Entrevista con Mariano Sigman: “El esfuerzo mental es crucial para una buena educación”

Actualmente se encuentra ubicado en su país natal, Argentina, donde dirige un centro de investigación en el que trabajan 25 personas, pero su trabajo se extiende por múltiples continentes, como el Europeo donde dirige uno de los equipos que conforman el proyecto Human Brain.

Los años de estudio en neurociencia le han dirigido hacia el análisis de cómo la ciencia del cerebro se puede aplicar a la educación y ahora esta faceta es la que le entusiasma y la que centra esta entrevista que ha concedido a su paso por Madrid para presentar su libro: “La vida secreta de la mente” (Debate).

¿Cómo es el cerebro de los bebés?

La primera cosa que hemos descubierto en el campo de la neurociencia es que los niños tienen muchas más facultades cognitivas de las que cree. Por ejemplo, tienen nociones muy sofisticadas casi desde el día que nacen: de matemáticas, del espacio y tiempo, sociales, morales, etc. El problema es que no pueden comunicarlas. Por eso luego no tienen que aprender tantas cosas sino saber cómo expresar ese conocimiento. Según su libro, los bebés tienen por desarrollar el control de la función ejecutiva.

¿Conocer la presencia o ausencia de estas funciones podría servir a los padres para entender mejor a sus hijos?

Esa es la razón de ser de este libro: entendernos para relacionarnos un poco mejor. Las funciones ejecutivas tienen que ver con la capacidad de gobernar nuestro propio pensamiento y su ejecución. Por ej. si voy a un restaurante y tengo hambre, no tomo la comida de la mesa que está al lado.

Los bebés aprenden a ser directores de orquesta de su propio pensamiento lentamente, incluso durante la adolescencia se hace de manera asincrónica. Si un padre intenta que su hijo deje de llorar diciéndole repetidamente que deje de hacerlo, seguramente no lo logrará. Con un bebé, lo que termina funcionando es atrayendo su atención exógena con otro estímulo, es decir, distraerlo con otra cosa. Porque él no puede gobernar su pensamiento.

¿Hasta qué punto el ámbito escolar está al tanto de los avances de la neurociencia?

Hay mucha gente estudiando el cerebro humano pero, ¿sirve para educarnos mejor? Creo que sí, debe servir, pero muchos maestros no conocen estos avances. Yo trabajo mucho en formaciones docentes, con directores de colegios, con ministros de educación, haciendo planes públicos educativos, etc. La medicina se ha beneficiado de los avances científicos y eso que ha funcionado tan bien en ese caso no lo ha hecho igual en la educación, que no se está aprovechando tanto del conocimiento científico.

¿De qué forma puede aprender la educación de la ciencia?

Pongo el ejemplo del sueño que suele tener muy mala prensa. Porque no se reconoce como una necesidad fisiológica. El docente entiende que un niño tiene que ir al baño pero no que tiene que dormir porque lo vincula a la vaguería y es difícil que piense que si el joven duerme 10 o 15 minutos luego va a funcionar mucho mejor. Por otro lado, se piensa que el sueño es tiempo perdido. Pero hoy se sabe por la ciencia que mientras se duerme se consolidan muchísimos procesos de aprendizaje, como la memoria y el reordenamiento de lo aprendido. Además, el ciclo del sueño se retrasa durante la adolescencia, los chicos se hacen más buhos. Si uno reconoce esto, puede actuar de acuerdo a ello de distintas maneras. Quizás no programando asignaturas duras a las ocho de la mañana.

¿Influye más en el aprendizaje el paquete genético o el entorno?

Hay algunas facultades cognitivas que son las que genéricamente se llaman el temperamento que son muy resistentes al cambio. Eso incluye por ejemplo ciertas predisposiciones sociales como ser introvertido o tímido que, aunque luego algunas personas encuentren un lugar donde no lo son, genéricamente es muy difícil que cambien ese rasgo de personalidad. Otra es el tono, hay chicos que se sientan en una silla y lo hacen como con todos los músculos dormidos y con la cabeza baja y otros al revés, que no paran. Como éstas hay varias facetas que son muy constitutivas de lo que somos, casi que definen a una personas, y poco maleables.

Pero no todo es la genética ¿no?

No, claro. El espacio de cambio para el cerebro, y por ende para uno mismo, es permanente, no hay una ventana que se cierre, el cerebro cambia siempre. Hay muchas cosas que hacen que el cerebro cambie, pero la principal es la motivación que se transforma en el cerebro en una molécula que se llama dopamina. Además, ese cambio ocurre con un vigor que no es tan distinto al de la infancia como pensamos.

En experimentos controlados en los que una persona adulta se pone a aprender un idioma, un instrumento o un oficio lo logra en tiempos muy parecidos que un niño. Lo que pasa es que uno se olvida del esfuerzo que costó un aprendizaje. Además, de adultos tenemos otro grado de urgencia, porque tenemos niños, trabajo, obligaciones,etc.

Es difícil tener la libertad del tiempo, la motivación, de que el cerebro esté en plena forma para poder aprender. Le echamos la culpa a la vejez cuando en realidad es un problema del lugar social que ocupamos hoy con respecto al que ocupamos de niños. Cualquier persona, tenga la edad que tenga, puede aprender aquello que se proponga.

¿No se está perdiendo el valor del esfuerzo en la sociedad?

Sí, y es algo que me preocupa mucho. No hay ninguna transformación importante en el cerebro humano que no sea con esfuerzo. Muchos adolescentes o padres se preguntan para qué estudiar los ríos de España si luego se van a olvidar. Y es importante no por el mero hecho de recordarlos para siempre sino para ejercitar la memoria. Creo que el esfuerzo mental en el colegio es fundamental, y mucha gente olvida que la razón de ser en el colegio no tienen tanto que ver con el conocimiento posterior sino con aprender el procedimiento para adquirir ese conocimiento.

Lo importante no es el final del camino sino el camino mismo. Es una responsabilidad de la sociedad entender esto. Ahora hay un montón de métodos educativos que proponen una educación mucho más lúdica. Valoro alguna de estas cosas, porque la motivación es importante para el aprendizaje pero delegar todo en lo lúdico y pensar que no hay que esforzarse para acceder a un mundo mejor, como aprender a desenvolverse por uno mismo, aprender a no sufrir, a hacer algo por otra persona, etc. Creo que no estamos valorando las consecuencias de chicos que crecen sin haberse entrenado esa facultad para el esfuerzo.

¿Está aprovechando el entorno escolar esa capacidad?

Es una idea viejísima, ya Séneca el griego tenía una frase muy famosa que era ‘Docendo discimus’, es decir, enseñando aprendemos, y es la idea de que adquirir conocimientos no es un proceso pasivo sino de orden, que ordena bien lo que sabe y, en el momento que lo necesita, lo agarra y usa. Cada persona lo ordena de una manera distinta. El sistema pedagógico no lo reconoce tanto, porque aunque una clase sea magnífica, cada niño aun prestando atención, reconstruye eso en su propia concepción mental.

La vocación por compartir conocimiento y por enseñar es idiosincrásico a aquello que somos y es una especie de ejercicio que utilizamos para aprender no solo conocimiento sino para relacionarnos con el medio. Los niños cuando aprenden algo lo enseñan compulsivamente.

