeño retraso en la duplicación de sílabas, pero que no resulta significativo, aunque se observa que en estos pequeños las vocalizaciones son menores en número.

Tampoco difiere el desarrollo consonántico y vocálico, que es similar en los primeros 15 meses, pero hay discrepancia en cuanto a los diálogos preconversacionales, que suelen acontecer al final del primer año de vida y que en los niños con SD recién aparecen hacia fines del segundo.

Respecto de la simbolización, como el signo lingüístico es arbitrario, la asociación de una cadena significativa con aquello a lo que remite debe hacerse una a una.

En ciertos aspectos, los pequeños con Síndorme de Down no difieren de la población general, pero se hace notable una tendencia de muchos de ellos a sustituir las emisiones fónicas por gestos y a no expresarse atinadamente, sobre todo en las conductas declarativas (cuando desean compartir una experiencia, por ejemplo).

Mientras que en los típicos la adquisición de la palabra se produce alrededor del año, en los que presentan la trisomía suele aparecer recién hacia los 19-24 meses. Además, se observa que sus emisiones resultan más ininteligibles. Ello se debe a diversos factores.

Para la correcta emisión del habla juega un papel primordial la articulación, esto es, los distintos movimientos que debe realizar el aparato fonatorio para emitir el sonido adecuado (boca, lengua, labios, etc.), además de la regulación del aire.

Teniendo en cuenta que una de las dificultades asociadas con el síndrome es la hipotonía, ello explica, en parte, las dificultades. Al no poder ubicar la lengua, los labios y la cavidad bucal, esto hace que se dificulte la inteligibilidad, sobre todo para ciertos fonemas (sonidos) que requieren mayor precisión.

También nos encontramos usualmente frente a la ausencia de fluidez en el ritmo y la velocidad del habla, aunque también puede deberse a inconvenientes en la formulación de enunciados o en hallar las palabras adecuadas para expresarse. Se estima que entre el 45 % y el 53% de las personas con el Síndrome tienen dificultades en este sentido, cuyas manifestaciones más corrientes son la tartamudez, pausas excesivas, repeticiones y/o prolongaciones de sonidos, emisión entrecortada de las palabras, incorporación de ruidos (carraspear, por ejemplo), etc.

A su vez, se estima que entre el 40 % y el 60% (algunas investigaciones lo elevan hasta al 75%) de las personas con SD presenta algún grado de disminución en su capacidad auditiva, lo que atenta contra su capacidad de expresión oral, debido a que si no logran percibir correctamente los sonidos correspondientes, idéntico déficit se producirá a la hora de emitirlos.

Las dificultades desarrolladas disminuyen la calidad de sus externalizaciones, ello asociado a retraso mental, por las cual la mayoría de ellos lo posee en grados que van de leve a moderado (80%), aunque aproximadamente en el 10% de los individuos se presenta como severo y otro tanto entra en lo que se consideran parámetros normales.

En general, se estima que las personas con SD tienen una mayor capacidad para comprender que para expresarse, lo que no implica que su comprensión no presente alteraciones.

Diversos estudios dan cuenta de que la mayor parte de ellos son capaces de decodificar correctamente buena parte de los mensajes que reciben, pero que la habilidad para procesar las respuestas consiguientes se dificulta de algún modo.

Si bien no existen evidencias concluyentes, la sospecha recae en que la trisomía afecta de manera especial a las zonas del cerebro en las cuales se procesa la palabra, lo que, sumado a las problemáticas físicas señaladas, conspira contra las posibilidades de que sean capaces de exteriorizar con cierto grado de exactitud aquello que quieren comunicar.

Siempre teniendo en cuenta la variabilidad entre una persona y otra, se advierte esta dificultad en que muchas veces  estas personas no logran sostener conversaciones prolongadas y en que en sus respuestas utilizan frases que, si bien pueden ser pertinentes, suelen ser cortas y acotadas.

Algunos estudios sugieren que las dificultades mayores tanto en la comprensión como en la expresión se encuentran asociadas a los inconvenientes relativos a las estructuras del lenguaje (sintaxis y léxico, entre otros), lo que hace que muchos de ellos posean habilidades menores que las esperables respecto de su coeficiente intelectual.

Otra dificultad que se observa muy frecuentemente es la relativa al procesamiento de los tiempos verbales, por lo cual suelen expresarse prioritariamente en tiempo presente, aun cuando deseen referirse al pasado o al futuro.

Uno de los puntos fuertes que se remarcan es la percepción y el procesamiento de los datos viso-espaciales, superiores a los relacionados con la oralidad.

Esto explicaría  la tendencia de estos niños a que la comprensión de los mensajes escritos o a través de imágenes sea mayor que aquellos recibidos oralmente, aunque no existe un acuerdo sobre ello.

También suelen manifiestar inconvenientes comprensivos cuando las frases que se les dirigen resultan largas, complicadas y con alguna subordinada incluida, a lo que se suma que, aunque no las comprendan, muchos de ellos no lo expresan y no suelen pedir que se les repita lo dicho.

girl-math-article

Intervención Temprana

Varios investigadores coinciden en que las intervenciones tempranas resultan de suma importancia para mejorar las habilidades comprensivas y expresivas de los niños con SD. Tanto tratamientos fonoaudiológicos y controles médicos como otro tipo de terapias alternativas permiten estimular y desarrollar el lenguaje comprensivo y expresivo de los niños con SD.

 Teniendo en cuenta las capacidades de cada niño, en el hogar podemos hablar con frases acordes a su capacidad comprensiva. Si  advertimos que no comprende las frases largas y complejas, dividimos la locución en partes más simples y directas, además de repetir con variantes aquello que queremos comunicarle, hasta asegurarnos su entendimiento, e incluso recurrir a gestos o imágenes que refuercen los conceptos, de ser necesario.

En lo que respecta a la emisión, se puede consultar con terapistas del lenguaje para diseñar estrategias personalizadas que ayuden a mejorar los puntos de articulación de los fonemas, la ubicación de los componentes del sistema fonatorio y para el diseño de ejercicios que mejoren la tonicidad de los músculos que intervienen en la emisión oral.

maxresdefault (1)

A su vez, importante respetar los tiempos de alocución de la persona, para que se sienta más cómoda y relajada y auxiliarla para que pueda expresar lo que realmente quiere, sin intentar completar sus frases ni urgirla para hacerlo.

Para finalizar toda persona, cualquiera sea su condición, es perfectible. Las personas con Down tienen una fortaleza que es necesario explotar en ese sentido: la gran mayoría es extremadamente sociable. Como la interacción con el entorno es la que nos provee de las mejores y mayores oportunidades para expresarnos y comprender, hay aquí un punto a explotar.

Todos los estudios consultados señalan que con una adecuada estimulación, con guía profesional y utilizando las habilidades que poseen, las personas con SD son capaces de mejorar notablemente su calidad de vida.

Fuentes consultadas:

 http://www.down21.org

 http://www.dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/3680376.pdf

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2860304/

http://www.uchicagokidshospital.org/online-library/content=S08481