Hemos hechos miles de experitmentos, actividades, con niños cuando enseñan. En ese proceso cambian su expresión facial y corporal, hay una predisposición emocional para compartir el conocimiento y eso es importante porque emancipar al chico genera motivación en el aula, importante para aprender. También hemos visto otras cosas interesantes como que eligen qué contar y qué no. Y por último, hemos comprobado que un niño cuando cuenta a otro lo aprendido expresa mucho más conocimiento que cuando hace un examen. Puede que para evaluar un conocimiento la situación ideal no sea un examen que es estresante sino mediante la enseñanza entre iguales.

¿Pero entonces hay que darle la vuelta al colegio?

No, eso no funciona, los niños necesitan un docente que les diga cómo son las cosas, restringir el camino del conocimiento, y ser un referente de saber. No es cambiar tanto el sistema sino que se debería buscar un espacio pequeño, cinco minutos, 10, de la clase donde se da la vuelta al juego. Eso puede funcionar bien. “Muchos estados no son coherentes con la dedicación y el esfuerzo que requiere la educación”.

Los neurocientíficos dicen que el peso de las emociones en nuestro comportamiento es mayor del que se pensaba. ¿La formación emocional es la gran olvidada?

Hay dos cosas muy estigmatizadas en los colegios: las emociones y el control. Uno de los aprendizajes más importantes que se desarrollan en las escuelas es saber gobernarse, vivir en sociedad, no interrumpir a los demás. Lo que llamamos el sistema ejecutivo del cerebro. Es clave en el funcionamiento del niño, pero la escuela lo descuida. La primera pregunta que se debe hacer un sistema educativo es cómo define el éxito. ¿Inculcar buenos valores? ¿Formar ciudadanos? ¿Enseñar profesiones? También se debe decidir si es el lugar en el que los pequeños deben formarse emocionalmente.

¿Es necesaria la disciplina dentro de la escuela?

No lo sé. Depende de lo que le pidamos a la escuela. Sí creo que el que un niño aprenda a separarse de su presente hedónico y que sepa que hay momentos de esfuerzo, trabajo, displacer, de cierta frustración, con los que es importante convivir, genera una sociedad más justa, que se parece mucho más a los principios que casi todos compartimos.

¿Prestan los gobiernos suficiente importancia a la educación?

Una parte muy minoritaria de la educación pasa en la escuela, el 90% del tiempo los niños se educan con los padres, con los hermanos y amigos.Todo eso dicta qué es lo que somos y por qué unas sociedades son corruptas y otras no, o respetan las reglas.

En esa educación, el Estado también tendría que ser responsable, no metiéndose en las casas de cada uno sino facilitando la creación de clubes: deportivos, sociales, de ambientes sanos. Es el ejemplo de Medellín, en Colombia, donde la promoción de espacios públicos, que permiten desarrollar actividades que generan vínculos respetuosos y sanos, ha mejorado enormemente la condición social. En general, salvo los estados nórdicos, ninguno ha sido coherente dedicándole el esfuerzo y tiempo que requiere la educación.

 

Fuentes:

López, Angeles.Madrid. Diario “El Mundo”. España. Foto: www.elmundo.es

Diario. “Cinco Días”. España.

Trastorno Límite de Personalidad y su afección en el Cerebro

El Trastorno Límite de la Personalidad se caracteriza por un patrón dominante de inestabilidad de las relaciones interpersonales, de la autoimagen y de los afectos, e impulsividad intensa, que comienza en las primeras etapas de la edad adulta y está presente en diversos contextos, y que se manifiesta por cinco (o más) de los hechos siguientes:

1. Esfuerzos desesperados para evitar el desamparo real o imaginado.

2. Patrón de relaciones interpersonales inestables e intensas que se caracteriza por una alternancia entre los extremos de idealización y de devaluación.

3. Alteración de la identidad: inestabilidad intensa y persistente de la autoimagen y del sentido del yo.

4. Impulsividad en dos o más áreas que son potencialmente autolesivas (p. ej., gastos, sexo, drogas, conducción temeraria, atracones alimentarios).

suicida

5. Comportamiento, actitud o amenazas recurrentes de suicidio, o comportamiento de automutilación.

6. Inestabilidad afectiva debida a una reactividad notable del estado de ánimo (p. ej., episodios intensos de disforia, irritabilidad o ansiedad que generalmente duran unas horas y, rara vez, más de unos días).

7. Sensación crónica de vacío.

8. Enfado inapropiado e intenso, o dificultad para controlar la ira (p. ej., exhibición frecuente de genio, enfado constante, peleas físicas recurrentes).

9. Ideas paranoides transitorias relacionadas con el estrés o síntomas disociativos graves.

Estudios Cerebrales

Un estudio publicado en la revista Personality Disorders, ofrece nuevas evidencias de los cambios cerebrales que tendrían las personas con este trastorno de personalidad, y que explicarían, en parte, por qué tienen tantos conflictos interpersonales.

El Dr. Brian Haas, autor principal de la investigación, estudió a 80 pacientes a quienes se les administró un test que medía Trastorno Límite de Personalidad (TLP), para asegurar el diagnóstico y ademas se les realizó un Scanner cerebral, donde se les solicitaba una tarea de reconocimiento de estados emocionales de otras personas.

Los investigadores encontraron que aquellos con más rasgos de TLP presentaban menor actividad en dos áreas del cerebro vinculadas al procesamiento empático.

sccaner

El Dr. Brian Hass afirma: “Nuestros resultados mostraron que las personas con rasgos de TLP presentan actividad reducida en regiones cerebrales que apoyan la empatía. Esta activación reducida podría sugerir que las personas con más rasgos de TLP tienen mayor dificultad entendiendo y/o prediciendo cómo otros se sienten, al menos comparados con individuos con menos rasgos de TLP.” Es decir, se refiere a lo que hoy en día se conoce como Teoría de La Mente o Empatía.

El Dr. Joshua Miller, coautor del estudio, comenta que este trastorno de personalidad es uno de los más severos y problemáticos. Las personas que lo padecen pueden tener dificultades manteniendo relaciones estables de pareja y amistosas, y la presente investigación puede ayudar a explicar porqué esto es así.

Se han logrado identificar mediante estudios con neuroimágenes alteraciones principalmente en la red frontolimbica, la cual esta conformada por:

· La corteza cingulada anterior

· Corteza orbitofrontal, Corteza prefrontal dorsolateral

· Hipocampo

· Amigdala (aumentaría su actividad por falta de inhibición de la corteza prefrontal). Además el sistema de neurotransmisión serotoninérgico estaría alterado lo cual explicaría la desinhibición de impulsos agresivos. El N-acetil aspartato es un marcador de integridad neuronal, el cual se encuentra disminuido en los pacientes.

Tratamiento:

En promedio el 97% de los pacientes ha sido tratado por 6 terapeutas distintos, lo cual indicaría la complejidad de lograr un tratamiento efectivo.
Los objetivos de la terapia son por un a lado identificar los pacientes que responden a crisis con conductas autodestructivas, y establecer una alianza terapéutica.

1. Establecer acuerdos explícitos acerca de las metas del tratamiento y de las responsabilidades del paciente y del médico-terapeuta.
2. Establecer explícitamente la expectativa de que el paciente sea partícipe activo de la terapia.
3. Psicoeducación.
4. Coordinación y fluida comunicación entre los distintos tratantes.
5. Supervisión y evaluación continua del estado clínico del paciente y desarrollo del plan terapéutico.

El tratamiento consta de dos partes, la farmacoterapia la cual no es suficiente por si sola ya que no interviene en la alteración psicosocial y en la funcionalidad de la paciente, por ejemplo, recuperar un empleo estable, por lo que intervenciones psicosociales son fundamentales.

grupo

Curso y pronóstico

Habitualmente se inicia en la niñez tardía. Una vez que se inicia tratamiento se ha observado remisión de un 75% con un 5% de recaída (en estudios con adolescentes). Sin embargo se ha observado hasta un 4% de suicidio durante la terapia.

Como factores de mal pronóstico se han identificado:
· Inestabilidad afectiva.
· Tiempo largo de estadía hospitalaria previa.
· Disforia.
· Antecedentes familiares de patología mental.
· Temprana edad de presentación.
· Presencia de psicopatología materna.
· Violencia parental.

Factores de buen pronostico:
· Alto coeficiente intelectual.
· Ausencia de divorcio parental.
· Presencia de actos destructivos al momento de la admisión.

Conclusiones

El trastorno de la personalidad limítrofe es una patología prevalente con importante letalidad, lo cual hace necesario saber diagnosticarlo y tratar no solo sus comorbilidades sino también, realizar intervenciones psicoterapéuticas estrechas asociadas a terapias farmacológicas específicas fijando limites y metas con el paciente y con el equipo tratante.
En éste sentido se hace necesario realizar mas investigación y evaluación de las terapias existentes con el fin de tratarlos en forma adecuada y lograr la real integración de estas personas a la sociedad.

Salud Mental en el Adulto Mayor: Depresión

El avance en la medicina y en los estudios neurocientíficos, sumado a los cambios evolutivos en la sociedad y en el ser humano, ha permitido que vivamos por muchos años y mantengamos una expectativa de vida mayor que nuestros antepasados. Por lo que la etapa denominada vejez, es hoy en día una parte importante en nuestro ciclo de vida.

Lo ideal es que si vamos a vivir más, podamos mantener una buena calidad de vida, lo cual depende de muchos factores, entre ellos se destaca la salud física, factores ambientales, factores económicos, factores sociales y psicológicos.

Es casi imposible llegar a la tercera edad sin la presencia de alguna enfermedad o dolencia física, lo importante es identificar el grado y la magnitud en que esto afecta la funcionalidad y la independencia en las actividades de la vida diaria.

Se considera que la salud mental, muchas veces no es tenida en cuenta en la etapa del adulto mayor, es tan o más importante que la salud física, ya que existe una estrecha relación entre ambos componentes para denominar estado de bienestar o salud de la persona. Una adecuada salud física influye en la salud mental y viceversa, la salud mental influye de manera muy positiva o muy negativa en la salud física.

Con esta idea se sostiene que a pesar de las enfermedades físicas, la actitud personal de cómo enfrentamos dichos malestares y si podemos sobreponernos, es fundamental para mantener una buena calidad de vida.

Es muy frecuente que aparezca sintomatología ansiosa y depresiva en adultos mayores, se considera que es parte de un proceso de adaptación que requiere que esta etapa de vida esté plagada de eventos vitales que exigen que la persona haga uso de sus capacidades de adaptación. Incluso asociado a enfermedades física y/o el consumo de ciertos fármacos, los adultos mayores son más propensos a presentar este tipo de síntomas afectivos.

pareja

Generalmente aparecen ideas relacionadas a la muerte, ya sea hacia la misma persona o a su pareja, situaciones de duelo no resueltas por el compañero/a de vida, fallecimientos de amigos, familiares, suelen atraer sintomatología depresiva. Incluso la entrada en la etapa de la jubilación es una situación de duelo que es necesario atravesar.

Frente a esta última situación, aparecen sentimientos de fracaso, de inutilidad, de pérdida, cambios a nivel económico, etc., que conlleva a en algunas personas la sensación de vacío existencial. Pero no todas las personas reaccionan de igual manera frente a estas circunstancias. Depende de varios factores relacionados con la personalidad, acompañamiento familiar y social, la capacidad de resiliencia, etc.

Depresion adulto mayor

¿Cuándo se diagnostica Depresión en el Adulto Mayor?

Es importante como familiar cercano tener en cuenta:

. La presencia de síntomas anímicos o emocionales, desánimo, tristeza, apatía, abulia, incapacidad para disfrutar de cosas cotidianas, angustia, irritabilidad. Cambios conductuales como falta de iniciativa, desarreglo personal, introvertidos, tendencia a quedarse en casa, retraimiento social y familiar, disminución de actividades y productividad.

. Síntomas físicos, como alteraciones en el ritmo sueño – vigilia, cambios en el apetito, cambios en el peso corporal, cansancio.

. Síntomas cognitivos: alteraciones en la memoria, concentración, pensamientos de fracaso, inutilidad, pensamientos de muerte, ruina, enfermedad, desamparo, abandono. Lentitud en el pensamiento y en la capacidad de respuesta.

foto1

Tratamiento y Recomendaciones

En estos casos, es importante que los familiares mas cercanos detecten esta sintomatología o cambios en sus actitudes para poder acudir a un profesional.

No significa que en todos los casos estos síntomas sea la presencia puramente de un trastorno en el estado de ánimo, existen otras enfermedades que podrían afectar lo anímico, como por ejemplo la presencia de un tumor cerebral, etapas iniciales de Alzheimer, algunas enfermedades endocrinológicas, etc. Por lo cual es muy importante consultar con el médico para descartar patologías orgánicas.

En el caso de un síndrome depresivo, diagnosticado por un profesional de área de la Salud Mental, ya sea Psiquiátra o Psicólogo, podría ser necesario comenzar un tratamiento psicofarmacológico (acorde a las necesidades del paciente y cada caso en particular) como también psicoterapia.

Además de estos tratamientos, es indispensable el vínculo social y familiar de la persona adulto mayor, ya que se entrelazan redes de contactos, se mantiene una mente activa y los vínculos afectivos suelen amortiguar los efectos negativos de dolencias físicas y mentales.

Es por esto mismo, que se recomienda la inserción de los adultos mayores en talleres grupales acorde a las aficiones particulares, ya que permiten mantener a las personas más activas y saludables, rodeadas por un grupo de personas de edades cercanas y puedan compartir sus experiencias de vida.

tratamiento

Nuevas tendencias: Psicoterapia Online

Cuando comenzó a extenderse la terapia online, ya hace bastantes años, era normal que la gente se preguntase ¿pero, se puede mantener una terapia psicológica desde casa? Hoy en día, es poca la gente que aun lo duda, es algo asumido y normalizado, no hace falta mas que tener conexión a internet y muchos terapeutas de diversos países ya están utilizando esta metodología.

Existen casos y personas que están buscando ayuda o asesoramiento con un psicólogo sin trasladarse, más anónimo, inmediato o económico, la psicoterapia online puede ser una solución o al menos una gran ayuda en esos casos.

PSICOTEPIA-ONLINE1

Consultar un psicólogo online consiste en realizar una terapia, al igual que se hace de la manera tradicional, utilizando los medios que nos ofrece internet. Este avance tecnológico ha revolucionado la manera en la que los psicólogos trabajamos, influyendo en nuestra manera de hacer terapia. Ahora, gracias a esta tecnología, somos capaces de llegar a aquellas personas que por sus circunstancias personales tienen problemas para acceder a una terapia psicológica tradicional.

Las nuevas tecnologías han cambiado la forma de relacionarnos, comunicarnos e informarnos. Ahora es posible realizar una terapia psicológica de calidad desde la casa a través de internet, o por teléfono también es muy utilizado. Especialmente en situaciones de crisis, cuando requieren asesoramiento, orientación, etc.

Sara Montejano, psicóloga, afirma en uno de sus artículos, que después de más de 6 años haciendo terapia online, es una herramienta eficaz para hacer terapias de calidad.

psico lejos

Refiere que se ha convertido en una herramienta idónea que le ha permitido tratar con éxito a personas en múltiples situaciones: personas que viven en otro país y necesitaban terapia en su lengua materna, personas que bien por la naturaleza de su trabajo, plagada de constantes viajes o bien porque se tuvieron que mudar de ciudad se veían abocadas a abandonar la terapia, personas provenientes de localidades o pueblos pequeños donde no había asistencia psicológica, etc. Y no olvidemos la accesibilidad  a personas que por impedimentos físicos tenían movilidad reducida y se les convertía en todo un mundo para ellas el poder asistir a la consulta tradicional.

Cuáles son las Ventajas de la Terapia Online:

1- La adherencia de los pacientes a la terapia es mucho más sólida que en la modalidad tradicional.

2- Muchas personas refieren que el hecho de haber evitado tener que desplazarse a una consulta, el ahorro de tiempo y dinero.

3-Otra ventaja es que la terapia online permite que la persona al otro lado del ordenador lleve el ritmo a la terapia que le sea mas cómodo. La no-presencia física del terapeuta produce un efecto de desinhibición en el cliente que favorece la apertura y confidencialidad.

4- Se puede hacer un seguimiento directo de la terapia. Las nuevas tecnologías permiten estar con contacto por mensajería instantánea, mail y chat, del mismo modo que el paciente tiene en diversas web de atención online su usuario, documentación, audios, lecturas o cualquier otro formato que aporta valor a la terapia.

5- Para los terapeutas también tiene sus ventajas, poder hacer la terapia desde casa, donde se sienten más “seguros” y están en su entorno familiar de comodidad, pero también de intimidad. Poder coordinar horarios más flexibles.

La terapeuta Sara Montejano sostiene: “Mi conclusión a lo largo de todos estos años de terapia psicológica online es que es un buen recurso psicológico que ha demostrado su eficacia para aquellas personas que necesitan ayuda de un profesional de la psicología”.

Pero a pesar de todas las ventajas y facilitaciones para el paciente poder acceder a este tipo de atención, también existen terapeutas en desacuerdo con esta modalidad, ya que para el quehacer profesional de Psicólogo presenta ciertas desventajas.

pic_04_002

Límitaciones e inconvenientes de la terapia online

 

1- Esta forma de atención no es apta para tratar: trastornos graves o muy graves.

2- Trastornos psicóticos o trastornos severos de la personalidad.

3- Casos en los que haya un evidente riesgo de suicidio.

4- A personas que no tengan un manejo suficiente con los programas de uso común en Internet (chat, mail, procesadores de texto, etc.)

5- En las modalidades de chat escrito y hablado se pierde en mayor o menor grado la percepción del lenguaje no verbal, como también la contención cercana, ya que se presenta como despersonalizado en cierta manera.

6- Si las sesiones son habladas y si hay otras personas cerca puede existir el riesgo de que escuchen o puede que el paciente no hable con la suficiente libertad de algún tema delicado. Elegir bien el momento y el lugar desde donde realiza sus sesiones evitará estos posibles inconvenientes.

7- Las sesiones por chat escrito permiten salvar este problema por su mayor discreción siempre que se archiven de forma cuidadosa y segura.

help

En definitiva, es una elección tanto del terapueta, como del paciente decidir llevar adelante este tipo de intervenciones, si bien es necesario actualizarnos como profesionales y continuar con el desarrollo y avances tecnológicos, pero también es fundamental mantener la retroalimentación, el feedback y el acercamiento al paciente, para no perdernos en la despersonalización.

 

Claves para desarrollar la Confianza en uno mismo.

Tener confianza en uno mismo es saber que podemos ser felices” afirma Nathaniel Branden, psicólogo y autor de ” Los seis pilares de la autoestima“. Es la sensación interior de poder realizar nuestros deseos, es la que nos permite actuar.

Al igual que la paciencia, la confianza debe aplicarse en todos los dominios de la existencia y convertirse en una parte de nuestra personalidad. Debemos aprender a tener confianza en nosotros mismos, ya que todos poseemos cualidades, aptitudes, conocimientos, facultades, etc., que hacen de nosotros personas únicas y diferentes a los demás.

conf3

Poseer una confianza básica es una cuestión de supervivencia, nutre nuestra estima. No proviene del exterior, ni de los padres, ni amigos, ni pareja. Proviene de nuestro interior, la confianza en nosotros mismos es una experiencia. Es percibir qué podemos hacer ante los desafíos de la vida cotidiana. Es tener confianza en nuestra capacidad de pensar, de aprender, de decidir, de adaptarnos a los cambios. Es un acto espiritual que se construye a partir de una práctica cotidiana.

Consiste en reconocer quienes somos y quienes no somos, en ser honestos en lo que descubrimos de nosotros mismo. Implica ser coach de nuestra vida, a través de pensamientos positivos como “Hoy voy a hacer un esfuerzo para superar lo que no funciona en mi vida”. Para ells es sumamente necesario controlar nuestras preocupaciones cotidianas, las que nos impiden seguir creciendo y desarrollándonos.

La autoconfianza es una actitud hacia el futuro, indispensable para lograr un crecimiento sostenido y seguro.

Claves para desarrollar la Confianza en uno mismo

conf4

1-Crea en usted mismo, la opinión que usted tiene de si mismo es muy importante, incluso más que la opinión de las otras personas.

2- No se compare con las demás personas, cada uno es diferente.

3- Vestirse de una manera que se sienta cómodo y a gusto, mejora la autoestima y hace que uno sienta mayor confianza.

4-Escriba sus logros, no importa lo pequeños que sean, al final del día reflexione sobre todas las cosas que realizó.

5- Utilice Afirmaciones positivas, dígase a usted mismo que es inteligente, talentoso, etc..

¿Cuándo la autoconfianza nos trae problemas ?

Es necesario ser realistas y conscientes de nuestras posibilidades, para no caer en personas arrogantes ya que puede tener consecuencias en nuestros vínculos y relaciones personales y puede llevar a emprender actividades que superan nuestras posibilidades reales.

La excesiva confianza puede llevar a la ingenuidad, a una falta de realismo, que genera a menudo graves decepciones y poca tolerancia a la frustración.

Confianza en uno mismo y confianza en el otro

Es importante desarrollar no solo la autoconfianza sino además aprender a confiar en los demás, en lo profesional, en el entorno familiar, etc. Es decir que le damos la posibilidad al otro a expresarse libremente, mostrar sus competencias y tener confianza en sus aptitudes y cualidades.

Confiance en Soi, Développement Personnel

También es cierto que así como se adquiere la confianza en otros, también se puede perder fácilmente y cuesta recuperarla. No es razonable pedir a otra persona algo que supera sus competencias reales, ya que sería exponerlo a una situación de fracaso.

A partir de esta idea anterior, se correlaciona con el pensamiento de la psicoterapeuta Josiane de Saint Paul, co-fundadora del instituto Francés de Programación Neurolingüística: “esta actitud deviene en gran parte de la relación entre el niño y sus padres. Si la confianza básica ha sido traicionada, si el niño duda de sus padres, le será muy difícil tener fe en algún otro, incluso de sí mismo. Si los padres expresan sin cesar su desconfianza con respecto a los demás, su aprehensión acerca de los que no conocen, el niño terminará sospechando de todos, llevándolo a un aislamiento progresivo. Como tampoco es positiva una confianza a ciegas.

La confianza es un elemento constructor de la personalidad, un requisito indispensable en las relaciones afectivas. Es necesario desarrollarla y comenzar a practicarla.

Fomentar la responsabilidad en los hijos

Uno de los mayores retos que tenemos como padres es que nuestros hijos sean responsables de sus actos además de que cumplan con ciertas  obligaciones acorde con su edad, pero…¿sabemos como lograr esa responsabilidad?escuela-padres

¿Qué entendemos por responsabilidad?

Es muy frecuente oír a madres y padres cosas como: “En casa no hace nada.” “Se le olvida todo.” “Si no estoy encima, no estudia.” “Tiene su cuarto como una leonera.”

Educar a los hijos para que sean responsables es uno de los principales objetivos de los padres.

Educar es ayudar a la persona a alcanzar la capacidad de ser independiente, de valerse por sí misma, de tomar decisiones, de hacer uso de la libertad desde el conocimiento de sus posibilidades, y esto no se improvisa: es un proceso largo y costoso, que se inicia en la familia y tiene su continuidad en la escuela y otros ambientes sociales como la actividad extraescolar a la que está apuntado, cuando juega en el parque, etc.

La responsabilidad es la capacidad de asumir las consecuencias de las acciones y decisiones que tomamos y esto es igual para los adultos como para los niños. Los niños deben aprender a aceptar las consecuencias de lo que hacen, piensan o deciden, igual que la naturaleza pone sus consecuencias; si voy despistado andando por la calle, tropiezo y caigo, de la misma manera las conductas que realizamos tienen consecuencias naturales,  si mi hijo está pintando y mancha la mesa, la consecuencia natural es que debe limpiarla, de esta forma aprenderá a ser responsable, si limpio la mesa yo, aprenderá que mama lo hace todo.

Nadie nace responsable, la responsabilidad se va adquiriendo. El niño siente satisfacción cuando actúa responsablemente y recibe aprobación social, que a su vez favorece su autoestima.

¿Cuándo debemos empezar a fomentar la responsabilidad en nuestros hijos?

Los padres somos los entrenadores físicos y emocionales de nuestros hijos. La responsabilidad se va aprendiendo de forma progresiva y de acuerdo con el desarrollo evolutivo de los niños. El nivel de exigencia debe ir acorde con la edad del pequeño.

A partir del año y medio podemos enseñarle a que se ocupe de algunas de sus cosas como recoger los juguetes cuando termina de jugar, que se responsabilicen de su aseo, ordenar la habitación, ayudar a poner y quitar la mesa de esta forma se va familiarizando con la responsabilidad y se sentirá valorado dentro de la familia, aprenderán el significado de esforzarse y conseguir las cosas. A medida que va aumentando su capacidad de comprensión  aumentamos el nivel de exigencia.

Muchas veces debido al  estrés continuo en el que vivimos, trabajo, casa, niños, hay que llegar a todas partes¡ nos resulta más cómodo hacerle las cosas al niño que enseñarle y esperar a que sea capaz de hacerlas, pierdo menos tiempo si te ato los zapatos que si te enseño. Con esta actitud será difícil que el niño llegue a responsabilizarse por sus obligaciones. Debemos evitar la actitud sobreprotectora que impida que el niño haga las cosas por sí solo, pues esto no le permite madurar. La responsabilidad es una virtud que ayuda a la persona a tener el control de su propia vida.

Algunas de las claves para educar la actitud responsable en nuestros hijos serian:

  • Dar ejemplo los niños toman como modelos a sus padres y muchos de sus comportamientos derivan de lo que nos ven hacer a nosotros, para poder exigir primero debemos enseñarles y dejar que practiquen. No podrán aprender a ser responsables si ven que nosotros no somos responsables con nuestras obligaciones.
  • Establecer normas claras, todas partes existen derechos y también deberes, si vamos a casa de algún amigo, en el colegio, trabajo, etc. Debemos acatar unas normas  y en casa también deben existir normas que han de respetarse y acatarse. A la hora de implantarlas debemos ser claros, si los niños no saben que esperamos de ellos, no tienen un punto de referencia de lo que pueden y deben hacer, si no ven los límites pensarán que todo está permitido. No solo debemos de establecer la norma sino explicarles que pasará si no la cumplen, deben saber las consecuenciasEj. Si no recoges los juguetes de tu habitación no tendrás tiempo después para ver la tv. Y una de las cosas más importantes a la hora de establecer normas es la coherencia, los padres debemos hacer respetar las normas que se han acordado e imponer consecuencias cuando no se cumplen, si no lo hacemos perdemos credibilidad ante los hijos. Si hemos decidido que esta tarde no ve la tv porque no ha recogido los juguetes debemos cumplirlo, no vale unos días si y otros no.

La coherencia es una manera de demostrar a los hijos que estamos pendientes de su comportamiento y estos saben a qué  atenerse.

  • Establecer una buena comunicación con nuestros hijos, una relación de confianza, debemos intentar no criticarlos, y si lo hacemos nunca hacer referencia a la personalidad del niño, si no referirnos a su comportamiento, no es lo mismo decir eres malo que decir te estás portando mal y me voy a enfadar, de esta manera no atacamos la autoestima del niño.
  • Poner obligaciones, no podemos pretender que nuestros hijos sean responsables si no les damos la oportunidad para que lo sean. Pensar…¿ hay cosas que todavía hacemos por ellos y pueden hacerlas solos? Debemos dejar que sean autónomos y evitar la sobreprotección pues esta les vuelve perezosos. Para fomentar la autonomía los padres debemos:
    • No hacer lo que pueden hacer solos
    • No hacer lo que casi pueden hacer, dejar que se equivoquen, de esta forma aprenderán y avanzarán.
    • No les des lo que no necesitan
  • Un error que solemos cometer es estar encima de ellos constantemente recordándoles lo que tiene que hacer: “ponte el pijama” “te he dicho que…”, una vez damos la orden, y sabemos que la han comprendido debemos dejarles tiempo para que actúen en consecuencia.
  • Reforzar, estimular a los hijos a portarse correctamente, no tiene porque ser con regalos materiales, está comprobado que el refuerzo más eficaz en los niños son los refuerzos sociales, es decir, darle un beso, un abrazo, atención, un ¡que contenta estoy! ¡qué bien lo has hecho! El problema es que muchas veces nos fijamos en lo negativo, en lo que hacen mal, lo que hace que los nanos crezcan con una baja autoestima pensando que no son capaces de hacer muchas cosas, debemos prestar atención a lo que hacen bien y animarlos.

¿Cómo podemos detectar si un niño es responsable o no?

Las conductas que nos hacen ver si un niño es responsable o no son:

  • Realiza las tareas de casa y del colegio sin necesidad de estar recordándoselo en cada momento. Suelen ser obedientes.
  • No culpa a los demás de todo lo que le ocurre.
  • Es capaz de elegir cuando le damos varias alternativas (parque, patines, bici).
  • Es capaz de hacer las tareas y jugar sin necesidad de que estemos presente todo el tiempo.
  • Entiende y respeta las normas puestas por padres y profesores la mayoría de las veces.
  • Reconoce lo que hace mal e intenta corregirlo.

Video de una Niña con Esquizofrenia Infantil

Esquizofrenia

La Esquizofrenia es una enfermedad  que causa pensamientos y sentimientos extraños y un comportamiento poco habitual. Es una enfermedad psiquiátrica poco común en los niños y es muy difícil de reconocer en sus primeras etapas. El comportamiento de niños y adolescentes con esquizofrenia puede diferir de los adultos, es una enfermedad crónica y compleja que no afecta por igual a quienes la padecen. Cuando aparece esta enfermedad nos encontramos ante un proceso gradual y progresivo del deterioro de la personalidad del niño.

Es un desorden cerebral que afecta la corteza pre frontal del cerebro. Diversas investigaciones han demostrado que se origina debido a la presencia de genes anormales en los cromosomas, cambios en el cerebro, factores bioquímicos y del ambiente que desencadena un deterioro en la capacidad de pensar, dominar sus emociones, tomar decisiones y relacionarse con los demás.

esquizofrenia cerebro

La esquizofrenia en niños

Las esquizofrenias que aparecen antes de los 5 años tienen rasgos extremadamente comunes con el autismo y solamente una evolución posterior, con la aparición de síntomas psicóticos propiamente dichos, permitirá un diagnóstico certero. Antes de los 3 años, el diagnóstico diferencial es muy improbable, es prácticamente imposible distinguir una esquizofrenia de un autismo. Solamente quedará esclarecido con el paso del tiempo.

A partir de los 5 años, el diagnóstico diferencial se va esclareciendo con la presencia de síntomas psicóticos (alucinaciones, delirios) en la esquizofrenia. El comportamiento de un niño con esquizofrenia puede cambiar lentamente con el paso del tiempo. Por ejemplo, los niños que disfrutaban relacionándose con otros pueden comenzar a mostrarse tímidos y retraídos, como si vivieran en su propio mundo. A veces, comienzan a hablar de miedos e ideas extrañas. Pueden comenzar a aferrarse a sus padres y a decir cosas que no tienen mucho sentido. Los maestros pueden ser los primeros en darse cuenta de estos problemas.

esquizo1

Se pueden observar:

  • Desórdenes del comportamiento
  • Ver cosas y oír voces que no son reales (alucinaciones)
  • Cambios bruscos de humor
  • Características similares al niño autista
  • Lenguaje extraño o poco usual
  • Ansiedad severa y temerosidad
  • Disminución en la higiene personal
  • Ideas de que “lo están persiguiendo” o están hablando de él
  • Desórdenes de carácter
  • Personalidad extraño
  • Comportamiento tímido
  • Caprichoso con actitudes maníacas
  • Deterioro de sus relaciones sociales
  • Dificultades en el ámbito escolar

En general, los síntomas psicóticos pueden dividirse en dos grandes grupos:

  1. Síntomas “positivos”, o productivos: Se refiere a conductas o modos de pensamientos que aparecen durante una crisis psicótica, en forma aditiva (nuevas conductas se añaden a las existentes). Son los delirios y las alucinaciones fundamentalmente. En este caso la palabra “positivo” no tiene connotaciones favorables; significa simplemente que “algo se suma o añade”.
  2. Síntomas “negativos”, o propios del deterioro: se restan capacidades apareciendo signos de embotamiento o de carencia. Disturbios psíquicos, el aplanamiento afectivo, la torpeza en las relaciones interpersonales, retraimiento, aislamiento, depresión, baja autoestima, etc.

¿La esquizofrenia es hereditaria?

Si en la familia hubo otros antecedentes familiares de esquizofrenia puede ser hereditaria, pero en un porcentaje relativamente bajo, no supera el 25% de posibilidades.

¿Cómo se trata la esquizofrenia infantil?

En primer lugar es muy importante realizar una evaluación integral con diversos profesionales y terapeutas (psiquiatras, psicólogos, psicopedagogos, etc.) Generalmente, los niños diagnosticados con esta patología necesitan un plan de tratamiento con una combinación de medicamentos y terapia individual, terapia familiar y programas especializados (escuelas, actividades, etc.) Los medicamentos psiquiátricos pueden ser útiles para tratar muchos de los síntomas y problemas identificados. Estos medicamentos requieren la supervisión cuidadosa de un psiquiatra de niños y adolescentes.

El electroshock se reserva para los casos de baja respuesta a los neurolépticos, o para cuadros muy desorganizados con riesgos físicos para el paciente (conductas autoagresivas, por ejemplo). Su utilidad se ciñe sólo a la fase activa, y solamente para los síntomas positivos.

En resumen, la esquizofrenia no tiene cura pero es importante detectarla cuanto antes para iniciar el tratamiento adecuado. En casos infantiles, el niño no sólo necesitará atención psiquiátrica, es vital la medicación, terapia familiar y programas especializados para controlar y manejar la enfermedad.

A continuación les dejamos un video de un caso impactante de Esquizofrenia Infantil, que ha recorrido el mundo entero por su gravedad.

Fuente consultada:
– American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (AACAP)

Déficit de Atención: Una realidad de niños y adultos

Todo niño puede en alguna etapa de su crecimiento, distraerse con facilidad, mostrarse arrebatado o demasiado activo, por lo que resulta importante distinguir si estos comportamientos son propios de la edad o son manifestaciones de la patología. El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), constituye uno de los motivos de consulta más frecuentes en pediatría. El Dr. Daniel Quiroga, profesor de la Facultad de Medicina en Córdoba y miembro titular de la Sociedad Argentina de Pediatría explica que “este trastorno se caracteriza por un patrón persistente de desatención, hiperactividad e impulsividad. La mayoría de los niños presentan las tres características. Sin embargo puede darse sólo una característica e incluso cambiar con el tiempo y la edad.”


¿CUÁL ES EL ORIGEN DE ESTE TRASTORNO?

Existen creencias infundadas en torno al origen del TDAH, algunos lo relacionan con la alta exposición a los videojuegos y televisión, otras creencias lo atribuyen a una crianza pobre o a un ambiente familiar desorganizado, en otros casos lo relacionan a una dieta desequilibrada o a la falta de vitaminas. Pero todas estas creencias no cuentan con validez científica en la actualidad.

Existe un consenso y validación científica que se trata de un trastorno hereditario del neurodesarrollo con una importante intervención genética.

A nivel cerebral se observa un déficit en los circuitos que emplean catecolamina. La resonancia magnética  nuclear y la tomografía muestran alteraciones en los lóbulos frontales y en los núcleos grises del cerebro. La actividad de la dopamina es menor en las personas con TDAH.

5_stroop

Para poder diagnosticar el TDAH en una persona adulta es preciso que el trastorno esté presente desde la infancia, como mínimo desde los 7 años. Debe persistir una alteración clínicamente significativa o un deterioro en más de un área importante de su actividad, como el funcionamiento social, laboral, académico o familiar.

Por tanto, se entiende el TDAH en la edad adulta como una patología crónica, los adultos con TDAH suelen manifestar principalmente síntomas de inatención y de impulsividad, ya que la hiperactividad disminuye con la edad. Asimismo, los síntomas de hiperactividad en los adultos suelen tener una expresión clínica ligeramente diferente a la encontrada en los niños. Por ejemplo, uno de los síntomas de hiperactividad en los niños puede ser el correr por todas partes, subirse a los muebles, etc., mientras que en la edad adulta el mismo síntoma se manifiesta como un sentimiento subjetivo de inquietud. Además se relaciona con autoestima baja o percepciones negativas de sí mismo, con ciertas dificultades para regular las emociones, las motivaciones y la excitación.


Rendimiento académico:

Los estudios de seguimiento hasta la edad adulta de pacientes con un TDAH diagnosticado en la infancia muestran diferencias significativas en el rendimiento académico respecto a los sujetos sin el trastorno. Los pacientes tienden a lograr una menor formación académica en comparación con los grupos control, aun con niveles de inteligencia similares. Así mismo, los adultos con TDAH presentan más problemas de adaptación y disciplina en el ámbito escolar.


Adaptación al medio laboral y conducción de vehículos:

Los estudios refieren que los adultos con TDAH tienen una peor adaptación laboral que los individuos sin el trastorno. Los problemas laborales pueden derivarse de las dificultades en el control de los impulsos y la inatención. Se ha observado que la habilidad en la conducción de vehículos se altera con el TDAH, lo que ocasiona más accidentes de tráfico y son más graves.


Relaciones interpersonales y de pareja:

3_comorbiExisten numerosas descripciones del peor ajuste social de los niños y adolescentes con TDAH en comparación con los grupos de control. Estos problemas pueden persistir en los adultos con TDAH, incluso agravarse, si se tienen en cuenta las crecientes demandas sociales que han de afrontar en la edad adulta. Se han descrito mayores dificultades en las relaciones interpersonales y, de forma más específica, en las relaciones de pareja.

Al igual que en la infancia, la presencia de otros trastornos psiquiátricos asociados al TDAH es frecuente en los adultos. Se considera que un 60-70% de adultos con TDAH presenta comorbilidad psiquiátrica, existe una mayor prevalencia de drogodependencias y trastornos de la personalidad (generalmente antisocial), como también el trastorno depresivo mayor. En menor frecuencia aparecen crisis de pánico y el trastorno obsesivo compulsivo.

EVALUACIÓN DEL TDAH EN ADULTOS

Según las recomendaciones de Murphy y Gordon, para realizar una evaluación del TDAH, se tendrían que contestar cuatro preguntas relevantes:

1. Si existen evidencias acerca de la relación entre los síntomas de TDAH en la infancia y un deterioro posterior significativo y crónico en diferentes ámbitos.

2. Si existe una relación entre los síntomas de TDAH actuales y un deterioro sustancial y consistente en diferentes ámbitos.

3. Si hay otra patología que justifique el cuadro clínico mejor que el TDAH.

4. Si cumplen los criterios diagnósticos de TDAH, ¿hay alguna evidencia de que existan condiciones comórbidas?

Para poder realizar un diagnóstico de TDAH en adultos es fundamental saber qué síntomas son propios del trastorno y cuáles son debidos a otra patología. Si podemos responder a estas cuatro cuestiones planteadas se podrá realizar un diagnóstico de TDAH con una elevada sensibilidad y especificidad.


¿QUÉ HA CAMBIADO  EL DSM-5 ACERCA DEL TDAH?

Durante muchos años, los criterios diagnósticos del TDAH manifestaban que eran los niños a quienes se les diagnosticaba con el trastorno. Esto significaba que los adolescentes y adultos que padecían síntomas del trastorno, no podían ser diagnosticados formalmente con el TDAH. El DSM-5 ha modificado esta definición y ahora tanto adultos como adolescentes pueden ser diagnosticados con el trastorno.

En la edición anterior, el DSM-IV TR, al TDAH se le subclasificaba en tres “subtipos”. Esto se ha modificado y ahora se les denomina “presentaciones clínicas”. Un individuo con TDAH ahora puede padecer TDAH en grado leve, moderado o severo. Esto se basa en el número de síntomas que la persona experimenta y cuán dificultosos hacen la vida cotidiana. Para realizar el diagnóstico, los niños deben presentar 6 o más síntomas del trastorno y para los adolescentes y adultos, el DSM-5 establece que deben tener por lo menos 5 síntomas específicos.


Los criterios para el diagnóstico del TDAH:

Presentación clínica de falta de atención:

• No presta atención a los detalles o comete errores por descuido.

• Tiene dificultad para mantener la atención.

• Parece no escuchar cuando se le habla directamente.

• Tiene dificultad para seguir las instrucciones hasta el final, no finaliza las tareas o trabajos laborales.

• Tiene dificultad con la organización.

• Evita o le disgustan las tareas que requieren un esfuerzo mental sostenido.

• Pierde las cosas.

• Se distrae con facilidad por estímulos externos.

• Es olvidadizo para las tareas diarias o cotidianas.


Presentación clínica hiperactivo/impulsivo:

• Mueve o retuerce nerviosamente las manos o los pies, o no se puede quedar quieto en una silla.

• Tiene dificultad para permanecer sentado.

• Corre o se trepa de manera excesiva; agitación o inquietud en los adultos.

• Dificultad para realizar actividades tranquilamente.

• Actúa como si estuviera motorizado; el adulto frecuentemente se siente impulsado por un motor interno.

• Habla en exceso.

• Responde antes de que se haya terminado de formular las preguntas.

• Dificultad para esperar o tomar turnos.

• Interrumpe o importuna a los demás cuando están hablando.


Presentación clínica inatento e hiperactivo-impulsivo combinado:

• El individuo presenta síntomas de ambas presentaciones clínicas mencionadas.

 12 TDAH


TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO Y PSICOLÓGICO DEL TDAH EN EL ADULTO:

El tratamiento psicofarmacológico con metilfenidato y atomoxetina muestra una elevada eficacia y seguridad en el tratamiento de adultos. Pero en determinadas ocasiones no es suficiente la medicación a la hora de manejar otros factores, como cogniciones y conductas disruptivas, u otros trastornos comórbidos que condicionan la adherencia y el cumplimiento terapéutico. La intervención psicológica comienza en el momento del diagnóstico, a partir del cual es recomendable que el paciente reciba información sobre el trastorno, para estimular su implicación de forma activa en el proceso terapéutico.

Las intervenciones psicoeducativas ayudan a que el paciente obtenga un conocimiento sobre el TDAH que le permita no sólo ser consciente de la interferencia del trastorno en su vida cotidiana, sino también que el mismo sujeto detecte sus dificultades y defina sus propios objetivos terapéuticos. Frecuentemente se relacionan con dificultades para ser constante y cumplir objetivos, problemas en las relaciones interpersonales, percepción de tener un bajo rendimiento y baja autoestima. Estos aspectos también pueden ser trabajados en terapia de grupo, y su efecto puede potenciarse por el apoyo y aceptación aportados por sus miembros. Percibir que existen otras personas con problemas idénticos y aprender desde sus estrategias ayuda al individuo a aceptar el trastorno y encontrar formas alternativas de afrontarlo.

La terapia cognitivo-conductual es el abordaje más eficaz de la sintomatología refractaria al tratamiento farmacológico en adultos con TDAH. Además, esta intervención parece mejorar los síntomas depresivos y ansiosos comórbidos, así como la adherencia terapéutica. Los tratamientos psicológicos pueden ayudar al paciente a afrontar los problemas emocionales, cognitivos y conductuales asociados. Por todo esto, se considera que los tratamientos multimodales son la estrategia terapéutica indicada en el TDAH.

Referencia: American Psychiatric Association (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (DSM-5), Washington, D.C.: American Psychiatric Association.

¿Qué sistema escolar es el mejor para mi hijo?

Elegir una escuela para nuestros hijos es una de las tareas más difíciles e importantes como padres, por ejemplo, ¿Cuál es mejor, el método Montessori o el tradicional? ¿Cuáles son los beneficios de ambos?

 

El Método Montessori frente a la Escuela Tradicional

Actualmente en el mundo educativo hay diferentes iniciativas, en el sector público y en el privado ambas alejadas de las prácticas habituales de la escuela. Proyectos que exploran métodos educativos alternativos, basados en proyectos más o menos científicos, con enfoques distintos entre sí, el llamado método Montessori es uno de los más conocidos.

Por diferente que sea su método, estos centros están dentro del sistema educativo y por lo tanto tienen que cumplir con las exigencias que marca el ministerio de Educación, a continuación describiré a grandes rasgos las diferencias y similitudes entre el método Montessori y la escuela tradicional.

sala montessori

El método Montessori nació en Italia y fue desarrollado por la doctora María Montessori a partir de sus experiencias con niños sin estímulos. Basó sus ideas en el respeto hacia ellos, en su libertad y en su capacidad de aprender. La propuesta indica que la educación debe iniciarse desde el nacimiento, tiene como principios pedagógicos el desarrollo de potencialidades, la observación, la investigación científica, el aprendizaje a través de materiales concretos, el aliento la espontaneidad y la libertad de elección. Este método, hace énfasis en las estructuras cognoscitivas y en el desarrallo social.

Aquí, el docente desempeña su rol como “guía” sin obstáculos en el espacio del aula, el alumno es un participante activo en el proceso de enseñanza -aprendizaje, el ambiente y el método fomentan la autodisciplina interna, la enseñanza se adapta a cada estilo de aprendizaje, en un mismo aula existen niños de diferentes edades: de 1 a 3 años; de 3 a 6 años, de 6 a 9 años; de 9 a 12. Según este método, en esas agrupaciones los niños siguen su propio ritmo de aprendizaje, con la ventaja de que los pequeños imitan a los mayores y estos ayudan a los más pequeños.

Al terminar un ciclo, los niños que han alcanzado los objetivos pasan al curso y ciclo siguiente. Prima la colaboración y ayuda mutua entre los alumnos, ellos eligen sus propios trabajos de acuerdo a su interés y habilidad, el niño formula sus propios conceptos a partir de los materiales seleccionados (autodidacta), trabajando durante el tiempo que requiera en el proyecto elegido. Aquí, avanzando cada uno a su propio ritmo descubren sus propios errores a través de la retroalimentación del material, el aprendizaje es reforzado internamente a través de la repetición de una actividad y de la misma forma el niño recibe el sentimiento de éxito. Tienen a su alcance una gran cantidad de material multisensorial para la exploración física y la enseñanza conceptual mediante la manipulación correcta y los niños puede moverse libremente cuidando de molestar a los otros compañeros.

Este enfoque pareciera ser muy “libre” frente al método de la escuela tradicional, donde se pone el énfasis en el conocimiento memorizado y el desarrollo social, la docente desempeña un papel dominante y activo en la actividad de aula, siendo el niño un participante pasivo en el proceso de enseñanza- aprendizaje. La disciplina la lleva a cabo el docente, al niño se le otorga su propia silla debiendo permanecer sentados en silencio para escuchar la clase. La enseñanza en grupos es de acuerdo al estilo de enseñanza para adultos, los grupos de niños son de la misma edad cronológica y la docente entrega los contenidos al niño directamente. Aquí, a los alumnos se le otorga un tiempo específico para realizar sus trabajos los cuales son corregidos por la docente, el aprendizaje es reforzado externamente por el aprendizaje memorístico y de repetición. Se evidencian menos oferta de materiales para el desarollo sensorial y enseñanaza sensorial de forma abstracta.

educacion tradicional

Debido a la diferencia abismal que existe entre una metodología y otra es normal como padres plantearnos ¿Cómo es la transición de una escuela Montessori a una escuela tradicional?
Los expertos sostienen que para la gran mayoría de casos no existen problemas de adaptación a otros sistemas, por el contrario, quienes se educan con pedagogía Montessori suelen ser personas con gran capacidad de adaptación y muy bien formadas tanto a nivel intelectual como a nivel socio-moral y emocional. Claro que si se traslada desde una institución Montessori que no esté ‘homologada’, deberá rendir ciertos exámenes, que le permitan demostrar sus conocimientos para ingresar en una determinada etapa educativa.

Ciertamente, se ha creado alrededor de esta Pedagogía un gran poder negocio. El carácter elitista que ha tomado esta formación, tanto para acceder a ser Guía Montessori como para ser alumno de una escuela Montessori, hace que los costes sean muy elevados y de difícil acceso. Existe también una forma de entender el aprendizaje o la apropiación de la realidad que no aboga por las representaciones.

Mi opinión personal frente a ambos métodos es que sería ideal lograr una buena combinación de ambos, como padres es una decisión importante determinar el ambiente escolar donde queremos que estén nuestros hijos dado que determinará el desarrollo de su personalidad y sus habilidades sociales, académicas, artísticas y físicas.

A su vez, también considero que como padres, primero debemos definir nuestras propias creencias y preguntarnos: ¿Para mi, es más importante un cuaderno ordenado o la libertad de escribir en forma libre? ¿Prefiero un ambiente de competencia individual o de colaboración? ¿Me siento más cómodo con o sin exámenes?

Podemos recordar nuestras propias experiencias escolares y elegir las características que más nos funcionaron como estudiantes. Nuestra propia formación educativa nos ha dejado con ciertas tendencias y convicciones que ahora debemos aplicar para buscar las mejores oportunidades para nuestros hijos y al final del camino, tendremos que estar de acuerdo con la filosofía educativa de la escuela donde estudien para poder armar una buena relación.

Claramente no hay ninguna escuela que sea la perfecta para todos los niños, hay niños muy independientes quienes funcionan muy bien sin demasiada estructura y otros que tienen mejores resultados en ambiente más controlados. Conocer las fortalezas de nuestros hijos y su estilo de aprendizaje nos puede ayudar a elegir la mejor escuela para él.